3 palabras cada hombre quiere oír

Creepypastas Nocturnas

2020.10.12 17:08 LoquenDiego Creepypastas Nocturnas

Cuarentena, una palabra que no hubiera pensado decir, una palabra que hace unos años no le hubiera prestado la atención, no pensaría que me afectaría tanto tiempo en mi vida, he estado encerrado en casa desde aquel día de marzo donde prácticamente salir, es un delito y te pueden matar por ello, lo sé suena raro. Yo era un simple adolescente que vivía su vida día a día, estaba en mi último año de la preparatoria, pero como puedes deducir todo se fue a la mierda. No es por nada pero, a veces siento que el destino nos esperó para jodernos en esta parte de nuestras vidas. Como sea. El hecho de no salir me generaba varios conflictos conmigo mismo, no sabía que carajos hacer para poder des estresarme de las clases virtuales, no tengo consola de videojuegos, no porque no me gusten, sino más bien porque para serles honesto yo mismo me doy cuenta que no suelo jugar tantos videojuegos, o al menos no los suficientes como para querer gastar alrededor de 400 dólares en una consola de videojuegos. Los días pasaban y nada nuevo, no aprendo nada en mis clases en línea, en serio que no se puede enseñar muy bien, estoy pensando en entrar en alguna ingeniería en la universidad, pero para serles totalmente sincero, no creo que esto mejore pronto, debo de confesar que la escuela virtual no es tan efectiva como uno esperaría, siempre ocurre algo, o somos nosotros o es algún chistoso que se quiere meter a la clase sólo para jodernos a todos, odio todo esto, si tan solo pudiera regresar al 2019. Este año es una reverenda mierda. A veces me gusta oír el sonido de la naturaleza, admirar lo bella que puede ser, pero también lo aterradora que puede resultar para mí, para otras personas. Por lo general ignoro todo lo que ocurre a mi alrededor, no quiero saber más sobre otras personas ignorantes y estúpidas que piensan que todo es mentira, que antenas de telefonía generan radiación, en fin, vivir en un país como este a veces te hace sentir impotente al pensar que afuera en otros países este tipo de personas hacen que otros países te vean a ti como uno de ellos, pero yo no soy como ellos, yo soy diferente. Al menos siento que no soy un simple conjunto de aparatos y sistemas, cuya evolución menor son unas simples partículas subatómicas. A veces siento que nací para algo más. Mis padres al estar divorciados me dejaban mucho tiempo solo, siempre estaban peleando por los bienes compartidos, lo que me hizo sentir que era lo que sobraba y por supuesto, lo que estaba ahí para que se lo quedara el más miserable. Ahora mismo vivo con mi madre la cual ha tenido algunos problemas con el alcohol, mi padre por otro lado; no sé cómo está, mi madre no me deja ir a visitarlo, estamos atrapados en un pequeño mundo donde me siento indefenso y me siento por otro lado, apartado, me siento solo, mis amigos siempre están ahí pero me deprimo con relativa frecuencia al siempre tenerme que estar limitado por una pantalla para poder interactuar con ellos como es debido. A veces sólo quisiera que todo volviera a ser como antes, esperar el fútbol cada semana, salir con mis amigos, etc. Pero supongo que por lo pronto esa mierda nada más es una ilusión, realmente deseo cambiar las cosas. Pero no puedo hacer nada en encerrado. Pasaron los días, nada nuevo salvo una burda graduación en línea y nada más. Espero que enserio esto acabe estoy comenzando a hacer cosas diferentes. Comienzo a ver series horribles en Netflix con tal de no aburrirme, comienzo a ver cosas distintas. Un día en una cena con mi madre que efectivamente estaba algo ebria, le pregunté, Mamá, ¿Porqué dejaste a Papá?. Lo siguiente que me dijo me quitó el aliento, mi madre me contestó que hace unos meses mi papá le confesó que trató de ahogarla, ponerle encima un trapo, y ahogarla con gasolina, aquello me dejó en shock. Después prosiguió a contarme que mi padre sufría de esquizofrenia, pero hasta cierto punto pensó que era inofensiva, estaba claro que no era así. Me levanté del asiento, no quería saber nada, sólo quería irme a mi otra vida, me rehusaba a crecer en esta mierda de pandemia, estoy dispuesto a dar lo que sea por cambiar todo esto, sólo quiero mi vida de nuevo. El día 9 de Julio del 2020 a las 23 horas aproximadamente. Ocurrió uno de los eventos más raros que me han pasado, en mi ciudad, varios edificios colisionaron entre sí. Lo que ocurrió que varias casas en mi vecindario sintieran la colisión y varias de ellas entre la cual destaco la mía casi se desploman en el suelo, afortunadamente no hubo heridos, más que afortunado diría que fue un total milagro, no hay muchos casos donde ocurra algo así, ya que si no estuviera esa pandemia, quien sabe cuántas personas hubieran muerto, por un momento me alegré que esta enfermedad existiera, ya a las pocas horas volvió mi sentimiento de indiferencia. Mientras veía la noticia, notaba que alguien me veía. No logré distinguir quien era, pero por un lado me extraño que alguien saliera nada más para espiar a otra persona. Así que estuve viendo fijamente y noté la presencia de una persona sangrando de la cabeza, la rodilla y el torso. Su expresión era nula, estaba sólo ahí parado, como si esperara que yo le dijese algo, salí de la casa a confrontarlo, al salir pude ver que se iba caminando. Yo no sabía quién era él ni porqué ese era su aspecto, así que decidí seguirlo, fui corriendo por un cubre bocas, al regresar lo veía exageradamente más lejos, corrí detrás de él haciendo gestos para que se detuviera, pero parecía que conforme más me acercaba más aceleraba su paso. Esto no me pintaba nada bien. Y menos me pintó bien al ver que se dirigía hacia el cementerio local, donde di con el extraño hombre. Al fin se detuvo y le pregunté si todo estaba bien, qué le había ocurrido, entre otras cosas, sólo me miró, con esa inexpresiva cara y me dijo. Tienes poco tiempo, lo que estás viendo es a uno de los sobrevivientes del desastre que fue el 3 de septiembre del 2020. Necesito que restaures eso, necesito que salves a todos. Sino, esta será la casa de todos los que conoces. Tienes poco tiempo. Entonces ahí fue donde pregunté, quién eres. Me contestó, mi nombre es Sam, un gusto, no te preocupes. Ya nos conoceremos. Aquello me extrañó mucho fui a mi casa de regreso con esa fecha en mente, 3 de septiembre del 2020. Ese día no se ocurrirá, pero ese tal Sam, estaría delirando o me estaría advirtiendo de que algo muy malo va a ocurrir, no lo sé. Aquello me dejó bastante consternado, no me imaginaba que una persona me dijera algo así como que el mundo va a acabar en un mes. Es algo muy extraño de escuchar, más viniendo de una persona que posiblemente estuviera en un estado de agonía y de locura, al menos eso pensé. Más tarde mi madre llegó. Me dijo preguntó sobre qué hacía en el cementerio hablando solo. Yo estaba callado, cómo sabía que estuve allí, le hice esa pregunta y me dijo que vecinos y otras personas me vieron correr, me vieron en el cementerio como si hablara con alguien, pero en realidad no estaba nadie allí. Cosa que además de extrañarme, más bien me inquietaba. Si solamente yo había visto a esa persona significaba que, posiblemente era una especie de ente. No entiendo aún qué significado tiene la fecha del 3 de septiembre de 2020. Esa misma noche tuve un sueño, en ese sueño mi casa estaba en llamas, mis familiares estaban siendo calcinados totalmente por las llamas del fuego abrasador, ellos repetían seguidamente mi nombre, mi nombre, cada vez sonaba más fuerte hasta que literal resonaba en mis oídos de una manera totalmente insoportable. Estoy sumamente interesado en saber del porqué del suceso del día anterior, por lo que al día siguiente de haber tenido ese peculiar sueño, volví al cementerio. Y para sorpresa de nadie, no había nada. Salvo, una nueva lápida, decía Sam Crubier, nacido 12 de Mayo de 1985, muerto el 3 de septiembre del 2020. Aquello era una ridiculez. No tenía sentido, estamos en Agosto. De todas maneras, estaba decidido ver porqué está todo muy raro. Pregunté al enterrador y me dijo que fue un error de la funeraria, se equivocaron de fecha y nombre. Eso no resolvía nada tengo que saber que está ocurriendo en realidad. Al día siguiente comencé a buscar sobre hechos ocurridos en donde se presente un caso parecido, pero no encontré nada. Salvo una especie de travesía del viaje en el tiempo, un libro que nos dice cómo ocurre una travesía del viaje en el tiempo, la posible existencia de universos paralelos, me tomé la molestia de leerlo, vi explicaciones sobre el universo primario, el universo tangente, el artefacto, entre otros conceptos que se ven bastante extraños, como dije, no me gustan los videojuegos, menos la fantasía y ciencia ficción, y si esto en realidad está ocurriendo. Si de verdad se abrió una brecha en nuestra dimensión por algún suceso. Creo que debo estar perdiendo la cabeza para estar suponiendo que el universo colapsará, en vez de verlo de una manera más realista. En vez de tratar de ver que un loco accidentado me ha estado espiando y asustando con un supuesto fin del mundo. Creo que ya es mucho por ahora. Escribiré más tarde, posiblemente iniciando Agosto del 2020, quien sabe tal vez se haya equivocado con todo esto y no habrá fin del mundo. Al día siguiente estuve pensando sobre lo que estuve investigando el día anterior. En teoría un universo tangente es; todo y nada a la vez, imagina que todo lo que te rodea y piensas existe en un determinado espacio y tiempo, y que ese espacio determinado especio y tiempo coexiste con otra realidad que simultáneamente ocurren hechos que son potenciales y que necesitan de un acto o hecho para gatillarse. Lo sé suena rebuscado y más que diría un friki virgen fanático de Marvel. Pero por más que busco una explicación lógica no la encuentro, he estado buscando al hombre pero sólo encontré su perfil en diversas redes sociales. Pero tengo entendido que vive en Argentina, es decir; casi hasta el otro extremo del continente, no entiendo por qué lo vi, en su instagram no tiene nada de viajes a pesar de subir muchas historias. Comienzo a querer dejar esto en el olvido y recordarlo como una anécdota en los días lluviosos, pero en el fondo sé que eso no será posible, ya que todos tenemos un destino, al cual no podemos escapar, quizás atrasar pero no apartar por siempre. Estoy consciente que estoy siendo un poco egoísta al estar evitando decir este mensaje en redes sociales, lo he pensado pero que tal si me equivoco, es decir; hace poco una niña dijo que Dios le había encomendado que nadie saliera de sus casas un día y no pasó ni una mierda, en este país creemos en eso pero no en medios científicos, es extraño, pero siento como si todo esto ya hubiera pasado. Me desagrada totalmente la manera de pensar de las personas. Espero por una vez, salir de aquí. Estuve leyendo un poco más sobre los viajes en el tiempo, resulta hasta curioso ver cómo podemos hacerlo con un agujero de gusano, pero pues es algo que incluso para toda la humanidad le resulta imposible. Comienzo creer que ese tal Sam quiere que haga algo, algo que le dé una razón para haber venido, algo que me dé sentido del por qué vino a mí. Pero eso es algo que haré después tengo que prepararme para terminar las clases de verano, para ser honesto, comienzo a creer que este estúpido mensaje de copy-paste es una estupidez, pero bueno ya veremos el 3 de septiembre si algo ocurre o no, por lo pronto, me ausentaré un rato, no sé si actualizar esta mierda cuando me llegue un nuevo mensaje extraño, o cuando me ocurra algo más o menos interesante. Por lo pronto dejaré este blog en el olvido hasta un nuevo aviso, o una respuesta medianamente aceptable de internet, hasta entonces, me despido hasta mi próxima actualización.
submitted by LoquenDiego to u/LoquenDiego [link] [comments]


2020.08.20 21:39 blacklisted__ Mensaje a Miembros de lldm / Message to tlotw members

Anteriormente fui miembro de la iglesia lldm, y junto con ustedes me encontraba dentro del templo orando y alabando a Dios, y al igual que ustedes, también honraba al que yo en ese tiempo pensaba que era un hombre de Dios. Pensé en un tiempo que era feliz, y que había hallado la iglesia de Dios, me sentía especial al pertenecer a ese pueblo escogido, en donde Dios me había escogido de entre billiones de personas para pertenecer a su pueblo.
Porque decía “no es del que quiere, ni del que corre, sino del que Dios tiene misericordia”.

Llega el 4 de junio del 2019, y es arrestado el director internacional de la iglesia lldm, arrestado por cargos de tráfico humano, abuso sexual en contra de menores y adultos, pornografía infantil etc... no son cargos que se toman a la ligera. Pensé que si esto hubiera pasado por ser hombre de Dios y predicar la palabra, sería por eso, por predicar, pero no por los crímenes por los que se le acusa.

Como quisiera que todo fuera falso, no por que su director sea inocente, sino porque me duele pensar en las horribles cosas que tuvieron que pasar sus supuestas víctimas. Prefiero defender a una supuesta víctima a un supuesto acosador sexual. Prefiero pedir disculpas a que un hombre salga inocente de esas acusaciones, a pedir disculpas al no creerle a una víctima de abuso sexual.

Yo respeto la presunción de inocencia de él, pero entonces ¿por qué no se respeta la presunción de veracidad de las acusaciones? Hay que ser justos en ambas partes. Si exiges respeto, da respeto también. Hay que respetar que las víctimas pueden estar diciendo la verdad. No importa su nombre, no importa si es menor o adulta, no importa si está casada o soltera, no importa si tiene una mala reputación o una buena, no importa si era muy hermana o más “prima”, no importa su género sexual, una VICTIMA es una VICTIMA.
¡Exijo respeto a la presunción de veracidad de las acusaciones! Basta de difamaciones, basta de fomentar odio hacia ellas/ellos, basta de promover miedo al hablar sobre un abuso de cualquier índole, ¡basta de la intolerancia a las Víctimas de Abuso!

He visto muchos comentarios hechos por miembros de lldm diciendo que se van a arrepentir de haber hablado mal de él “ungido de Dios”, que se los va a cargar el payaso, que se van a tragar sus palabras cuando salga inocente su director Naasón. Mi pregunta es, cuando termine el juicio, y si es veredicto es que Naasón es culpable, ¿pedirán disculpas a sus víctimas? Y digo sus, porque ya no solo son víctimas de Naasón sino se convirtieron en víctimas de el vocero de lldm, víctimas de la jerarquía de lldm, víctimas de algunos miembros de lldm con sus acosos, tácticas de miedo, difamaciones. Repito, ¿se disculparán?

Solo para informarles que en el juicio, si el veredicto es que el acusado es culpable, es hallado culpable sin duda alguna de que es culpable, la fiscalía necesita demostrar evidencia contundente y veraz para que suceda esto. Y si es hallado no culpable, no significa que es inocente sino que el jurado o el juez no halló suficiente pruebas para decir que es culpable sin duda alguna.

El director de la iglesia de lldm Naasón deberá salir inocente de cada uno de los cargos que se le acusan, siendo 36 cargos. Porque si al menos en un cargo sale culpable, ya no se puede decir que es inocente.

Y él que tiene oídos para oír, oiga.

**********************************************************************

I was previously a member of the tlotw church, and together with you I was inside the temple praying and praising God, and like you, I also honored the one that I thought at that time was a man of God. I thought at a time that I was happy, and that I had found the church of God, I felt special to belong to that chosen people, where God had chosen me from among billions of people to belong to his people.
Because he said "it is not the one who wants, nor the one who runs, but the one whom God has mercy."

June 4, 2019 arrives, and the international director of the lldm church is arrested, arrested on charges of human trafficking, sexual abuse against minors and adults, child pornography etc ... these are not charges that are taken lightly . I thought that if this had happened because he was a man of God and preached the word, it would be because of that, because he preached, but not because of the crimes for which he is accused.

How I wish everything was false, not because its director is innocent, but because it pains me to think about the horrible things that his alleged victims had to go through. I prefer to defend an alleged victim to an alleged sexual harasser. I prefer to apologize to a man coming out innocent of these accusations, to apologize for not believing a victim of sexual abuse.

I respect his presumption of innocence, but then why is the presumption of veracity of the accusations not respected? You have to be fair on both sides. If you demand respect, give respect too. It must be respected that the victims may be telling the truth. It does not matter her name, it does not matter if she is a minor or an adult, it does not matter if she is married or single, it does not matter if she has a bad reputation or a good one, it does not matter if she was a sister or more "cousin", it does not matter her sexual gender, a VICTIM is a VICTIM.
I demand respect for the presumption of veracity of the accusations! That's of enough of defamations, that's enough of promoting hatred towards them, that's enough of promoting fear when talking about abuse of any kind, that's enough to intolerance to the Victims of Abuse!

I have seen many comments made by members of lldm saying that the victims will regret having spoken badly of the "anointed of God", that they will swallow their words when their director Naason comes out innocent. My question is, when the trial is over, and if the verdict is that Naason is guilty, will they apologize to their victims? And I say theirs, because they are not only victims of Naason anymore but they became victims of the lldm spokesperson, victims of the lldm hierarchy, victims of some lldm members with their harassment, scare tactics, slander. I repeat, will they apologize?

Just to inform you that at trial, if the verdict is that the defendant is guilty, he is found guilty without any doubt that he is guilty, the prosecution needs to show strong and truthful evidence for this to happen. And if you are found not guilty, it does not mean that you are innocent but that the jury or judge did not find enough evidence to say that you are definitely guilty.

The director of the lldm Naason church must be innocent of each of the charges that he is accused of all 36 charges of them. Because if at least one charge is guilty, it can no longer be called Innocent.

And he who has ears to hear, let him hear.
submitted by blacklisted__ to exlldm [link] [comments]


2020.05.15 06:47 DanteNathanael Nelkenherz: parte 1/2

NELKENHERZ


Las escaleras están frescas con heridas mientras sube escalón a escalón, poco a poco la obscuridad esclareciendo en sus viñetas oculares, volviendo a respirar con tranquilidad. Y aunque presentemente se encuentre solo, en su corazón lleva la compañía de todo el mundo.
La encuentra limpiando claveles en el estanque del jardín. Se pone de puntitas y trata de evadir las recientes flores y frutos caídos de las jacarandas que cubren la casa de la extraña lluvia tardía. Las obscuras ramas dibujan hipotrocoides en el aíre. Gorriones con la cabeza rojiza surfean el flujo etéreo que pasea sobre la ciudad, hacía el moribundo sol, la niebla ascendente pintada más y más de naranja en el horizonte hasta esfumarse en espirales concéntricos. . . . Pero antes de llegar a ella, ve la suavidad y lentitud con la que lava cada pétalo—del rojo pasan al rosa dentro del agua. A su lado apenas queda un par. Acercándose un poco más, las pieles de los irregulares pétalos revelan haber sido artificialmente teñidos con un rojo escarlata. Lentamente, todavía de puntitas, la abraza por detrás, un beso en la mejilla, un silencioso “ya estoy en casa, cuéntame.”
Termina de lavar los últimos claveles, los amarra en un ramo con la liga de su cabello, exdorado y cayendo en gravedad disminuida, seguramente por la presión atmosférica, y por fin le deja ver sus ojos, su mirada decaída. Una serie de jalones cardiacos le hacen instantáneamente besarle la frente y abrazarla. Pequeñas aglomeraciones de tristeza liquida empiezan a bajar por sus mejillas. Ambos se paran al mismo tiempo, petricor acercándose cada vez más. Deja que ella tome el ramo. Lo sostiene cerca de su pecho, manchando su azul uniforme. Caminan hacía la puerta trasera, entrando silenciosamente a casa.
La luz permanece apagada. A través del estudio hay veladoras que él empieza a encender, mientras ella regresa del almacén con un jarro acampanado de vidrio. Dentro de él coloca las flores, agua y unas cuantas lágrimas. Cuando la ultima veladora ha sido despertada, el pequeño cofre, Cuauhxicalco—que le sorprende aún funcioné después de tanto tiempo, especialmente al ser su primer proyecto de carpintería, regalo de su primer aniversario—ya descansa en sus blancas y temblorosas manos. Se acerca y le desabrocha el pequeño collar de oro del cual pende una pequeña llave con las letras vanvda en el cuerpo de esta, que ahora va clink, clink, para abrir y revelar múltiples chalchihuites, jades y serpentinas. De su bolsillo saca 3 jades. Las lágrimas dentro de él no pueden ser contenidas por mucho más tiempo, pero da su todo para seguir mirando en silencio. Ella toma un pétalo de clavel y envuelve una de las piedritas en él. Tan pronto como introduce las tres piedritas se deja caer, él apenas si la alcanza.
La sienta en el sillón de vinilo negro, su favorito, en la esquina del estudio. Toma otra silla y se sienta frente a ella. Después de un minuto, comienza a hablar.
“No fueron 3.”
“Oh. Gracias a Dios. . . .” La tristeza viene ahora a ser reemplazada por curiosidad. “¿Entonces por qué pusiste tres piedritas dentro del cofre?”
La lluvia llega al techo sobre sus cabezas. Su pequeño entra a la habitación, buscando a sus padres, extrañado de no haber escuchado el usual tumulto en la puerta delantera.
“Cuando me llamaste y dijiste que quizás tardarías un poco más, no pensé que fuera tan grave, Cariño.”
Las manitas del pequeño toman otra silla y la arrastra hasta quedar entre ellos. Despeja el cabello de sus ojos y se amarra su casi dorado cabello con una liga que siempre lleva en la muñeca. Su mirada revela entender lo que está pasando. Coloca una de sus manitas de porcelana en la pierna de mamá y la otra en la pierna de papá, y asiente gravemente, pidiendo que continúe.
Und ich gehör dir nicht zu.
Beide klagen wir nun.
¿Dijiste algo, Preciosa?” dice mientras pasea su trapo de derecha a izquierda sobre la blanca superficie moteada del mostrador, dejando un rastro húmedo—susurros narcolépticos de caracol. “¿Has estado leyendo tus poemarios de nuevo?”
“¡Yia! Pfugeljin.”
“¿Vögelchen?” una pequeña risa. “¿Y ahora por qué soy una pequeña ave? ¿Qué hice ahora?”
“Eeeees—“ acercándose hacía él, hasta dejarse caer sobre sus hombros, rodeándolo con sus suaves y cansados brazos, recostando su cabeza en palpitante pecho de su amado, para continuar “—porque eres el que me lleva al cielo en tus alas.”
Las ultimas tormentas han dejado de caer, aunque el hombre del clima, Don Eladio, alias “Hieladio,”avisó de un frente frío que llegaría del Norte por la tarde. El un poco oxidado gallo de los vientos, siempre anunciando en sutil canción la víspera del amanecer sobre el letrero de la florería, Nelkenherz en grandes letras serif rojas sobre un fondo blanco, avisa que el viento se acerca no desde el Norte, pero del Este.
En el encuadre se puede ver la parte baja del letrero de la tienda, del cual cuelgan cuatro bulbos geométricos, uno parpadeando, a punto de morir; ambos ventanales llenos de flores por detrás. Y la gran puerta de cristal-madera obscura, de la cual sale jovial, suelta y sonriendo naturalmente a quien pase Maxine Boan. La florería le pertenece a ella y a su esposo, Kelvin Antares. Las piernas del lucero de la calle Aloe se mueven de un lado para otro por debajo de su danzante vestido mientras recoge las restantes mesas que por la mañana estaban llenas de amapolas, lirios, petunias, girasoles, rosas, margaritas, geranios, hortensias, petunias, begonias, gitanillas, azucenas, nomeolvides y claveles—los primeros del año. La cámara no puede captar muy bien todo el rango de colores por la mañana, pero ya que es tarde, bajo la luz monótona, nublada, saturada, ella brilla en el centro de la película.
Un pequeño beep avisa que ya ha terminado de grabar. La guarda dentro de los tantos bultos de su chaqueta y se levanta de la silla frente a la florería. Todos esperan ya la lluvia, pero no viene . . . espera pacientemente en las alturas para dejarse caer.
La cita es alas 19:30, en la entrada a la Posada del Sol.
Realmente no sabe lo que está haciendo. Un amigo le había recomendado trabajar con Tomas Villacorta Jr. Desde hace un año. Era un trabajo simple como este: ir y tomar video de un grupo de amigos que siempre se reunía cerca de Plaza San Pedro. Cuando la noche caía, bajo el manto matrimonial del sol y la luna, de las estrellas y el smog, se acercaban más, pagándole a alguien en la iglesia para subir a la azotea, al Hospital Juárez. Allí llevaban un tipo de ritual para comunicarse con la Planchada. Habiendo contactado previamente a la Quemada unos días antes, que había revelado el nombre de aquel malvado italiano, pidiendo que le hicieran pagar por lo que hizo, pues así lo quería la Tierra.
“Deste gafe ni la Llorona sabe. Su crimen castigado verlo he. ¿Encontréis vosotros a V.? Diz que Planchada en vida fuera duno de su cuna amante.”
“¿Eulalia ‘La Planchada’ del Hospital Juárez?”
“Con ella averar.”
Así que lo hicieron. . . . Un poco.
La Planchada estaba demasiado cansada después de la pandemia que ocurrió hace unos años. Los pacientes necesitaban demasiada atención. Incluso tuvo que ir de paso a otros hospitales para suplir con la carga a los enfermeros espectrales que allí laboraban. En sus aventuras fuera del Juárez se encontró a varios fragmentos del alma de Nightingale trabajando horas extra. Historias fueron intercambiadas y pronto Eulalia se dio a conocer en todo el mundo fantasmal benigno. (Algunos dicen que incluso el maligno, pues se apareció el fantasma de un criminal, herido, una noche en la explanada del Juárez. Eulalia lo curo y lo cuidó sin dirigirle la palabra.) Esto hizo que se arreglara de nuevo el cabello y lavara sus ropas, por lo que cuando finalmente apareció, casi no la reconocieron. Era 12 de mayo. Se sentó con ellos.
Eulalia reveló el nombre de aquel muchacho que la engaño, dejándola atrás, sola. Huyendo con aquella que finalmente llamaría esposa . . . Teodoro V.
Los chicos desaparecieron uno a uno después de eso. Él nunca lo supo.
Pero el dinero escaseaba, y el trabajo del magnate transnacional era demasiado fácil como para que pagara $10000 . . . solamente por filmar por una semana a una reconocida pareja que vendía flores y nunca daño a nadie. Demonios, incluso él mismo había ido a comprarle flores ahí a ella . . . a ella . . . varias veces. . . . ¿Qué podría pasar?
En las puertas de la Posada del Sol lo esperaba un agente vestido de basurero—es eso . . . sí, dice “prohibido penetrar a personas no autorizadas:” nice—naranja como el metro, como el cuerpo de una pluma, estoico, llenando botes despintados y oxidados de una cantidad exagerada de basura para un disfraz. Le hizo una señal de que echará el instrumento en la basura.
Bajo la acera, dando la mejor impresión de desinterés que pudiera, y aventó todo junto dentro del bote de basura orgánica. El hombre le maldijo.
Antes de llegar a casa, por curiosidad pasó de nuevo por la florería. Maxine ya había recogido todo y se encontraba dentro. En su mano una taza que al beber de ella empeñaba sus lentes. Kelvin estaba terminando de merodear en la caja, un último click antes de acercarse a Maxine, quien instantáneamente sonríe viéndole a los ojos . . . ¿fue eso una patada? No puede ver muy bien desde ahí.
Recuerda que todavía lleva puesta el arrugado disfraz, desparramándose a los lados como una masa viscosa dejada mucho tiempo sobre la mesa. Se la quitó y la desechó en el cubo más cercano. Finalmente se arma de valor para ir a saludar a la pareja, que ya van un paso afuera de la florería. El cielo aún está gris, pero ni el viento ni la lluvia tienen la presencia que se esperaba. Cuando Kelvin apaga las luces, todos los colores de la calle Aloe se dispersan a los vientos como motas de polvo. Ni una herida traería un poco de color de vuelta.
“¡Memo!” salta Maxine. Su negro cabello lacio se alza y cae lentamente en ritmo con su vestido, resaltando la luminosidad de sus dientes, rodeados de un rojo natural. Se acuerda de ella. “¿Cómo has estado? Hace mucho que no pasas por la tienda. ¿Las cosas siguen mal?”
“Si. . . . No la he vuelto a ver desde el invierno. Navidad fue la última vez que estuvimos verdaderamente juntos, desde ahí he estado estático. No sé si—“
“Memo,” interrumpe Kelvin.
“Señor,” haciendo un pequeño saludo japones, sincero y automático, con los ojos fijos en el suelo.
“Me pareces un excelente chico, Memo. Desde que venías a comprarle ramos personalizados, desde la primera hasta la penúltima vez que entraste en esta tienda, pude ver en tus ojos cuanto la amabas. Ah, no solo en tus ojos, todo tu ser rebosaba de amor, de energía.” Una pequeña pausa, sus pupilas brillantes, buscando qué decir, le dan la vuelta al mundo.
“Es repentino,” voltea a ver a su esposo, que le da el si con la cabeza. “¿No gustarías acompañarnos un poco a la casa? Me gustaría saber qué está pasando contigo y con . . . ella.”
“No se preocupe, puede nombrarla.”
“—con Claire.”
“Por supuesto, no tengo nada más que hacer por hoy.”
Después de 5 calles y 2 vueltas, subiendo las escaleras verdeas, las que si tienen barandal, llegan a una grandiosa reja que tiene las letras A&B en la cúspide, sobre las cuales descansa una corona de flores. Todo el trabajo de hierro parece estar hecho a base de gigantes flores petrificadas.
Guillermo mira su reloj . . . se le hunde el pecho. Ya es un poco tarde, pero ya no hay una razón por la cual llegar a casa lo antes posible. Comprará la cena en el camino de vuelta . . . y una botella de ron.
Adentro va Maxine, luego Guillermo y finalmente Kelvin, quien cierra la puerta tras de sí. Dentro de los umbrales de la casa, Guillermo puede ver claramente una distinción entre aquel lugar y el mundo exterior. Todo huele a paz, el peligro ya no sabe en su boca. ¿Es esto lo que es un hogar? Su pecho se hunde todavía más. Trata de que los recuerdos de un futuro imposible ahora no le llenen los ojos, desbordando todo aquello que no dice, el dique de su escasa seguridad llevado a un punto crítico. La humedad derrumbándose lentamente sobre su cara lo llevará de nuevo a la orilla del mar donde la conoció. Sabe que cada vez que lo hace, la brisa de barre su corazón con bruma algún día lo convertirá completamente en un bloque de sal, uno que todas las empresas que lucran con la insoportable inaceptabilidad de una partida, esperando en los valles emocionales donde la obscuridad es más densa, más pesada, que se pega a la piel, exprimirle todo hasta convertirle en un fantasma que recurre a la pornografía, el alcoholismo, la putería, para seguir huyendo . . . pero nunca podrá huir de nada. Y lo sabe. La promesa de amanecer en otro día más brillante, apenas consciente, con la boca seca y una resaca, siempre termina por llevarlo a un día todavía mas obscuro, donde el sol sigue brillando igual pero lo siente cada vez menos. Los horizontes a los que quiere llegar son solo los bordes de su tumba, y cada vez que cierra los ojos, la única luz que hubo en su vida, la única que dejó entrar, va rondando en el laberinto de su tragedia, sin parpadear . . . ni sus parpados lo protegen de notar su ausencia. . . .
. . . y Maxine lo abraza sin dudar. Finalmente llora. Kelvin entra para preparar la sala.
En los lapsos que puede abrir los ojos, un poco distorsionadas por el mas acuoso, puede ver muchas flores y cajas, cajas grandes, apiladas por doquier.
Maxine lo sienta a su lado en el sillón más largo, dando de frente a la apenas usada chimenea. “Deja salir todo,” le dice.
Kelvin cena solo. Deja preparados otros 2 platos y sube a realizar una llamada. Aún cuando Guillermo ya ha dejado de llorar, La voz, con un tono de emoción igual al que cuando empezó, puede oírse todavía.
“Así que eso paso. . . .”
“Ya han pasado tantos días y todavía la extraño.”
“No importa,” Maxine con una sonrisa. “La verdad solo la extrañas porque le daba estabilidad a tu vida. Desde que se fue, nada ha sido lo mismo—¿cierto?—pero no tiene que serlo. Las cosas deben de mejorar. Y todo, especialmente el amor, se da de forma natural. Me contaste que incluso has rechazado a algunas personas por ella. Bueno, me parece que es porque crees que no eres digno de nadie, le tienes miedo a demostrarle a otras personas lo que realmente eres. Pero dime, ¿te has sentido mejor por rechazarlas? Quizás sientas que estás siendo responsable al no entrar en una relación, pero, querido, no lo estás siendo. Vales muchísimo como para que sigas huyendo de tomar responsabilidad de ti mismo, Sabes que tu corazón quiere amar, pero lo único que haces cuando se presenta ese amor es huir, llenándote la cabeza de mil cosas. No retrases lo inevitable, no quiero que te hagas daño.
“Pero ah, hermoso, mírate. Realmente mírate. Estás así por alguien que ya no está. Tu amor es muy grande. Tiene una fuerza inmensa. Ocúpalo en ti mismo y en alguien que realmente quiera lo mejor para ti. Quizás pienses que no es así, pero encontrarás a alguien que te ame, que pueda ver a través de todo lo que escondes, directo al tesoro de tu alma. Y ni tu pasado ni tus miedos le van a importar, por que está ahí no solo para amarte, también para enseñarte todas las cosas que hay por amar en ti: cuando la veas sonreír, cuando le haya contado a alguien de ti y al presentártelos digan ‘¡Memo! es un placer conocerte,’ cuando duerma tranquilamente en tu pecho y te diga con toda seguridad que tú eres lo que ella quiere. Y cuando menos te des cuenta, tu corazón habrá sanado, y ella te tratará igual, pero ahora estará aliviada de que puedes por fin verte como ella te ha visto desde el principio. Y no es que no vea toda la obscuridad en tu corazón, no es que sea ciega a ella, a veces, cuando no la veas, tendrá miedo, pero sus ojos brillarán de nuevo, pues sabe que eres realmente aquél que brilla por debajo de toda esa obscuridad.”
Antes de que la sonrisa de Memo se transformara en llanto, Kelvin baja al fin, sus pasos resonando en la escalera, pues baja dando brinquitos.
“¿Ya?” le pregunta a Maxine. Ella asienta. “Bueno, toma,” le dice a Guillermo, alargando el teléfono del cual ya cuelga una pila portátil.
“Amm . . . ¿yo?”
“¿Quién más, campeón?”
“Ah, uhhh, ahhhh . . . okay . . .” se pega el teléfono a la oreja. “¿Bueno?”
“Holaaa, ¿Memo?” Al oír aquella voz, el corazón de Guillermo empieza a latir de otra manera, no con ansiedad, pero con emoción.
“S-s-¿si?”
“Un placer Memo. Me llamo Eurus y—“
“¿Crees que estará bien? Eurus lleva mucho tiempo queriendo conocerlo.”
“Lo hará. Nuestra niña es la mejor.”
Cuando bajan de nuevo, la llamada todavía sigue su curso.
“—si solamente la buscas cuando estás triste, no la amas. Definitivamente extrañas la seguridad que te daba. Es más fácil regresar a lo que eras antes, porque así ya nadie podrá juzgarte por lo que eres realmente, temes abrirte con alguien más, porque como dijo mamá, crees que no te amaran. Bueno, Cariño, la realidad es que muchos y muchas te han amado, pero en tu necedad, has cerrado la puerta por un amor oxidado, que ya ni es cenizas, es carne muerta, y te vas a pudrir con ella si sigues aferrado.”
Al llegar a casa, ya muy de madrugada, Guillermo. . . . Bueno, la conclusión lógica entonces es que realmente amas a quien buscas cuando estás feliz, ¿no? . . . Guillermo estaba muy feliz. Y no podía dejar de pensar en Eurus.
. . .
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.04.26 06:04 DanteNathanael Sal de Amanecer - Parte 1: Capítulo I.1

Así termina el día: el reloj da la última hora sobre su circunferencia y reinicia, pero él, reflejado en el centro, lo único que puede ver es cuánto tiempo ha perdido.
Detrás del vidrio circular, vector mayor y menor del tiempo apuntan rectos hacía el opaco cielo. Desfigurados claustros posthervoreos avanzan lentamente en fila bajo la fría atmosfera de las ultimas suelas anuales de Leo. En las sonrisas de luna que logran aparecer de vez en cuando entre las grietas de la troposfera, se puede oler el petricor proveniente de la naciente Aura, cortesía de la recién bautizada Katia, vanidosa hija del vórtice tropical buscando la manera de tragarse en sus cabellos efluentes la luz del Sol, para escupirla fría, difuminada y obscura—Coyolxauhqui en el reino de Tonatiuh, imponiendo desde el ojo de su vientre atmosferas extranjeras con apocalipsis en mente, despertadores para los oxidados engranajes del mecanismo tectónico.
Debajo de todo, por fin arriba, él espera . . . no hay nada, ni tampoco ha llegado a su cuerpo. Cierra los ojos por pequeños lapsos que culminan en un esfuerzo por mantenerse despierto cambiando de posición, solamente para cerrarlos otra vez y hacerlo de nuevo. La noche cae en el horizonte lentamente, el invisible manto de estrellas moviéndose silenciosa mientras los sifones oculares, pupilas negro esterlino, llevan esa luz que hace posible verlos al reino de la inconsciencia, la promesa de vida progresivamente desvaneciéndose estrella a estrella, bulbo a bulbo, interruptor a interruptor. La cantidad de silencios a su alrededor crecen, los pasos del Sueño cada vez más audibles juntos con las campanitas llenas de almas chocando entre si paso a paso . . . el deseo de pertenecer a ellos aumenta, pero el brillo cuadrangular pide un poco mas de compañía. Y con un largo bostezo Somnolencia llega, y con ella . . .
. . . llega un bólido balido expulsado del interior de alguna casa vecina, atraído por la fina influencia de sus oídos. Refunfuña tal Caguamo, meneando la cabeza exhalando frustración en torrentes sincopados a las flautas tocadas por el viento entre árboles, edificios y telarañas de cobré y PVC. Deseando reanudar su ritual con ella, quién ya ha vuelto a la seguridad de las sombras, sin saber a estas alturas de su vida una manera constante de atraerla de nuevo cuando quisiera, y sin una vibración reciente en su mano, comienza a platicar con Caguamo, como ya es costumbre, que lo espera, con un poco de frío, en la base de la plegable escalera de aluminio que uso para subir a la azotea.
"¿Qué piensas de las ovejas, 'Wamo?"
"¡Aarf! Ggrarf, arf aarf raff . . . Raf."
"Claro, si son deliciosas, ¿pero alguna vez has visto una?—viva, no en carnitas, digo—no te parecen un tanto, no sé, ¿estúpidas? ¿inocentes?"
Caguamo levanta su rostro confundido, pequeños aglomerados de hielo hay en sus bigotes, hacia su dirección. No había comentado nada sobre su sabor . . . pero claro que lo amaba. El olor característico de un domingo, con todo y sus meteorológicos tintes religiosos, volviendo el aire más pesado, difractando la luz en un espectro más cálido, colores para algunos hogareño, que llenaría sus corazones de calor con tan solo recordarlos, pero para otros el más simple y doloroso indicador de su soledad. . . . Para nada. Caguamo compartía con su compatriota humano el dolor auditivo que era aquella nueva inquilina, con la furia propia de un chihuahua.
Dentro de las sombras, el panorama cae. Los antenados, cableados y apilados bloques negros del horizonte pronto y lejano, melenas construidas de borrosos aluzamientos y brillantes bocas poligonales adornando las caras de planas obscuridades, caen hacia arriba, inversa gravedad circadiana del profundo y fluido negro que ella ha derramado con un beso entre la superficie de sus ojos y el anverso de sus párpados. Al chocar con las magmoides nubes prekatianas liberan paquetes electromagnéticos atrapados en altas estacas de acero, vibrando al llegar a su celular, movimiento periódico que quizás no en fuerza, pero si en ritmo, es indistinguible del rebote asiento-trasero del puñado de pasajeros sentados en el metro. Todos, despiertos o no, recorren alabeadas e invisibles guías al destino de siempre . . . ¿Por qué habrían de dudarlo? En la ceguera impuesta por la subterraneidad (que dos días antes había celebrado su cuadragésimo octavo cumpleaños) las sensibilidades autogeolocalizadoras necesarias para notar que efectivamente, así como al dormir, flotando en los vientres del Sueño, el rumbo, el final, habían cambiado bruscamente por capricho de Alea, eran inmensamente escasas. Dormidos a la mitad, tan cerca y tan lejos de descansar en paz, frunciendo seños, formando sonrisas, asfixiándose a efecto retardado es su apilación horizontal, son llevados a un lugar que reconocen como el mismo, pero que no podría estar más lejos de serlo.
Las ofrendas de todos los alabastrones presentes se alzan hacía los ventiladores negros.. El sonido generado por el vórtice es solamente audible cuando el metro se paraliza en miedo, junto con todos adentro. Buscan quedarse callados, el más mínimo sonido puede ser malinterpretado. La respiración disminuye, las lenguas paran de moverse en sus cavidades bucales, los audífonos empiezan a susurrar, aquella comezón debe de esperar . . . ¿esa luz estaba parpadeando cuando subí? La obscuridad del túnel empieza a multiplicarse, extendiendo su cuerpo en contra de las ventanas, crujiendo, vibrando . . . nadie parece notarlo, pero, pero, lo oyen, ¿no? Cada vez todo se hace más fuerte. . . . Es . . . no no, solo es el reflejo de sus audífonos en la ventana. Ja. Juré que era un rostro afuera de la ventana . . . está dentro, ¿no? ammm, no . . . algo definitivamente se acerca . . . viene de muy lejos, corriendo por el túnel, trayendolo consigo . . . si, los oigo, oigo sus dientes castañeando de hambre, deletreando mi nombre en sus estómagos. . . . Aquí vienen. . . . Un gran borrón naranja pasa hecho la Mocha por las ventanas, silbando crujiendo, cientos de siluetas difuminadas entre si derritiéndose por la velocidad en la obscuridad de su anonimato . . . nada fuera de lo usual. Mira todo pasar, suspirando en alivio. Vuelve a cerrar los ojos. Por lo menos hasta que oye el rechinido de los frenos. Cara a cara, no se atreve ni a ver los reflejos que piden un poquito de sus ojos, una mordida visual, un grito inaudible clamando por digestión cerebral . . . siente que algo se abre paso sobre el mar capilar, sale por la ventana y aterriza en el techo con un estrudendo. Lo único que puede oír es el ventilador succionando sobre al aire que exhala pesadamente. Sudor empieza a ser secretado, el calor aumenta hasta que algo sobre ella empieza a decir, un susurro encantador, un gran siseo, mientras todo yace unánime y petrificado, "Si recuerdas qué es la luz al final del túnel, ¿no?" Ella no responde. "Parece que no . . . que lástima, pensé que lo recordabas." Trata de alertar alguien, pero todo está hecho piedra, incluso ella, de la cabeza para abajo, su miedo y eso lo único con aparente permiso de moverse. "Aura, Aura . . . la luz al final del túnel es otro tren . . . la luz al final del túnel—" Por fin logra alzar la cabezs, sumida en miedo, sudor y desesperación, en el momento exacto para ver cómo el ventilador ya no está girando, y entre la rejilla desciende rápido como la Miseria, "—s o y y o."
Al fondo del vagón, visibles a través de un infrecuente valle de espaldas, dos hombres se saludan con los puños, uno de ellos silbando la melodía de Mi destino fue quererte. Sin soltarse, el otro, vestido de azul, mangas arrugadas y recogidas hasta el codo, revelando un reloj en cada muñeca, empieza a cantar “. . . maldigo al amor.” Sus manos empiezan a bailar en el reducido espacio que tienen. Muchos empiezan a sentirse incomodos, no están acostumbrados a ver la felicidad nacer de la nada. Un muchacho empieza a sonreír con ellos mientras que en los altavoces se les da los buenos días a todos con información sobre la estación que se aproxima. Sí, sí, nunca debes de olvidar sonreír. . . . Parece que él pensaba lo mismo hasta que entre gritos inesperados, Aura despierta del trance y logra ver en su cara una mueca para que la tierra se lo tragase, tirando la pequeña sonrisa que había logrado extraer de su interior al aire, el ventilador succionándola . . . pero la tierra ya se los había tragado a todos: el roce de su pene contra las nalgas de un señor habían despertado las fantasías reprimidas de su juventud, liberando a manera de supresión insultos y movimientos para mentarle la madre:
“Para pendejo no se estudia.”
“¿Lo dice por experiencia?”
Pero el peso del Amanecer hunde su rostro y su vigilia de nuevo entre cientos de suaves pelos sintéticos, propios de su almohada—afelpada chaqueta color cobertor, modelo hombro, con olor a suavizante y perfume—dejándola salir seis estaciones después de la planeada. Su destino es la escuela, la maldita escuela.
“¿Si pasaste?”
“Si, y no gracias a ti, maldito ‘storbo,” corriendo a las escaleras, 4 pasos por cada paso de persona normal.
Ring-ring. Extraída de la cama, Alán expide una serie de bostezos indivisibles. Coloca su desnudo pie izquierdo sobre la fría gravedad, espera un segundo, y descansa el derecho sobre la rejilla del compañero delantero. Con una mano silencia la desesperada alarma, con la otra vierte tinta negra de su pluma en símbolos latinos, pigmentos diluidos formando cadenas que denotan en claro-obscuro las ideas recibidas sobre el papel adiestrado. Las lagañas que bordean sus ojos se extienden en trenzas segmentadas hasta la tenue cuadrícula azul con fondo blanco, medio centímetro cuadrado de blancura, treinta y seis por cuarenta y nueve cuadritos, más bordes—blanco como el de su pijama, procediendo a quitársela con sonambulico fervor: primero la camisa, revelando la falta de ropa interior superior, enseguida los pantalones, dejando como huella de su presencia un patrón pintado en carne viva, montañas en contracara a las presentes en el elástico que lo mantenía adherido a su cintura. Todo cayendo a la misma velocidad. Al pasar a la siguiente página, esquina superior derecha, continua cepillándose los dientes, arriba-abajo, escribiendo izquierda-derecha, palabra tras palabra, deslizando sus ya calcetados pies dentro de un cómodo calzado sucio. Primero izquierdo, cruz, orejitas, nudo iniciando por la derecha, otro nudo más, después derecho, lo mismo. Seguridad, firmeza, libertad, alas para volar hechas de nilón y algodón. Finalmente ha acabado, la clase ha terminado y todos podemos relajarnos hasta que arribe otro metro atrasado, trayendo el clima del túnel, los vientos estacionarios presentes en la obscuridad llenando las arcas del andén, aventados a treinta kilómetros por hora más su velocidad natural. Variable. Demasiado variable. Cierra los ojos, no quieres que nadie entre en ellos, no quieres que nadie vea lo que hay en ellos.
“¿Por qué siempre llegan tarde?" Y al verlas tomadas de la mano, Alán añade "—¿y juntas?”
Un par de huh's desentonados y unísonos, lagrimitas de bostezo saliendo de los ojos de Kessandra y la anillada por Insomnio mirada perdida de Aura le responden.
Se toman de las manos en la forma particular de "hermanas" recién reconciliadas. El pulgar e índice de Kessandra formando un anillo falángico que, con sus internas sombras, logra diferenciar los de otra manera indiferenciables pigmentos de sus pieles, PMS P 37-9 C, dinámico a la temperatura ambiental y corporal—la anchura y profundidad de sus pares de ojos el único punto de anclaje del que todos pueden decretarlas como amigas, en vez de familiares, diferentes constelaciones, misma obscuridad.
"¿No han visto qué hora es?" continúa Alán.
Kessandra al fin se atreve a verla—09:07—al levantar la cabeza hacia el cuadrangular reloj sobre el pizarrón. Al bajarla, la punta de su nariz despliega el panel de notificaciones del estratégicamente posicionado celular de Asán, donde antes de retroceder y levantar sus puños, vislumbra debajo de la hora atrasada por un minuto, una serie de mensajes insoportablemente falsos con una tal "Linx", que días antes, vagando por las calles que de alguna u otra manera conectan a la burbuja de existencia de la preparatoria con el mundo exterior, la había visto con él, tomados de la mano, compartiendo con bromas y risas altisonantes una orden de tacos de canasta, frijol y papa por el olor, con un helado de la nevería más cercana, fresa, uva y choco-chips, caminando a una velocidad casi lo doble que la suya hacia Tlalpan.
"Shiinga tu madre, pende—" Entre i'es y e's, burbujea a la superficie de su consciente sensorial el espacio negativo, ciento cuarenta y tres punto ocho por sesenta y nueve punto cinco por ocho punto cinco milímetros, dejado por el vacío que su celular creó en su mochila al saltar de su posesión a la de otro sin su permiso, retribución monetaria o ya de mínimo un "gracias," apagando el final de su oración mientras Aura, ahora libre, camina hacía su lugar. Una mirada registra cada uno de sus movimientos.
Caminando, suelta un suspiro. Todos creen que se trata de un lenguaje pneumático por descifrar, pero nadie se atreve preguntar. Ella misma se ha percatado de esto, por lo que de vez en cuando expira versos de Blake y Lorca en un amateur morse. Pero hoy no se trata de eso, pues al saludar al resto, se pregunta cómo es que llega todas las mañanas sin recordar el trayecto ("¿Qué onda?"), con la ligera sospecha de haber vivido ya éste día ("Hola Aury, te ves preciosa." Ay: "Gracias, bebé.") de manera exacta. ("Hola chicos.")
Al ajustarse los garabatos del pizarrón poco a poco a sus ojos, cree haber leído algo relacionado a lo escrito alguna vez, aunque la memoria visual de un "proceso subconsciente" no puede ser traída a la consciencia, y las palabras "arco reflejo" sólo le recuerden a la entrada de su hogar anterior, memorias de un domingo por la mañana. La sigue mirando.
Con el Sol alcanzando su cénit, montañas apenas visibles, rugir incesante de motores, cláxones, comercio, pasos y risas sobre los pasillos, las paredes haciéndose más chicas con el paso del día, el reducir inquebrantable de la paciencia y los niveles de atención, sobre las empolvadas losas gris penitencia y tras mucho debatir interno, una figura se alza por detrás de los bosques de queratina teñida de colores extracapilares, aproximándose a ella mientras su respiración se hace más pesada.
"¡A!—Aura . . ."
Pausa la escritura, su mirada asciende y desciende al confirmar la forma de la voz . . . y suspira de cansancio. Pero él continúa, titubeando en su nervio-sismo: "¿Cómo e-estás?"
Al recordar lo dicho por su madre, tan repentino pero esperado como un relámpago en medio de la tormenta, Aura se toma firme y bruscamente de la chaqueta blanca de Ródian, usando el impulso para levantarse unos centímetros de su asiento y decirle, en un tono desinteresado y ahogado, cerca de su oreja: "Ah. Hola, Rod."
"¿Recuerdas lo de ayer?"
"No," responde bruscamente, hundiendo los ojos en su siguiente aliento, "no recuerdo ni cómo llegué aquí hoy, mucho menos los días anteriores; ¿qué hay de ti?" Pero antes de dejarlo responder, su madre de nuevo presente, vuelve al tema: "Ammm . . . No. ¿Qué fue lo que dije ayer?"
"Bueno, me dijiste que te sentías sola y querías compa—"
"¡Ahhh! Si."
"Y . . . Y pues—"
"¿Ajá?"
"Quedamos en salir. Además, me dijiste que—"
"¿Enserio dije eso?"
"Ammm. Si."
"Ah . . ."
"—me dijiste que te recordara, porque estabas un poco ebria."
"Creo que no fue solamente un poco, Ródian."
"¿Mande?"
"No, nada . . . Demasiado."
"¿En-tonces?"
"Si, seguro. ¡Ya qué!"
Ródian, un momento sin decir nada, se convulsionaba con tan grandiosa oportunidad. Aura le despertó.
"Búscame al salir."
"Claro."
Aura, Aura, su nombre rondaba incansable en las espirales de su pensamiento. Por un lado, se generaban memorias de posibles futuros, por el otro, con considerable mayor peso, un torrente presurizado de ingeniosa envidia y excelente mentira dejaba caer frente a su tercer ojo las memorias del famoso—por lo menos para él—muro de su hermano. Una pared patronizada con lazos y clavos de los que pendía ocasio-nalmente una impresión de 10x13 centímetros de algún tiempo en el pasado, a pie de recuerdo el nombre de la acompañante en turno, y por debajo la fecha y una aproximación de las coordenadas, tomadas de Gmaps, del lugar y el tiempo donde fue extraído aquel momento. Los lazos varían en color: hay una gran cantidad de rojos, los cuales, retorciéndose en las ápsides de la pared, finalmente regresan, tras separarse en T'es y reconformarse en Y'es, hasta un circular vacío central donde pareciera que habría de colgar una fotografía que aún no había sido tomada; y azules, verdes y negros, brotando en pasajeros callejones, resaltando puntos y fotografías que Ródian no comprendía, pero que su hermano, encantado con su palacio mental exteriorizado, siempre miraba todas las mañanas, para revitalizarlo.
"Una foto de las fotos, eh."
"Así parece ser. Quizás no deberíamos de llamarles fotos, si no capturas . . . engramamos bucles de los cuales no sabemos en dónde está su origen."
"Oye, ¿y si nosotros somos el origen?"
"Mira pequeño . . . Deberías ya estar en camino, migrando hacia las regiones fronta-les, en donde con tus habilidades servirías más para lo que se lleva a cabo detrás de aquellos rangos misteriosos. Y-Y no me digas—"
"Oh, quiero intentarlo."
Sola de nuevo, nota el acre olor originado por la quema de sustancias ilícitas en la calle vecina alcanzándola tras haber envuelto a todo el salón, entrando por la lejana ventana paralela a ella. Había encantados y había asqueados. La plasta azulada leve-mente bosquejada que el Amanecer resalta siempre sus contornos de, al alzarse y transformarse en el Atardecer, ya ha desaparecido por la reducción por contamina-ción del horizonte y su lejanía según el observador. Juntos, función y límite se deslizan en el mismo plano que los anticuados pantalones obscuros del profesor. "Bienvenido 23, por favor, antes del 49. Y 16, al extremo derecho, si es tan amable." Sobre las abscisas siguen corriendo datos y líneas, mientras gira su cabeza hacia la ventana, con asco de frente, ora al pizarrón, ora a su cuaderno, mismo asco, recreando las mociones ritualistas con las que despierta cada mañana, mojando sus ojos con lágrimas que, negándose a correr expulsadas de las órbitas hacia el suelo, hacía el centro de la tierra, empiezan a flotar, haciendo todo el uso posible de su tensión superficial, frente a su visión para contaminarle la vista con atmosféricas imágenes de ella, ésta mañana, frente a su espejo, contorneada por la niebla de su Insomnio. . . . Pues un sueño no sería tan aburrido . . . ¿O sí? Pero ya ha ocurrido tanto, por tanto, que ya no se inmuta mucho . . . No, no, no es la rutina, es que la rutina ya no cuadra dentro de lo que según ella, en algún momento, pensó que la llevaría a ser feliz; la lista de Cosas que valen la Pena hace un tiempo que ya fue olvidada, tanto para agregar, como para tachar, pues ahora la dinámica de su vida funciona a partir de la búsqueda de pretextos para seguir despierta, seguir con su vida de cualquier manera . . . Recuerdos y sueños, pasado y futuro, nunca presente . . . Quizás allí esté el problema . . . Quizás. . . . Y quizás hoy mismo descubra sí, sus sospechas confirmadas, alguna vez ha despertado realmente.
A sus apagados ojos cafés llegan fumarolas expirándose en patrones circulares, llevando su mirada, con cada grado recorrido aumentando el volumen acumulado ya dentro de ella desde hace años de su desesperanza, hacia el típico cuadro en el que se la vive y regocija Alán—que en realidad es la imagen típica de cualquier semipareja que se pueda encontrar en ese lugar, en cualquier salón, en cualquier jardinera, intentos por vencer la manera en la que todo parece perder calor progresivamente, incluso dentro de los corazones de aquellos que juran amarse con todo el corazón—lo que concuerda mucho con él, pues lo único que tiene fuera de promedio es su panza y su altura, ambos sobre la norma.
Vaya.
Aura se pregunta si alguna vez podrá dejar de verla—en realidad, verlas—de esa manera. Se “aprieta” dentro de su pantalón al centrar su vista en nada más y nada menos que en una de sus tantas tontas fantasías de pobre enamorado. Chica original y despampanante. Realmente la quiere, la quiere para esto y el otro. La mezcla de sus simplezas, dadas por ser partícipes de un mismo espectro en género opuesto, le da sabor a todos sus encuentros, encuentros en cuyos rumbos se pinta la orgánica corona de una pura Necesidad de Amor. Trap y reggaetón resonando con rock y hip-hop. Las voces de vodka, tequila adulterado, las famosas y queridas aguas locas, encantan los sentidos con la mirada concentrada de erotismo de unas medias lunas en celo, un movimiento de cadera o de cabello o de ambos, tejiendo y empujando con sus atracciones y sus repulsiones la tan buscada Receta Hormonal. En crestas se dice "son sólo tuyas" y otras tantas invitaciones para iniciar el fuego, en sus valles se ven frondosos abandonos e idas-sin-despedidas, tan originales en argumentos y disculpas, como cuando Alán piensa en cómo se congela cada vez que la(s) ve y cómo se calienta cada vez que la(s) besa, mucho más si le permite(n) un par de toques—aunque no muchos, disculpa, tiene(n) novio. . . . Y piensa que todo ello lo acerca a algún día encontrar a la indicada, aunque no se dé cuenta que solamente, con cada capa de lubricante vaginal de distinta procedencia añadida sobre su cabeza, solo reduce el círculo en donde persigue su propia cola, llegando beso tras beso a un punto donde no tenga más remedio que escoger entre parar a encontrarse o tragarse a sí mismo “sin querer.”
O eso se pinta mentalmente ella, con todos los grises del pantalón de Alán y el azul mezclilla de los ajustados jeans de Linda: colores celestiales familiares de aquel día. Pues . . .
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2019.12.30 02:57 alforo_ La vigésimo quinta Conferencia de Partes, también conocida como COP25 o Cumbre del Clima de Chile-Madrid, ha fracasado estrepitosamente. ¿Por qué?

Respuesta simple y breve:
Dentro del capitalismo es imposible dar una solución a la crisis climática, porque es el capitalismo quien la genera, necesariamente.
Ampliando un poco la respuesta:
La situación es ya tan apurada que ni siquiera se puede intentar maquillar. En esta cumbre, al contrario de las anteriores, no se ha podido hacer ver que se hace algo cuando en realidad no se hace nada. Ya estamos en el tiempo de descuento, y ya está claro que no hay manera. Cualquier medida estructural de las que se tienen que tomar ya atenta directamente contra el capitalismo, así que al final no se toma ninguna medida.
Pero si sigue el capitalismo, no seguirá el clima. No seguirá la civilización. No seguirá la Humanidad. Y, obviamente, tampoco seguirá el propio capitalismo, pero para cuando eso pase ya será demasiado tarde.
Como ven, la cosa es muy simple. Hemos fracasado porque con el planteamiento que había era imposible triunfar. Si no empezamos por el abandono del capitalismo no hay absolutamente nada que hacer. En la lucha contra el Cambio Climático ése debe ser el primer y principal paso. Cualquier otra estrategia está condenada al fracaso.
La pregunta clave ahora es:
¿Cómo se siente Vd. después de leer esto?
Si es Vd. un lector asiduo de este blog, nada de lo que he escrito arriba le habrá sorprendido. Ya hemos presentado a lo largo y ancho de estas páginas sobradamente datos para hacer comprender que no hay ninguna solución a nuestros problemas de sostenibilidad (de los cuales la crisis ambiental solo es una parte) que no pase por el abandono del capitalismo.
Pero si es Vd. un lector casual o accidental, seguramente se siente ahora mismo... incómodo. Incómodo, sí, porque he entrado directo a decir, sin paños calientes, que hay que abandonar el capitalismo.
Si Vd. no me conoce, pensará quizá que soy un idealista, o un ingenuo, o un radical con una fuerte agenda política, o un loco con ansias destructivas, o qué se yo. Pero en realidad soy un científico, y he llegado a esta conclusión simplemente analizando los datos.
Si ha llegado hasta aquí, estará planteándose dejar de leer. Alguien que critica así al capitalismo no sabe de lo que habla, por más científico que diga ser, así que todo lo que haya escrito debajo debe ser absurdo.
En ese caso, tengo otra pregunta para Vd.
¿Por qué le molesta que se critique al capitalismo?
Al fin y al cabo, tenemos libertad de expresión, ¿no?, así que podemos hablar de todo, siempre que se haga de una manera respetuosa y razonable. Además, Vd. mismo sabe de sobras que hay cosas que no funcionan bien en el capitalismo, no es un simple ni un fanático. Quizá esté Vd. pensando que, bueno, el capitalismo ha demostrado ser un sistema que funciona, y si lo abandonásemos, como digo yo, sería el desastre, habría desempleo, hambre, revueltas... No hay otros sistemas alternativos, el comunismo demostró ser mucho peor y mucho más autoritario. ¿Qué estoy proponiendo yo, entonces? ¿Pretendo colar un discurso marxista haciéndolo pasar por ecologista, aprovechándome de los males del planeta para colarla bien gorda? ¿Qué alternativas estoy dando yo? Además, se tendría que preguntar a la gente, no intentar imponerle nada a nadie, por más científico que sea.
Y aquí de nuevo se estará planteando dejar de leer.
Tranquilícese. Yo no he venido a proponer una alternativa, porque los sistemas sociales se tienen que construir por consenso. En particular, yo no vengo a venderle el comunismo, porque el sistema comunista, tal y como ha funcionado en la Tierra, es capitalismo de estado y por tanto adolece exactamente de los mismos problemas en materia de sostenibilidad, con el agravante de que encima es represivo y no democrático.
Yo solo he venido a explicarle por qué el capitalismo ya no funciona. Por qué, a pesar de sus logros del pasado, solo va traer sufrimiento y eventualmente nuestra destrucción en el futuro. Por qué tenemos que abandonarlo.
Yo solo soy el doctor que viene a darle el diagnóstico. Lo que haya que construir después es una cosa que tendremos que hablarla entre todos. Pero lo primero es entender por qué el capitalismo es el problema.
Y por qué Vd., si aún se atreve a seguir leyendo, se siente tan incómodo.
Por qué el capitalismo es insostenible.
Por algo muy sencillo.
El capitalismo necesita del crecimiento exponencial.
Le pongo un ejemplo sencillo. Coja una calculadora y sígame.
Hemos oído miles de veces que para que España cree empleo neto, el PIB tiene que crecer como mínimo un 2,2% anual. Que por debajo del 2% de crecimiento en España se destruye empleo.
Vamos a suponer que en España el Productor Interior Bruto anual o PIB (valor monetario de todos los bienes y servicios producidos en un territorio durante un período de tiempo) creciera siempre un 2% de media.
Crecer un 2% anual significa multiplicar por 1,02 cada año. Si multiplicamos ese 1,02 anual 25 veces, para saber que nos da al cabo de 25 años, nos sale 1,64. En suma, que el PIB tendría que crecer un 64% cada 25 años. Y si lo miramos a 100 años vista (es decir, multiplicamos 4 veces por 1,64) nos da 7,24 o, lo que es lo mismo, aumentar el PIB un 624 %.
Fíjense bien lo que estamos diciendo: cada siglo, para que no aumente el paro, tendríamos que multiplicar el PIB por más de 7. Si Vd. no está habituado a trabajar con números quizá no vea la enormidad de esto, pero realmente es algo grave. Para producir tanto PIB España tendría que incrementar varias veces (no 7, pero fácilmente 4 o 5 veces) su consumo de energía y materiales. A veces se explica el cuento de que se puede incrementar el PIB disminuyendo el consumo de energía, pero no es verdad y no ha pasado (de manera consistente) en ningún país del mundo. Encima, la mejor manera de hacer crecer el PIB es aumentando la población. ¿Vd. se imaginan una España con 5 veces más población dentro de un siglo, es decir, con unos 250 millones de habitantes? Y lo peor es que al siglo siguiente debería volver a multiplicarse por 4, hasta los 1250 millones, y en un siglo más ya sería de 6.250 millones, como cuatro veces y media la población actual de la India y el 80% de la población del planeta. Y cada siglo subiendo exponencialmente, de esa manera.
Es obvio que eso no es posible en un planeta finito. Al principio, cuando comenzó la Revolución Industrial, era fácil crecer tanto: éramos pocos, no teníamos de nada, y además disponíamos de muchísimos combustibles fósiles y minerales fáciles de extraer. Pero a medida que la población ha ido creciendo y nos hemos ido desarrollando la cosa se ha ido poniendo cada vez más complicada. Hasta el punto que se está volviendo imposible. Los combustibles fósiles ya no son capaces de seguir nuestro ritmo y, al contrario, su producción empieza a bajar. Los gases resultantes de su quema hacen que el planeta retenga más radiación y se caliente. Hemos contaminado todos los mares, arrasado la mayoría de las pesquerías, polucionado el mismo aire que respiramos. Y ahora tendríamos que multiplicar todo eso por 5 en el próximo siglo. No vamos a poder. No hay recursos suficientes, y el planeta no puede absorber más residuos. Y este planeta es todo lo que tenemos: deje de soñar con colonizar otros planetas.
Pero el capitalismo necesita del crecimiento económico. Entienda esto: lo necesita. Lo define. Sin crecimiento económico no hay capitalismo; habrá otra cosa, pero no será capitalismo.
El capitalismo se caracteriza porque el capital tiene derecho a una remuneración.
En las sociedades precapitalistas, se pagaba por un trabajo, por un servicio. A veces el servicio era impuesto, como la protección que daba el señor feudal a sus vasallos, pero en todo caso se pagaba de lo que había, de lo que se producía. No había necesidad de crecer.
En el capitalismo, al capital que se invierte se le paga un interés. Fíjese bien: el interés es un porcentaje. Yo te dejo el dinero y tú me lo devuelves y además me das un 2% adicional, o el interés que se haya estipulado. Es decir, tú has de trabajar para producir por tanto como te he dejado más un 2% adicional. Has de multiplicar la producción por 1,02 al menos, si quieres devolverme la deuda. Y si el año que viene te vuelvo a dejar dinero para mantener tu actual producción, que ya es un 2% más grande que la del primer año, tendrás que volver a multiplicar por 1,02 para poderme pagar. Y así todo el rato, en 25 años tu producción habrá crecido un 64%, y en un siglo se habrá multiplicado por 7,24, y así todo el rato. Hasta que algo reviente. Las crisis recurrentes del capitalismo, les dicen: hay un momento que algo se rompe, algo no puede seguir creciendo. Entonces se hace borrón y cuenta nueva, y volvemos a comenzar.
Por eso necesitamos crecer siempre: porque los capitalistas necesitan colocar su dinero en múltiples inversiones y que les den rendimiento. Pero el mundo está ya saturado, agotado. No da más de sí. Y los síntomas de este agotamiento se multiplican. Los ríos envenenados, el clima desestabilizado, los recursos agotándose... El capitalismo está llegando a su fin, porque no puede seguir, porque físicamente es imposible seguir. Hasta aquí lo hizo más o menos bien, al menos desde la óptica de los países más desarrollados, pero ya está, estamos llegando al final del trayecto.
Y no se equivoque: los primeros que saben esto son los propios capitalistas. El gran capital internacional es perfectamente consciente de que hemos llegado al final del camino.
El Duelo.
El capital está de luto. Está pasando un proceso de duelo. La doctora Kübler-Ross hizo un modelo para describir las fases típicas por las que se pasa en un proceso de duelo, es decir, las reacciones psicológicas cuando te comunican una noticia grave, y son por estas fases por las que ahora mismo están pasando los principales agentes económicos del mundo, a los que por simplificar llamaremos los capitalistas.




Y mientras el capital tiene su Duelo, el resto de los mortales tenemos el Tabú. El Tabú de no poder decir que el capitalismo no es bueno.
El Tabú.
Todos nosotros, desde muy jóvenes, hemos sido adoctrinados en el discurso del capitalismo. Asumimos de manera natural ciertos aspectos del capitalismo que atribuimos a la naturaleza humana, aunque no sea cierto. Aunque el capitalismo per se sea una cosa relativamente nueva en la historia de la humanidad (no llega a los dos siglos de vida), no queda nadie vivo que pueda recordar ninguna otra cosa, y eso se utiliza para fijar esta idea que los valores del capitalismo (individualismo, egoísmo, competición, obsesión por el consumo y el dinero, despreocupación por las generaciones posteriores...) son realmente sustanciales a los humanos desde siempre.
A esas ideas más o menos concretas y a escala humana, se le une otra idea más abstracta y a una escala social, que es la del crecimiento. Todos tenemos inculcada la idea de que el crecimiento es bueno, porque identificamos crecimiento con bienestar, desarrollo, mejora de las condiciones de vida, libertad... Sin embargo, el crecimiento por sí mismo no significa nada de eso; y resulta obvio que un exceso de crecimiento puede ser negativo (por ejemplo, intentando meter más cosas en un espacio ya lleno, o también si pensamos en una enfermedad o en un tumor). Sin embargo, todos sabemos (porque se nos ha repetido mil veces) que cuando no hay crecimiento nos va mal: hay desempleo, pobreza, crimen, hambre... Se asocia la idea de Crecimiento con la idea de Progreso (la cual es también una idea travestida, porque se asocia el Progreso con la Mejora).
El capitalismo está tan infiltrado en todos los aspectos de la vida que criticarlo nos hace sentirnos incómodos. Todos sabemos que los anticapitalistas son gente marginal, inadaptados, destructivos e incluso parásitos. A quien ataca directamente al capitalismo se le suele criticar que sus hábitos de consumo son posibles gracias al capitalismo, inclusive en aquéllos que se creen más desconectados del mismo, y que eso evidencia la hipocresía de los anticapitalistas. La idea subyacente es que realmente no hay nada fuera del capitalismo, incluso entre los que se empeñan en lo contrario; que el anticapitalismo no deja de ser una excentricidad y un lujo que solo se pueden permitir los que viven en una sociedad capitalista, y que si quisieran ser coherentes deberían irse a vivir a las cavernas y vestirse con taparrabos. Por todo esto, criticar el capitalismo implica superar la vergüenza de la estigmatización, de tener un comportamiento socialmente inaceptable.
Se podría discutir en extenso cuál es el origen de este tabú, y cómo la aparición de la socialdemocracia consolidó la legitimidad del capitalismo ya que la izquierda renunció a intentar superar el capitalismo a cambio del mantenimiento de un Estado del Bienestar (renuncia que por cierto ahora se le paga considerando "radicales de izquierda" a partidos que defienden posiciones socialdemócratas mientras que a un tiempo se va desmantelando el Estado del Bienestar). Lo cierto es que el capitalismo ha conseguido la Hegemonía del Discurso, de modo que actualmente es muy difícil ser tomado en serio cuando se critican las bases mismas del capitalismo (por ejemplo, cada vez que se habla de hacer ciertas reformas que suenan muy radicales hay que aclarar rápidamente que mediante renovables o tecnología en general se va a poder mantener la competitividad y el crecimiento). Quien se sale del guión marcado es criticado con dureza (por ejemplo, a los que hablan de redistribuir la riqueza se les dice que en realidad quieren redistribuir la pobreza) y así todos aprendemos que hay cosas que no podemos decir porque no son de buen tono en las reuniones sociales. Nadie nos ha dicho que no podamos hablar de estos temas, supuestamente tenemos libertad de expresión, pero la Hegemonía del Discurso del capitalismo es tal que nos autocensuramos cuando detectamos que nos vamos a dar de bruces con algunos de los límites impuestos. Y así, aceptando esas convenciones sociales no escritas, vivimos nuestras vidas, esperando ser sujetos productivos y dichosos y no meternos en líos innecesarios.
El problema comienza cuando, investigando, uno encuentra alguno de los múltiples síntomas de que el capitalismo se está estrellando con los límites biofísicos del planeta, y que no va a ser posible seguir manteniéndolo; más aún, que si no paramos el capitalismo cuanto antes van a sobrevenir grandes calamidades a la humanidad. Puede ser por el cambio climático, puede ser por la crisis energética, puede ser por la contaminación de los mares, o por la polución atmosférica, la pérdida de biodiversidad, el envenamiento por plásticos o metales pesados, la disminución de la cantidad de agua potable, la Sexta Extinción, la degradación de las condiciones laborales, el drama de la emigración masiva, la desertización... Y así mil temas mas. Escoja cualquiera, profundice y la misma verdad emergerá: no podemos seguir de la misma manera. Y cuando intente entender por qué seguimos de la misma manera, por qué seguimos emitiendo CO2 y tirando plástico, por qué no nos anticipamos a la crisis energética o a la de desposesión, llegará inevitablemente a la cuestión de que hace falta decrecer. No decrecer para siempre, claro está: decrecer lo justo y necesario para tener un nivel adecuado para todo el mundo y estable, y entonces mantenerlo. Porque, al final, ¿para qué uno quiere crecer siempre?
Es entonces cuando se produce otra manifestación de la Hegemonía del Discurso del capitalismo, conocida como TINA (There is no alternative, No hay alternativa). El convencimiento de la Hegemonía del capitalismo es tal que la mayoría gente cree que, efectivamente, no hay alternativa al capitalismo. Este mensaje, TINA, es repetido frecuentemente en los medios de comunicación, y particularmente cuando los costurones por los que está reventando el capitalismo se hacen más evidentes. TINA tiene un importante efecto desmovilizador: es habitual oír decir que no hay nada que podamos hacer, que no podemos cambiar las cosas, que de nada sirven las pequeñas acciones individuales o colectivas. No es cierto en absoluto, y en la historia de la humanidad un grupo de personas que se decide a levantarse y actuar son capaces de arrastrar a una gran masa que no se atrevía a actuar pero que tenía las mismas motivaciones. Sin embargo, cuesta mucho luchar contra TINA, y requiere mucha pedagogía y paciencia.
Otra de las características de la Hegemonía del Discurso es la del establecimiento de un marco conceptual erróneo. Es común ver en definiciones del capitalismo que se trata de un sistema basado en la propiedad privada de los bienes de producción y en el libre mercado, cosas que son ciertas e importantes para el capitalismo, pero que no lo definen en absoluto ya que tales cosas han existido antes que el capitalismo y seguramente seguirán existiendo una vez el capitalismo desaparezca. La característica verdaderamente distintiva y definitoria del capitalismo es que el capital tiene derecho a recibir una remuneración, que es proporcional a su propio tamaño. Estos errores de planteamiento llevan a una gran confusión en la discusiones: no será la primera vez que me encuentre a alguien a quien no le gusta que yo "ataque el capitalismo" (en realidad, yo critico o más bien expongo sus inconsistencias) porque estoy "atacando" (en el sentido de "querer acabar con") el libre mercado o la propiedad privada. En realidad, el mantenimiento del libre mercado o la propiedad privada es una cuestión de discusión política, pertinente sin duda, pero en realidad independiente (en bastante extensión) de la viabilidad o no del capitalismo, y en todo caso es un tema en el que yo no entro.
También es común encontrarse con quien cree que lo opuesto al capitalismo es el comunismo, y que si uno critica al capitalismo defiende el comunismo. El eje capitalismo-comunismo no tiene nada que ver con el problema de la inviabilidad del capitalismo, entre otras cosas porque el comunismo es también inviable; esa visión es por tanto otro ejemplo más de la reducción de la discusión a única dimensión que es en realidad ajena a la del verdadero problema. Ítem más cuando el paradigma de lo que muchos consideran hoy en día un país comunista es China, que es donde se fabrican los objetos que se consumen en todo el mundo capitalista. A decir verdad, China es hoy en día un sistema de capitalismo de Estado, en el que el Estado detenta la propiedad de todos los medios de producción y ésta se dirige a la acumulación de capital (¿o es que alguien cree que el estado chino dedica sus recursos a satisfacer las necesidades de sus ciudadanos?); la diferencia principal de China con las democracias occidentales es que China es una dictadura, lo cual le hace ser, paradójicamente (o no), más eficiente desde el punto de vista de la producción y la acumulación de capital.
El Tabú del Capitalismo, que como hemos visto va desde la autocensura hasta el derrotismo, pasando por la confusión conceptual, lleva a la futilidad de tantas acciones. Hace poco participé en un grupo donde se discutía hacer un comunicado para denunciar el fracaso de la COP25. En un momento dado, se convino eliminar de él la palabra "capitalismo" porque, según alguien dijo, "los sistemas comunistas también están agravando el problema y particularmente China es el mayor emisor de CO2 del mundo". De modo que al final se descafeinó completamente el comunicado por mor de una absurda linearización del problema, que no entiende que es a través de las otras dimensiones que quedan completamente inexploradas que se debe buscar la solución.
Estar a estas alturas del problema intentando contemporizar con el capitalismo y no llamar a las cosas por su nombres nos lleva, básicamente, a perder un tiempo que ya no tenemos. No hay negociación posible con y en el capitalismo, y en particular con eso que se ha dado en llamar neoliberalismo. No hay ninguna posibilidad de éxito sin salirse previamente de ese marco conceptual. Seamos un poco menos arrogantes: no somos los primeros que hemos intentado "humanizar" el capitalismo. ¿Por qué no íbamos a fracasar como hicieron nuestros mayores? Tendríamos que leer un poquito la Historia y comprender que por esa vía no vamos a ningún lado, no estamos yendo a ningún lado.
La Salida:
Hay que superar el capitalismo. No hay que destruirlo: hay que salir de su trampa lógica. Explicar, mostrar, demostrar y comprender por qué seguir en la línea de progresión que nos marca el capitalismo solo nos va llevar a nuestra destrucción, a nuestra extinción.
Necesitamos comprenderlo para poder pasar página, para empezar a articular una respuesta que merezca la pena. No podemos seguir escribiendo y (limitadamente) divulgando más comunicados que son rápidamente ignorados, ahogados en el fragor de la propaganda que no cesa. ¿De qué sirve que salga mi compañero Jordi Solé diciendo aquello de que "la fiesta se acabado" si a continuación, en la misma tele, en el mismo telediario, te asaltan con el anuncio de una marca de agua, colonia o coche? Y es que, como dice Marcel Coderch, la publicidad debería ser considerada delito de incitación al consumo y completamente prohibida.
Hay que movilizar a la gente, sí, a la ciudadanía. Y se le tiene que hacer comprender que con "el sistema" no se puede negociar. Porque lo que deseamos, porque lo que necesitamos, aunque no lo entendamos, supondría su muerte. ¿Qué podemos negociar, entonces?
Tenemos además el problema de que nuestros representantes no nos representan. Delante del grave problema ambiental, de recursos, de sostenibilidad en suma, que tenemos nuestros representantes se embarcan en discusiones aparentemente técnicas que tras el fárragos de articulados, disposiciones y leyes lo único que procuran es la distracción y la inacción. Todos los términos de la discusión política actual son completamente erróneos: no vamos a solucionar el problema con coches eléctricos, ni con renovables, ni con centrales nucleares, ni con gas natural como combustible de transición, ni con captura y secuestro de carbono, ni con fusión nuclear, ni con eficiencia y ahorro, ni con grafeno, ni con hidrógeno, ni con helio 3 de la Luna, ni con combustibles artificiales, ni con biocombustibles, ni con fracking, ni con carbón limpio, ni con smart grids, ni con el 5G, ni con nada de nada de todo lo que se está oyendo hablar. Solo hay una opción real: decrecer. El decrecimiento es la única salida del atolladero. Y es la única que no se discute seriamente. Nuestros representantes políticos lo saben, pero no quieren llevar la discusión a los términos lógicos, los únicos razonables, los únicos posibles. No se atreven a transitar ese camino, por miedo a la incomprensión ciudadana, sí, pero también y sobre todo por miedo al rechazo y hostilidad del mundo económico. Y, por tanto, no nos representan. No están haciendo aquello para lo que los elegimos, que es buscar nuestro bien. No lo buscan. Únicamente evitan meterse en problemas ellos, al menos durante los 4 años que estén en el cargo.
No podemos negociar con "el sistema", ni podemos esperar que nuestros representantes nos representen. Solo nos tenemos a nosotros mismos para intentar sobrevivir.
No es éste un llamado per se a la desobediencia, pero si a la exigencia. Tenemos que explicar, tenemos que hacer entender, y tenemos que reaccionar ya. Si la ciudadanía no entiende los términos exactos de lo que está pasando y por qué está pasando, seguiremos como los burros dando vueltas a la noria que extrae la vida del planeta. http://crashoil.blogspot.com/2019/12/duelo-tabu-y-capitalismo.html
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2019.02.22 19:03 0010110101102011 Marc, la sucia rata (Poemas y cosas sueltas)

"No se puede conversar con los anarquistas, tienen tanta razón que molestan."

(-------------------------------------)
NO ME DEJES
Otoño. Que sea otoño. Que sea otoño y que llueva. Mucho. Que haya leños ardiendo en un brasero. Y un gato. Que haya un gato y que sea negro y que mire de amarillo y que se enrosque y que nos enseñe un poco a vivir. Pero por sobre todas las cosas que sea otoño. Que le falte un vidrio a la ventana. Que entren por ese hueco la lluvia y el frío. Que tengas ganas de besarme. Muchas ganas. Que un hombre te espere en otra parte. Que sea otra vez otoño. Otoño y Que llueva. Y que no vayas. Que te quedes conmigo. Que sea otoño otra vez y que te quedes.
(-------------------------------------)
Cabalga sobre mí. Aprisióname entre tus piernas y cabálgame. Cabalga. Agujeréame con la dura furia. Átame con cintas de cuero y agita tu látigo sobre mi espalda. Cabálgame. Empápame en el sudor de tu cuerpo. Cabalga sobre mí. Haz que te obedezca. Cabálgame. Dime qué soy y cuánto valgo. Claudícame. Extiéndete sobre mí como si fueras un pesado océano.. Asfíxiame. Cabálgame. Dime que me quieres y desaparece para siempre de mi vista.
(-------------------------------------)
-Si eres capaz de mantenerte calmo ante los policías que arrastran a un joven manifestante.
-Si puedes impedir que tu corazón manche de rojo las paredes de tu cuarto.
-Si puedes mirar por TV mientras tomas un martini la marcha obsesiva y circular' de esas mujeres.
-Si puedes soñar pero le tomas medidas y le pones límites a tu sueño.
-Si eres equilibrado como para entender que una despedida es un hecho tan natural como un encuentro.
-Si sientes que no te contamina toda la mierda que te rodea.
-Si después de perder al ser que más querías consigues rehacerte en quince segundos y volverte a enamorar en el segundo siguiente, entonces...
Eres un verdadero monstruo, hijo mío. Tuya es la tierra y lo que hay en ella.
(-------------------------------------)
Suicídense
por favor suicídense
por asco por locura
por resentimiento por narcisismo
para no dejarse morir lentamente
por asombro ante la maldad
por asfixia por horror
por soledad
por amor
dentro de lo posible por amor
pero por favor
suicídense.
Y si alguien les pregunta
qué hora es
respondan sin dudarlo
es la hora de suicidarse.
(-------------------------------------)
Va a la iglesia todos los sábados a las seis de la tarde. Se confiesa y luego, a falta de una imagen más dichosa de su dios, se pone de rodillas ante ese cadáver semidesnudo que cuelga del techo. Lo mira fijamente. Al cabo de unos instantes ve que esa cara triste sonríe y le guiña un ojo. Entonces la prostituta se pone de pie. Hace una extrañísima señal de la cruz y se marcha hacia su trabajo. Sábado tras sábado. Entra en la iglesia. Se dirige al confesionario. Le dice al sacerdote que se acostó con un hombre. Que le resultó absolutamente imposible resistir la tentación de sentir del sexo del hombre entre sus piernas derramándole calor. Se explaya en los detalles. Sí, padre, precisamente porque fue demasiado bueno es que es tan grande el arrepentimiento. Se dirige hacia el altar, lo mira a dios, espera la guiñada y sale rumbo al trabajo. Entra en la iglesia. Se arrodilla ante el confesionario, Le cuenta al sacerdote que se acostó con ese hombre otra vez. Y con un amigo de él. Sí, al mismo tiempo. Que no. Que no la obligaron, pero que la indujeron, Da todos los detalles que puede hasta que la voz del cura la interrumpe. Y claro que está arrepentida. Lo mira a dios en el altar hasta que éste le guiña el ojo y parte hacia su trabajo. Entra en la iglesia. De rodillas ante el confesionario le describe al sacerdote su experiencia más excitante de la semana. Sí, con ese hombre y con el amigo. Y con dos chicas más. Sí, todos juntos, si no que gracia. No, cama no había. Sobre una alfombra enorme. Que sí, que lo bueno era la cantidad. Y la variedad. Que su arrepentimiento es tan grande como la satisfacción con que se fue a dormir esa noche. Luego el guiño de dios, la señal de la cruz y el trabajo. Al costado de la ruta sus compañeras le preguntaban a qué va a la iglesia todos los sábados. Ella, les dice que va a contarle sus pecados al cura. Las prostitutas le preguntan por qué lo hace. Y ella les responde: -Para que el cura se entere de una vez por todas de qué va la vida, y sepa lo que se está perdiendo. Luego, la prostituta vil, ruin y descarada, alza la vista al cielo y le guiña un ojo a dios.
(-------------------------------------)
Los jóvenes de la ciudad comenzaron a suicidarse de pronto y sin que nadie supiera el motivo. No se podía caminar por la calle sin tropezar con algún cadáver. Muchos temían pasar cerca de los edificios sabiendo que podía caérseles un cuerpo encima. Los jóvenes saltaban al cielo desde las ventanas, reptaban mirando automóviles del lado de abajo, cantaban incomprensibles canciones en los túneles subterráneos, se lanzaban al río con una culpa atada al cuello. Era todo un riesgo andar por la ciudad en semejantes circunstancias. Las mayorías respetables exigieron que se tomaran medidas de seguridad. Los organismos oficiales se hicieron cargo y ya no se ven cadáveres de jóvenes por la calle. Los matan ellos. Sólo las minorías marginadas se quejan: han privado a los jóvenes de la única libertad que poseían.
(-------------------------------------)
No.
Yo no fui el arquitecto de mi propio destino, ni el musicalizador, ni el director de fotografía, ni la cortadora de negativos, ni el maquillador. Yo no fui el arquitecto de mi propio destino. No me dejaron alcanzar un balde de sangre para llenar alguna vena, ni siquiera pude dar una mano para que lo pusieran de pie a mi esqueleto. Nada. No fui invitado a la inauguración de tan precario y fundamental monumento. No me pidieron ni la más breve opinión, ni siquiera un sí o un no dados con la cabeza. Participaron todos menos yo. Se metieron sin que los llamara. Se atribuyeron grados de parentesco, derechos y afinidades. Asistieron a mi entronación para vestir de fiesta sus egoísmos, tal vez porque tampoco a ellos les habían permitido ser los arquitectos de sus propios destinos. Intentaron convencerme de que yo era el arquitecto de mi propia vida cuándo ya me habían rajado los cimientos, retorcido las columnas, aplanado la bóveda. tapiado los ventanales, humedecido los sótanos, oscurecido las claraboyas y entristecido las raíces del jardín. Hubo uno que escribió que había sido el arquitecto de su. propio destino. Allá él con su andamiaje. Yo no construí nada. No fui el diseñador de la catedral de mi culo ni del burdel de mi alma.
(-------------------------------------)
Las prostitutas toxicómanas son solidarias. No hacen daño a nadie pero son expulsadas del mundo civilizado. Las prostitutas toxicómanas son las únicas reservas de amor que le quedan a la humanidad. La humanidad las expulsa, y en ellas expulsa al amor. Hipócrita, erotofóbica y despiadada, la humanidad las expulsa. Las prostitutas toxicómanas son solidarias. Le dan amor al ciego, al que no tiene dientes, al deforme, al calvo libidinoso, al tarado mental, al obrero hastiado. Reciben unas monedas a cambio, es verdad. Pero las mujeres respetables cobran aún más caro y son incapaces de dar amor a quien le falta una pierna, un ojo o la inteligencia. Las prostitutas toxicómanas son solidarias. Aman por la paga, pero aman. Las prostitutas toxicómanas son buenas en su trabajo y no entienden por qué las expulsan del mundo civilizado.
(-------------------------------------)
Espero que seas vos. Aunque veas este libro en manos de un policía... el intruso es él, este libro fue escrito para vos. Para que lo encontraras, para que lo robaras. Para que sepas que no puedo descifrar tu clave, pero que mientras escribía estas páginas, estabas en mí y te lo pasabas bien.
(-------------------------------------)
No dejes que se vaya. Si se va no lo verás nunca más. Si se va hablará otros idiomas. Se cubrirá con ropas nuevas, Aprenderá distintas formas de placer. Descubrirá que era hermoso estar a tu lado pero que no eras imprescindible para respirar. No lo dejes ir. No puedes dejar que se vaya. Hazte un sitio dentro de sus pulmones. Asesínalo, pero no lo dejes ir. Los que se van no vuelven, los que vuelven son siempre otros. Apunta directo a su corazón y dispárale toda la muerte. Tienes el derecho otorgado por el demente tribunal del amor. Asesínalo. Te absolveremos los que hemos amado alguna vez. Pero no lo dejes ir, porque cuando se deja partir a alguien, ya no se lo ve nunca más.
(-------------------------------------)
Después de cada pico. Inmediatamente después de quitar la aguja de tu vena, te abrazabas a sus piernas, a su cuello. La besabas. Te detenías minutos como siglos en su sexo. Lo lamías, lo aprisionabas, lo besabas, lo sorbías, lo chupabas, lo bebías, lo penetrabas con la lengua. Después del pico. Inmediatamente después. Justo cuando se te partía la cabeza de música. Cuando galopaban elefantes azules dentro de tus brazos. Te dijo -No me toques. Cerró las piernas. Se apartó de tu lado. Te lo dijo después de un pico. Inmediatamente después de quitar la aguja de tu vena. Se apartó de tu camino. Justo cuando te inclinabas a besarla, a gastar tu pico en amarla. -N o me toques. Lo dijo con una sonrisa estúpida y pura. Su "no" fue una flecha inocente lanzada al aire y estabas en pleno vuelo. No podrías aterrizar en los aeropuertos de su sexo. Ella no había despegado. Te dejó solo en el cosmos. No negó su sexo. Negó algo más hermoso. Negó todos los días. Las otras veces. Los picos anteriores. No la tenías para lamerle los pies, para besarla toda. Te quedaste inmóvil, aferrado a tus piernas. Empezaste a lamerte las rodillas. A quererte como un adolescente que oculta su cara entre las rodillas, un adolescente que se enfrenta a su primera soledad. Te perdiste en la montuña más alta. Un mal pico. Sabías la consigna: hay que amarse. Para sobrevivir, hay que amarse. Te besaste las rodillas. Te besaste los hombros. Buscabas un antídoto para la distancia. Te habías ido lejísimo sin ella. No la tenías para lamerle de los pies, para besada toda.
(-------------------------------------)
En la oscuridad las palabras golpean contra las paredes. No me dejes. Retumba en el ciclo helado su voz diciendo no me dejes. Caen pesados, heridos de muerte de amor, los sonidos de las palabras en una profundidad sin oídos. Un perderse para siempre en el vacío. Un herirse la piel con el filo de la luna. Un golpearse contra la indiferencia. Una explosión de venas, huesos y células en algún rincón del pecho. El dolor impulsando una reacción en cadena. El dolor multiplicando una figura mutilada en infinitos espejos. No. Me. Dejes. Un apagarse todas las estrellas de dos en dos de diez en diez de mil en mil. No me dejes no me dejes no me dejes.
(-------------------------------------)
La mujer deja caer deliberadamente un objeto que se estrella contra el suelo. Sonríe. Hasta ayer, su casa era un santuario, una prisión. Para moverse en ella, la mujer le pedía permiso a los objetos. Pedía disculpas por vivir. Ignoraba que podía ser libre. Nadie se lo había dicho nunca. Ahora un hombre se lo ha enseñado. Le ha mostrado la despiadada alegría de la libertad. Arranca una cortina y se la ajusta alrededor de su cintura. Recorta la foto de un desnudo y la pega sobre una naturaleza muerta. Le ha sido revelada su libertad y por eso nada desea más en el mundo qua entregarse al hombre que la liberó. Ser su esclava.
(-------------------------------------)
¿Cómo junto todos los pedazos? No me dejes. Tenés que quedarte conmigo porque solo vos sabes si creo en algo a veces. Tenés que quedarte para decirme si está bien o si está mal o si no es asunto mío. Tenés que quedarte para decirme quién soy, para que no lo olvide, para que no me lleve un rayo hacia el centro de la tierra. No podes irte porque sólo vos sabes si quiero seguir viviendo. No me dejes. Aunque todo sea incierto pedime que salte (yo cambio la música por oír tu voz), pedime que salte en la oscuridad pero no me dejes. No me dejes.
(-------------------------------------)
submitted by 0010110101102011 to RepublicaArgentina [link] [comments]


2019.01.25 15:16 jupixweb Convivir con el nerviosismo mediático actual

Fuente: https://www.jupixweb.de/2019/01/24/convivir-con-el-nerviosismo-mediatico-actual/

Continuando la traducción de entrevistas, otra vez traigo a Dirk Baecker, uno de los sociólogos más importantes de Alemania, alumno de Niklas Luhmann e impulsor de la sociología de sistemas en la actualidad. Uno de los pocos intelectuales de verdad que toman en serio al internet, sus derivados y sus consecuencias para la morfología de la sociedad futura. La entrevista, emitida en octubre pasado por la radio alemana Deutschlandkultur, puede encontrarse en mi canal de Youtube en donde también subí la transcripción original en forma de subtítulos.
Reproduzco la entrevista íntegramente aquí. La traducción, los enlaces y el subrayado1 son míos:
[Periodista] — Hace dos semanas, la antropóloga cultural Aleida Assmann dijo en la Iglesia San Pablo en Frankfurt:
„… mientras que la era de la imprenta y la de la fotografía analógica aún estaban centradas en valores como verdad, verificabilidad y evidencia, la era digital está abierta de par en par a la manipulación de información …“
Al mismo tiempo, el sociólogo Dirk Baecker publicó en estos días un libro con el título „4.0 o el hueco que deja el ordenador“. Nos encontramos con Dirk Bäcker en nuestro estudio en Berlin, y al preguntarle sobre su mirada como sociólogo en torno a las condiciones digitales del presente, nos vemos envueltos en una conversación sobre las cuatro grandes edades tecnológicas de la historia de la humanidad:
[Dirk Baecker] — Aquí comienza mi interés sobre la digitalización, no solo privado y personal, sino profesional y sociológico…
— Exacto! Eso es lo que queremos conocer: su mirada sociológica a la digitalización!
— …exactamente, ese es el quid de la cuestión: para mí, la digitalización —es decir: la utilización de aparatos electrónicos de todo tipo— reviste la misma importancia profunda para las estructuras sociales y para la cultura humana como la tuvo antes la introducción de la imprenta, antes de eso la introducción de la escritura y antes de eso la introducción del lenguaje. Quiere decir: estamos retomando a pensadores como Marshall McLuhan, Friedrich Kittler y otros al hablar de las cuatro grandes Edades Tecnológicas de la Historia de la Humanidad
— cada una de las cuales fue inconmensurablemente larga…
— ¡Y son cada vez más cortas! Tenemos una lengua desde hace… no se sabe con precisión, solo podemos conjeturar una aproximación de acuerdo al tamaño del cráneo o a estructuras mandibulares… pero [el lenguaje] debe haber caído a la tierra aproximadamente hace treinta o cuarenta mil años… Hay una frase muy bonita de William Burroughs, „Language is a virus coming from outer space“: La lengua es un virus venido del espacio exterior… porque ¡fue tan precipitado! Repentínamente ya no estábamos solamente cara a cara, sólo corporalmente con los demás; de repente comenzamos a oír palabras ¡de las que nunca podemos estar seguros a qué se refieren exactamente! Es lo que yo llamo „El problema de Refrencia de la Lengua“, que fue tan repentino que obligó a la manada primordial —si es que puede llamársela de esa manera— a organizarse en tribus cuya función principal consistía en darle forma a ese problema y a la solución de ese problema (¡y no a la lengua en sí misma!) Ese problema debió ser controlado para que no cualquiera, en cualquier momento, le dijera a cualquier otro cualquier cosa que se le ocurriera…
— Entonces: hace treinta, cuarenta mil años: 1.0, la lengua, la oralidad
— Sí; oralidad. Y después tenemos hace aproximadamente ocho mil años la aparición de la escritura
— 2.0
— 2.0: y más específicamente, hace aproximadamente cinco a cuatro mil años: la escritura alfabética, la condición necesaria para que esa oralidad fluída, esa lengua fluyendo alrededor de nuestros oídos pueda fijarse, observarse… El concepto de „análisis“, el desmenuzamiento de la visión aparece, así, con los griegos; y la sociedad sufre una explosión de horizontes temporales; porque escribir es: poder leer lo que se escribió ayer, escribir lo que deberá ser leído mañana, súbitamente aparece la necesidad de tener conceptos como „pasado“, „presente“ y „futuro“… Otra vez apareció una nueva estructura social, la llamada „sociedad estratificada“… es decir, organizada en estratos sociales… la civilización greco-romana debió así transitar los retos del nuevo… con palabras de Luhman, del nuevo „superavit de sentido“, es decir: más formas, más símbolos de los que pueden ser procesados en un momento dado
„Estratificado“ significa „en capas“, una sobre la otra… ¿y no las había antes de la escritura?
— No en esa dimensión diferenciadora, entre nobles y plebeyos por ejemplo… por supuesto, había jefes, había jerarquías, también había palacios, había segmentos en donde se adivinaba una estratificación más acentuada…
— „En capas“
— Sí, en capas, que formaban un órden estabilizador de la sociedad que, en esencia, funcionaba de forma tal que si habías nacido en ese estrato ya no podrías abandonarlo nunca más. Es, por así decirlo, lo… „dramático“ de la estratificación social: que se define „qua nacimiento“. Y esto es lo que vino a romper la sociedad moderna, al inventar al individuo, que se abre camino a través de esas capas (que aún existen, pero mucho más debilitadas). Ahí aparece el 3.0. El 3.0 es muy interesante porque la introducción de la imprenta es responsable de la aparición de la sociedad moderna…
— ¡Pero aquí hay una diferencia importante! ¡“Lo Escrito“ no es lo mismo que „Lo impreso„!
— ¡Correcto! Con la imprenta aparecen „los escritos“, que son libros, son periódicos, son volantes, son billetes, son documentos oficiales, son diplomas de escuela…
— ¡Es la biblia!
— Sí, la biblia también pertenece a este grupo… curiosamente, Gutenberg inventó la imprenta para distribuír masivamente la biblia. Cosa que rápidamente se convirtió en una blasfemia, pues la biblia estaba reservada a los ojos de los sacerdotes y nunca fue para el pueblo; y al principio se pensó „bien, quizás podamos contrarestar las nefastas consecuencias de la imprenta si con ella distribuímos únicamente la biblia“, pero pronto se tuvo que aceptar que también servía para distribuír otros escritos… Aparecieron los „humanistas„, que en el siglo XV y XVI eran los „Content Provider“ de la imprenta, así es como los denominaríamos hoy; y el truco consistió en que… (por supuesto que esto sucedió luego de la alfabetización generalizada, es algo que tardó décadas, o más bien siglos en llegar), el truco fue que con la imprenta cualquiera podía informarse sobre cualquier tema, sobre el estado de la jardinería, de la democracia, las inversiones, la educación… lo que sea. Y el resultado fue que cualquiera que hubiera leído podía criticar a cualquier otro en cualquier momento. La imprenta moderna es una crítica en la que todos pueden criticar a todos en todo momento, y que, además debe ser aceptada por todos.
— ¿Por qué? Porque se puede revisar…
— Porque los demás también leyeron y comienzan a decir cosas. Kant tiene un pequeño ensayo, „¿Qué es la ilustración?“ Y en las primeras páginas aparece el espanto: ¿Qué hacemos con estos „privados“… es decir, con estos hombres que sentados en sus casas, sin que nadie pueda controlarlos, leen cosas… ¡Cualquier cosa! Sin tener los medios para controlar si lo que leen es verdadero o falso, y sin embargo, salen de sus casas y van al mercado (o a dónde sea) y pregonan cualquier cosa que se les haya ocurrido durante esa lectura?
— Estos „privados“ son, si mal no recuerdo, quienes construyen la esfera pública… o sea que son los privados quienes hacen lo público…
— Bien, sí, esa es la descripción enfática, por así decirlo de la conveniencia de un estado en realidad intolerable…
— Y eso encaja perfectamente con un público que actualmente está marcado por fenómenos como Twitter u otras redes sociales, en donde el chiste reside, justamente, en que estoy solo en mi habitación y… escupo cosas al mundo con una mayor incontinencia que la que observaría en otros contextos, en una reunión por ejemplo (probablemente en coincidencia con la crítica actual)
— Bien, en primer lugar aquí hay que decir que la esfera pública clásica de la burguesía era un medio de control. En efecto, Kant propuso en su escrito „¿Qué es la ilustración?“ que los eruditos únicamente pudieran hablar cuando en el mismo espacio hubiera un segundo erudito, para que el segundo pudiera controlar al primero. Lo que nadie podía prever era que la gente que leería los diarios sería criticada por el propio diario y por otra gente que también había leído los diaros. Ese era un proceso que, comparado con lo que experimentamos hoy, requiere tiempo. Por lo menos necesita de un día entero, hasta que, por así decirlo, cada uno hubiera leído su diario y fuera a su lugar de reunión, en el salón, el café o donde sea… Pero el resultado fue que lo que aparecía en los diarios y lo que se imprimía en los libros podía ser controlado de manera feroz por alguna autoridad: el redactor, el autor, etc. Muchas cosas eran posibles, ¡pero no todo! La situación en la que hoy nos encontramos, es… como se dice habitualmente y sin ninguna ironía: la tertulia se ve extendida a la esfera pública; y cualquier comentario al azar que se le ocurre a cualquier persona en cualquier lado, encuentra su lugar, incontrolablemente, en los posteos de las plataformas de este mundo. Nos encontramos ante una situación totalemente diferente, porque las autoridades, las opiniones aceptadas por todos, los antiguos canales por donde fluía aquello que debía ser comunicado… ya no existen. Aún así, considero que la diferencia entre lo público y lo privado es importante; pero no le daría más importancia de la que se merece. En cuanto nos enfrentamos a algún tipo de medio (ya sea lengua, escritura, imprenta o electrónica) tenemos que lidiar con efectos públicos; y la dificultad que aparece al intentar escapar de la esfera pública (que cominza en la calle), al intentar recluírnos en nuestra habitación a solas para preparar el discurso público… quiero decir: al pensar en algo y decirlo, en ese momento ya nos encontramos dentro de lo privado y lo público a la vez.
— Y también es característico para la época de la imprenta que se tenga algo concreto entre las manos, ya no podemos decir —como en la época oral—, „dije esto y aquello“, o afirmar cosas, o girar fluídamente en torno a los temas; Por el contrario, existe una mayor persistencia y verificabilidad en esta época.
— Sí; una verificabilidad, un comentabilidad… y surge la idea, por primera vez, que los escritos mejoran con el tiempo, que son mejores cuanto más jóvenes son; y no peores, como se creía en la antigüedad (al tener que copiar los manuscritos a mano, con cada copia se producían más y más errores) . Para mejorar es necesaria la crítica; y la posibilidad del comentario es una forma de control crítico.
— ¿De cuándo data la época de la imprenta? ¿La época de la Humanidad 3.0?
— En efecto, surge con la aparición de los tipos móviles; ese sería el momento más visible, más potente. Comienza en 1520, y termina… ¿en treinta o cuarenta años? Por supuesto, todavía nos encontramos en medio del proceso. No hay „cortes duros„, no hay una fecha exacta, no podemos decir „en octubre de 1973“ comenzó la Sociedad Próxima, es decir: la Sociedad del Ordenador… estas cuatro Edades Tecnológicas se superponen unas a otras. Lo podemos notar en este mismo momento: todavía tenemos que lidiar con el problema del lenguaje.
— ¡Absolutamente!
— ¿Quién dice qué cosa al utilizar qué palabra?
— Y hacia allí apuntaba mi siguiente pregunta: luego de hablar del „4.0“, ¿En donde se encuentra esto que estamos haciendo? ¿Dónde ubicamos a la radio? Porque al mismo tiempo estamos en un ámbito plenamente oral, en una conversación que, así como está sucediendo, no puede leerse en ningún lado y nadie sabe exactamente que pasará a continuación, ni predecir nuestra experiencia… Si lo ubicamos históricamente, diría Edad de la Humanidad 1.0, que venimos arrastrando hace treinta mil años… Y por otra parte, todo esto terminará en un archivo digital
— La radio es sin lugar a dudas 4.0. Es un medio electrónico; electrónico porque puede controlar su propia conexión (es decir: porque posee los medios técnicos para hacerlo), es un medio masivode distribución, de distribución de comunicación (potencialmente) a cada habitante del planeta, si bien es cierto que está atrapada en el famoso modo de „un solo canal„: en este momento ningún oyente puede interrumpir el flujo de las ideas que estamos aquí… „torturando„, estuve a punto de decir [risas]
— ¡Solo yo puedo interrumpirlo!…
— Sí, ¡Ud. puede hacerlo! Quizás pueda decirlo así: creo que la radio todavía está muy influenciada por cierta autopercepción, que mantuvo durante mucho tiempo, de ser la traducción de un producto escrito, una especie de revista… una revista que no existe en papel, sino en el medio del éter; y que muy lentamente fue creciendo y adoptando sus propias verdades electrónicas, podría decirse su conectividad extrema, su apertura a comentarios de todo tipo… de música, de sonido… y también del lenguaje, de noticias, de publicidad, de entretenimiento y seriedad, etc etc etc… en intercambio permanente con los oyentes. Quiero decir: todos recordamos la hipótesis de Bertolt Brecht, quien basado en la radio de los años veinte se imaginó el surgimiento de algo muy parecido a lo que pasó después con la aparición de internet: que llegaría un momento en el que los periodistas, con el micrófono en mano, recorrerían las calles de la ciudad entrevistando a la gente sobre cualquier tipo de cuestiones y que eso sería transmitido instantáneamente a todas partes del mundo.
~ SEGUNDA PARTE ~
— Está escuchando Deutschlandfunk Kultur: el programa de filosofía „Sein und Streit“, y estamos conversando sobre la digitalización con el sociólogo Dirk Baecker, quien publicó en estos días un libro con el título „4.0 o el hueco que deja el ordenador“. La segunda parte del programa se refiere a lo dicho por la antropóloga cultural Aleida Assmann, quién hace pocos días dijo lo siguiente:
„Mientras que la era de la imprenta y la de la fotografía analógica aún estaban centradas en valores como verdad, verificabilidad y evidencia, la era digital está abierta de par en par a la manipulación de información. En abril de este año, un empleado de Google publicó un video que mostraba a Obama diciendo algo que nunca dijo, pero que parecía increíblemente real. Imitando su mímica de forma orgánica y natural. Dentro de poco, cualquiera podrá poner palabras en boca de otros, en el sentido más exacto de la expresión, y nadie será capaz de distinguir en realidad quién es el autor de lo dicho.“
— Sr. Baecker ¿Comparte esa idea sobre la manipulación de la información bajo las condiciones digitales del presente?
— En principio, es una observación correcta, pero existen algunos aspectos que no comparto. En primer lugar, no creo que el fenómeno de las Fake News sea algo tan pero tan nuevo: en el siglo XIX, en el siglo XVIII, ya tuvimos escándalos en los cuales nunca se supo que era verdad y qué era Fake News; pensemos por ejemplo en el caso Dryfus. La palabra „Feme“ (el „rumor“), es una palabra anqituísima, de la que ya se ocupaban los romanos y los griegos, concepto sobre el cual podemos leer en Homero y en Heródoto; el rumor, es decir: la noticia aparentemente cierta, pero probablemente falsa, ha sido la causante de conflictos y guerras, porque irrita a la gente, la enfurece y la lleva a tomar las armas en cuanto se le presenta la oportunidad de ir a la guerra
— Pero también podemos decir que hoy todo transcurre mucho más rápido, porque podemos manipular las imágenes muy fácilmente desde nuestros smartphones y subirlas a Instagram… o pongamos otro ejemplo, uno que ocurrió hace pocas semanas, pocos meses y tuvo gran relevancia política aquí en Alemania: comienza a circular por la red un video sobre los sucesos en Chemnitz, y nadie puede decir con seguridad si fue manipulado o no, y ese video se transforma en muy poco tiempo en una cuestión política, si es real o no, si es fake o no…
— Efectivamente, todo sucede más rápido. También puede corregirse más rápido. En mi opinión, el fenómieno más interesante es el siguiente: ¿cómo surgen estas „burbujas“ de gente, de grupos, de clanes, si lo desea: de redes, las cuales son altamente receptivas a las Fake News y que depositan su fe a cualquier precio el ellas, lugares en dónde las Fake News deben y quieren ser creídas? Creo que ahí se pone interesante, podemos decir que nos enfrentamos a un fenómeno doble, una cara del cual… o mejor dicho: nos enfrentamos a las dos caras de un mismo fenómeno: por un lado está la sobreexigencia que experimentamos por la multiplicidad de informaciones que aparecen durante la… podríamos decir „exploración relajada“ de la red; la sobreexigencia de encontrarnos permanentemente con informaciones que se contradicen, de no saber quién las puso ahí ni porqué, ni saber dónde encontrar mecanismos de autocontrol; y que por eso producen la impresión de encontrarnos solos ante nuestra propia sobreexigencia; y de acuerdo al grado de presión, al grado de emergencia experimentado en la tensión entre el querer-comprender y el ya-no-poder-comprender, nos refugiamos en lo que siempre quisimos creer.
William James escribió en los „Principios de la psicología“… En el año 1890… El hermano de Henry James, cofundador de la psicología pragmática, escribió: „los hombres creeríamos cualquier cosa, si tan solo pudiéramos“, y las burbujas que se cristalizan en torno a las Fake News son… grupos de gente que quieren creer lo que quieren creer; y que cultivan —en el sentido más amplio de la palabra—, las Fake News como objeción a un mundo que no pueden ni quieren comprender. Quiero decir: todas estas palabras, „Prensa Hegemónica“, „Elite“ y todo eso que últimamente está tan en boga, son palabras que describen la sobreexigencia ante un discurso con el que esta sociedad, en su modus operandi moderno de una esfera pública razonable, se auto-in-forma. La sobreexigencia aparece cuando no se encuentra el trabajo que se está buscando, la sobreexigencia aparece cuando ya no se encuentran puntos en común con una sociedad (¡qué se yo de qué manera!) homogénea, y ahí es cuando se recae en el cultivo de las Fake News, que en esencia subsisten no porque deban ser creídas, sino porque otros creen en ellas; es decir: porque otros las comparten.
— ¿No aparece ahí otro juicio sobre el estado actual de la esfera pública digital, según el cual se tiende a la histeria, que todo sucede muy rápido, que es muy vertiginoso, etc.?
— Creo que sí. Aunque no estoy seguro en qué medida esa „histeria“ no sea parte de la descripción externa; ya que que podemos experimentar en nuestra propia… Yo, por ejemplo, lo noto en mi propia dinámica con el E-Mail o en Twitter: la vida en el mundo de los aparatos digitales, de los medios electrónicos, es una vida que posibilita el contacto permanente, y por momentos no solo lo posibilita sino que hasta lo impone, pero que puede ser controlado por nosotros (¡y esto es muy importante!) en la medida en la que participamos del contacto permanente pero siempre a nuestro propio rítmo. Eso que algunos denominan „histeria„,ese tipeo permanente sobre la pantalla de nuetrsos smartphones, para otros es una acción tranquilizante de la comprobación del hecho de que todo está bien: „Nada grave ha pasado, la vida de nuestros familiares continúa por los caminos habituales, en las oficinas, en las secretarías todo está bien, podemos volver a nuestras actividades analógicas“. Es decir: por un lado estamos fascinados (¡y esto también hay que decirlo!) por un lado estamos fascinados por la velocidad con la que somos capaces de comunicarnos con familia y compañeros de trabajo, y por otra parte buscamos todo el tiempo alejarnos de la posibilidad de la comunicación instantánea al asegurarnos de que no sucede nada preocupante; y eso solo es posible si chequeamos nuestros smartphones y después continuamos con nuestras actividades habituales.
— Suena como una descripción empática y sensible de lo que otros denominarían „Adicción al Smartphone“. Está explicando por qué estoy todo el tiempo mirando la pantalla de mi smartphone…
— Sí, bueno… sencillamente no tengo nada que ver con esa descripción, no es mía… Quizás yo mismo sea adicto, los adictos no son conscientes de su condición. Mientras uno crea que tiene las cosas bajo control, uno cree que está libre… libre de los efectos dañinos; y es eso justamente lo que nos introduce en la adicción, desde Baetson que lo sabemos, que describió el fenómeno estudiando a los alcohólicos… alguien que sostiene el vaso y dice „puedo beberte porque no me controlas“, y luego bebe, se convierte así en un adicto.
— Porque la situación se repite…
— Porque la situación se repite. Como dije, esa descripción no es mía; la puedo compartir, la puedo aceptar… pero pienso que ese tipo de crítica a menudo aparece junto a otra descripción paralela sobre la banalidad del contenido de la comunicación. „Estoy caminando en Broadway mientras me como un Hotdog“ ¿A quién le importa? En seguida los críticos de la „histeria“ y la „adicción“ hacen esa pregunta.
— Y las imágenes… que circulan en las redes de los platos de comida… las fotos de los Spaghetti…
— Sí, bueno, debo reconocer que a veces a mí también me molestan un poco [risas]; pero aún así: en medio de este mundo cada vez más nervioso (o quizás siempre haya sido igual de nervioso), es un pequeño, insignificante y maravilloso mensaje que le dice a los demás: „¡Todavía estoy aquí!“ „¡Me interesa lo que están haciendo!“ „Creo que a Uds. también les puede interesar lo que yo estoy haciendo, les envío esta foto y sigo comiendo!“ Lo repito una vez más: es una forma de conectividad tranquilizadora en el medio inquietante del Ordenador.
— Y en este marco, si volvemos a preguntar ¿Cómo, bajo estas circunstancias, se puede construír una esfera pública funcional…? ¿Cómo hacemos? Quiero decir; un público que bajo estas circunstancias… cómo dijo Ud. mismo: es propenso a la falsificación, al Fake, a lo estéril, es propenso a… ¿Cómo decirlo? Propenso a cosas banales que son adictivas.
— Creo que aquí sirve olvidar el singular: no hablar de „el público“ o „la esfera pública“, sino de „los públicos“ y „las esferas públicas“ en entender que existe un publico político, un público estético, un público educativo, un público religioso… Existe hasta una esfera pública del derecho, por ejemplo. Eso implica que la gente sabe perfectamente cuál es su área de interés y siempre está en condiciones (siempre y cuando no esté operando en el estado de amenaza y sobreexigencia del que hablamos antes) siempre está en condiciones de switchear entre lo que está haciendo y lo que no está haciendo, y de observar si lo que está haciendo sigue teniendo sentido… Yo hablaría de „los públicos“ y „las esferas públicas“, en plural.. Y también me parece importante observar, como lo hizo el sociólogo Gabriel Tarde en 1910, me parece importante observar el proceso de retroacoplamiento que se produce entre el público (o si quiere: una parte del público) y su proveedor de opinión correspondiente (por ejemplo el teatro, o el partido, o la iglesia, o cualquier productor de informacion que se le ocurra); un proceso de retroacoplamiento que se produce en un sendero muy angosto y que produce choques y fenómenos de control de aquello que se considera interesante, controlable, productivo; qué es entretenimiento, qué es publicidad, qué es quizás una noticia que amenaza con cambiar cosas o dar lugar a otras… En definitiva, no me importa tanto esa esfera puntual de lo público como representación de la sociedad en su conjunto, ni el desarrollo de una racionalidad social, como lo postula Habermas; si no que por el contrario, confío más el el conjunto de todos los públicos, cada uno de los cuales persigue intereses muchas veces irracionales, pero que en su interacción pueden potenciarse y frenarse unos a otros.
— Y que sin embargo conforman una serie, un „ensamble“ de esferas públicas…
— Funciona, sí, pero en el sentido que de extisten, de que „son„. No me animo a afirmar que cumplan una función positiva para algo, más allá de concentrar atención.
— Su perspectiva también está marcada por, o por lo menos Ud. hace incapié en su libro, que la digitalización de la sociedad… Que la expresión „Digitalización de la Sociedad“ funciona en dos direcciones: La sociedad es digitalizada; y la digitalización es socializada, podría decirse…
— La sociedad es el actor de la digitalización, de alguna manera hay que poner en marcha el aparato digital… hay una ejemplo muy bonito: en los hospitales de este mundo el ordenador tardó cuarenta años en pasar de los sótanos de los centros de cómputos a la cama del paciente… Cuarenta años…. quiere decir que hubo un actor que estaba interesado utilizar ordenadores; y al mismo tiempo (lo muestra la historia) el ordenador es el medio que digitaliza la sociedad(„Sociedad“ en genitivo objetivo). Y uniendo estos dos fenómenos, al final, nos encontramos con una sociedad que se digitaliza a sí misma. Así, nosotros estamos en control…
— Nosotros en el sentido de „Nosotros los seres Humanos
— Nosotros los seres Humanos en esta Sociedad, en donde al mismo tiempo estamos hablando (¡y con razón!) de que los ordenadores son los que determinan cómo interactuamos con los ordenadores
— Llegados a este punto quisiera que pudiera extenderse un poco sobre el tema, sobre todo pensando en el subtítulo de su libro, que suena ta poético… „El hueco que deja el ordenador“, en referencia a Alexander Kluge y su libro „El hueco que deja el diablo“… Aquí el diablo es el ordenador. ¿Cuál es el hueco que deja el ordenador?
— El hueco que deja el ordenador es el hueco en el que la sociedad, con sus formas tradicionales de la Política y la Economía, de la Justicia y de la Religión, etc., de la Familia, con esas formas heredadas, intenta modificar o conservar esa tradición, a favor de una vida con el ordenador y en el ordenador. Dicho más claramente: ningún software, ningún algoritmo puede decirnos cual ha de ser el correcto funcionamiento de la economía o de la política o de la familia; los aparatos digitales y los medios electrónicos están a la espera de que a esta sociedad se le ocurra una idea sobre cómo ensamblar todo, sobre cómo usarlos.
— ¿Es una llamada a la Libertad Humana? ¿A a capacidad de acción?
— Sí, quizás, pero yo no quisiera enfatizarlo tanto porque esa libertad está limitada por las posibilidades técnicas, que están en gran parte predeterminadas
— El hueco que deja el ordenador no es demasiado grande entonces…
— El hueco que deja el ordenador es solo el hueco del diseño de ciertos paquetes de software, y de la utilización de esos paquetes de software… En el hueco que deja el ordenador no hay lugar para preguntarse si podemos esquivar o evitar el ordenador. Ya no podemos.—
  1. En la traducción intenté mantener el carácter oral de la entrevista, lo que no pocas veces desembocó en repeticiones y una cierta falta de coherencia estilística que espero sepan disculpar.
submitted by jupixweb to filosofia_en_espanol [link] [comments]


2018.10.10 00:07 El-Discrepador Velador en centro comercial (Parte 10 Final) [O]

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4
Parte 5
Parte 6
Parte 7
Parte 8
Parte 9
Raúl no se presento a trabajar, no sabía si realizar el recorrido solo o no. En un momento de enojo tome una de las armas y me dirigí a hacer el recorrido que obviamente me llevo el doble de tiempo, en cada puerta o pasillo oscuro llevaba preparada el arma, llevaba también linterna de Raúl. Cuando llegue a zona de muebles la recorrí rápidamente y con el arma lista apuntando hacia adelante, el espejo donde había entrado la mujer el otro día se veía normal. Me dirigí hacia los sanitarios y al entrar al de hombres amartille el arma. Todo normal, ni un sonido fuera de lugar, el baño de las mujeres se encontraba igual. Revise las ultimas puertas y todo se encontraba en orden ese orden incomodo que siempre ha tenido ese centro comercial. En el cuarto de vigilancia me dieron ganas de llorar como si ese recorrido me hubiera lastimado demasiado. Me recosté un rato en el sillón y dormite por un momento. Me levante después de 15 minutos y me dispuse a ver los monitores, todo parecía solo y desolado, yo mismo me sentía abandonado en ese escritorio.
Ese día termine tan cansado que no fui a mi segundo trabajo, fui directamente a casa y dormí hasta entrada la tarde, casi llego tarde a trabajar. Al llegar me informaron que Raúl no se había presentado ese día (Raúl era más puntual que yo y casi siempre llegaba 5 minutos antes de la hora de entrada). Mi jefe me informo que nadie del turno de la mañana estaba dispuesto a apoyarme en el turno de la noche. También me informo que buscarían un nuevo compañero lo más rápido posible. Me senté en la silla a ver los monitores cuando todos terminaron de salir, ese día no hice el recorrido.
Al cuarto día era claro que Raúl no iba a regresar. A pesar de que intente llamar a su casa para saber que le había pasado nadie me respondió. Comencé una rutina para los recorridos para hacerlos yo solo, primero revisaba que las puertas estuvieran aseguradas y después revisaba la zona de productos y las cajas, cuando pasaba por el área de comida me acordaba de los sándwiches que habíamos comido el ultimo día que lo vi y que fue la razón por la que Raúl había ido al sanitario cuando no lo volví a ver. Decido que en las próximas semanas me daría algún tiempo para ir a visitarlo a su casa. Me indicaron que podría llevarle su liquidación, no era mucho dinero pero seguramente le serviría. No sabía que lo vería mucho antes.
Las noches se comenzaron a tonar frías y pesadas, me sentía como un animal atrapado en el centro comercial en cada turno. Poco a poco las situaciones se repetían nuevamente, las cosas comenzaron a moverse o a aparecer y estoy seguro que comenzaba a oír voces. Al principio eran como murmullos o susurros, aunque en un par de ocasiones me pareció oír que murmuraban mi nombre. Pensaba que me estaba volviendo loco y el rumor de aquella voz de alguna manera me comenzaba a hipnotizar. Me comencé a asustar y a dudar de mi cordura cuando por ejemplo recogía un carrito de algún pasillo, lo colocaba con los demás y al regresar al pasillo en cuestión el carrito seguía ahí, o cuando colocaba un articulo fuera de lugar y justo cuando estaba acomodando el articulo y lo tenía aun en la mano, veía otro en el piso. Lo único que me ayudaba a conservar la cordura era que al final del turno cuando salía de ahí en mi otro trabajo nada de eso pasaba y en mi casa todo era normal.
Así paso una semana. Durante la segunda semana todo parecía mejorar con respecto a la casa de mis padres ya que había llegado a un acuerdo con el banco, con la cantidad que había podido ahorrar podía prácticamente liquidar la deuda y recuperar la casa. Otra cosa era el juicio sobre mis negocios. Sin embargo la más importante era la casa de mis padres ya que tenía mucho valor sentimental ya que ahí había pasado toda mi infancia. Recuerdo muy bien que fue un miércoles en la madrugada el ultimo día que estuve de noche en ese centro comercial, no puedo olvidarlo al día de hoy, fue la tercera semana después de que Raúl había dejado de asistir al trabajo.
Parecía que iba a ser un día "normal" dentro del centro comercial, llegue, recibí los reportes del día, la gente salió como siempre y me dedique a vigilar los monitores antes de comenzar el recorrido habitual. Tenía preparada el arma como en los días anteriores y estaba sobre el escritorio con el seguro puesto. Me senté a ver los monitores casi a las 12:00 de la noche. Vi algunas sombras en el monitor pero nada especial, parecían manchas de la cámara o algún insecto que se acerco demasiado por medio segundo en las cámaras, ya antes había sucedido. Me sentía mas cansado de lo habitual por lo que me tome un café. Me dirigí al sanitario dentro del cuarto de vigilancia y me mire al espejo, las ojeras parecían más acentuadas esa noche, "que noche tan pesada me espera" dije para mí mismo. En ese momento oí ruidos en el radio interferencia como había sucedido alguna otra vez. "Tsss, hola, hol.., ¡ayudaaaaa!, jajaja, ¡nooooooo!, jajaja, Javieeerrrr, ¡No quiero estar aquí!..... ¡noooo dejameeeee!...." fueron algunas de las palabras que pude identificar. Todas las voces eran diferentes, de hombres mujeres e incluso una que otra de niños o adolescentes "gente jugando con las bandas de radio" pensé. Algunas parecían reales, otras parecía que fueron grabadas bajo el agua o algún tipo de filtro. Me dispuse a tomar una siesta de 15 minutos para iniciar el recorrido y despejarme, me recosté en el sillón y puse mi alarma. Me quede profundamente dormido y no recuerdo si soñé algo, sin embargo me desperté porque empecé a oír el llanto de un niño justo en mis oídos "¡buaaaa, ¡buaaaaa!, ¡sob! ¡sob! ¡buaaaaa!" me desperté con la cabeza dolorida y el llanto en mis oídos, creo que me acoste en mala posición porque me dolía el cuello me sentía más cansado que al principio. "¡Rayos!, Me quede dormido?" Vi la hora y había pasado dos horas y mi alarma o no sonó o no la escuche, a mi me parecía que apenas me había recostado. Me dirigí a los monitores y todo parecía normal, sin embargo el llanto del infante aunque se oía mas lejano que al principio. Me tomo un par de minutos razonar la hora que era y que el sonido del llanto se estaba oyendo en el centro comercial y no solo en mi cabeza.
"¿Que está pasando?" me pregunte, tome la lámpara y el radio y me dirigí rápidamente hacia abajo a buscar el origen del sonido, sentía la cabeza como despegada del cuerpo y al mismo tiempo nebulosa y desorientada. Molesto empecé a buscar el origen del llanto, parecía que provenía del otro lado del centro comercial en el área de muebles o sanitarios. A medio camino sentí mucha ansiedad porque si alguien había olvidado un bebe o un niño dentro del centro comercial yo no había revisado sino hasta altas horas de la noche, "seguro me van a despedir por esto" pensé. A medio camino desapareció el llanto, no se oía nada, me di cuenta que no llevaba el arma, mi mente se comenzó a aclarar un poco. "Demonios, deje el arma en el cuarto", justo comenzaba a dirigirme de regreso al cuarto de vigilancia cuando volví a escuchar el llanto "¡buaaaa, ¡sob! ¡buaaaaa!,¡sob! ¡buaaaaa!", el llanto era agudo y se escuchaba más claramente, el llanto provenía del sanitario de mujeres al parecer. me dirigí al sanitario con paso apresurado, cuando estaba frente a la puerta y levantando la mano para tomar el picaporte mi mente reacciono. Vino a mi memoria el incidente de Raúl y el susto que había recibido por la mujer que habia entrado al espejo. En ese justo instante el llanto se escucho más fuerte.
"¡Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA, sob, Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA!," Ahora el llanto se oía al principio pero al final era una risa burlona y chillona de una mujer, animalesca y terrible como de triunfo que me taladro los oídos, me helo la sangre y me paralizo, sentí como la fuerza de los pies me abandonaba y los cabellos se me levantaron como si alguien tirara de ellos hacia arriba. "Sob, snif, Buaaaaaaaa JAJajAJajauuuuuaaAaAa, snif, Buaaaaaaaa JAJajAJajAjAjAJaJAjA!, JAjAJaAJAaJAajAJaaa," La puerta se abrió abruptamente y ahí solo había oscuridad y el llanto-risa se oía más fuerte que me cimbraba los huesos. Comenzaron a aparecer en aquella oscuridad ojos grandes y pequeños como si despertaran abruptamente de un largo sueño, ojos enrojecidos o amarillentos enfurecidos, llenos de odio, hambre, desesperación y muerte. Poco a poco iban apareciendo mas y mas hasta llenar casi toda la oscuridad, intente caminar hacia atrás pero el tiempo parecía detenido, sentía que mi mente colapsaba, los ojos malditos comenzaron a arremolinarse como si un vórtice dentro del baño de mujeres los absorbiera succionando a la vez el llanto-risa "¡buaaaajajajaja, ¡sob! ¡buaaaaajajajaa!, ¡snif!. Caí de espaldas e intente alejarme pataleando con todas mis fuerzas, sentía claramente que ese vórtice me absorbía con intensa furia. Se oían voces que provenían de dentro del vortice "¡Ayudaaaa, !Nooooooo!, !Eres parte de nosotros Javier!, !No escaparas!, !Eres mío!, ¡ Arrrghghhh!, ¡Jajajaja!, !mátalo ya!, !correeee!, !GRRRhhhhglubglub!" Muchas de esas voces graves y cavernosas. En mi desesperación por huir de ahí, pude ver como un gran dedo largo huesudo de piel grisácea y podrida con una uña larga sanguinolenta puntiaguda arqueada como un gancho salía de esa oscuridad e intentaba atraparme. Me di vuelta para levantarme y salir corriendo y sentí una punzada en la espalda, Muchas de las voces gritaron triunfantes "¡SIIIII UNO MAS!, "!DAMELO A MI!, !COME CON NOSOTROS!", "¡QUE SUFRA CON NOSOTROS YAAA¡" ¡JEJEJE!, Mientras otras decían "¡NOOOO!, ¡NO DEBISTE VENIR NUNCA!, ¡PORQUE NO CORRISTE!, ¡SALVAME!. Mi mente no pudo mas grite con todas mis fuerzas mientras sentía que ese dedo me arrastraba "¡ALGUIEN AYUDEME! ¡NOOOOO!, ¡¡DEJAME EN PAZ!!, ¡¡AARRRGHHH!!. Mi mente y cuerpo no pudieron mas y mi desvanecí.
Corriendo por un largo pasillo oscuro con miles de puertas a ambos lados, intenta abrirlas y todas estaba cerradas, las voces y la oscuridad se me venían encima y corría y corría con todas mis fuerzas. Iba llorando y pensaba en la vida que había llevado, en mis padres y en las cosas materiales que me habían importado en la vida pero en esa oscuridad lo único que me importaba era mantener mi existencia y mi mente. Esa oscuridad inmensa estaba cerca y podía oír las voces, corría con todas mis fuerzas, sentía que esa cosa me desgarraba y cada pedazo de mi que quedaba atrás desaparecía para siempre en medio de mucho dolor. Cuando sentía todo perdido y que no podía mas, vi una tenue luz apenas del tamaño de un insecto, corrí con toda el alma y sentía que desaparecería con ese último esfuerzo, cuando me acerque a la luz vi que provenía de una puerta que abrí presuroso y entre, una gran luz me inundo. Me encontré en una habitación con un gran ventanal a la izquierda del cual emanaba una luz reconfortante y cálida que lo inundaba todo, en la cama que estaba en medio de la habitación estaban sentados mis padres. Súbitamente toda la desesperación y miedo se desvanecieron al instante, con lagrimas en los ojos mis padres me abrazaban y yo lloraba pero ahora de felicidad. En mi mente parecía que todo lo sufrido dejaba de tener sentido con el simple hecho de estar ahí. Mis padres no me dijeron nada pero parecía que me lo decían todo tan solo con su presencia. Me sentía tranquilo, amado y feliz. Del otro lado de la puerta estaba la oscuridad pero ya no sentía miedo, me llamaba "Javieeeerrrr ggrr, Javieeerrr, Veeeennn, veenn ggrrr con nosotroossssss, ¿dóndeeee essstaassss?". Mi padres me tomaron de las manos y me sentaron en la cama, me daban un beso en la frente y me decían "no te preocupes", Salían por la puerta y me quedaba ahí pensativo, me sentía dichoso. Desperté al otro día con los ojos llorosos y un dolor agudo en la espalda, estaba amaneciendo. Mi mente recordaba el terror que había vivido, pero mi corazón se sentía en calma. Me dirigí al cuarto de vigilancia, faltaba un poco más de una hora para que comenzaran a llegar los empleados, en mi corazón sabía exactamente lo que iba a hacer. Los empleados llegaron, les deje pasar como todos los días y todos me vieron un poco asustados como si sintieran pudieran sentir mi felicidad y no creerlo. En cuanto llego mi jefe renuncie y solicite mi liquidación, por un momento quiso decirme algo pero después de un par de segundos me los concedió.
"Es una pena que te vayas, ¿sabes?, tu perteneces aquí" me dijo y me puso en alerta. "Sí, bueno, creo que mi tarea aquí ya se cumplió" Dije, mi jefe me miro extrañado. "Si algún día quieres reg......" "No creo que vuelva a regresar a trabajar aquí" dije abruptamente. "Bueno, puedes pasar por tu liquidación la semana que viene y dile a Raúl que pase también, no se vaya a escapar de esta también". " ¿Que dijo?" "Nada, nada, si quieren pasen juntos la semana que viene" Me dijo un poco molesto.
Me dirigí a mi otro trabajo y todo fue bien. Esa dicha o felicidad que sentí estando con mis padres me duro al menos tres días durante los cuales dormí como no dormía desde mi niñez. Ese fin de semana decidí ir a ver a Raúl a su casa. Fui un domingo temprano, me abrió su mama cuando llegue a su casa, cuando le explique la situación me indico que pasara porque Raúl no estaba en ese momento porque había ido a misa. Esto me extraño ya que según me había dicho era ateo. Su mama me invito a sentarme en la sala pequeña, me ofreció un café que acepte gustoso. Su madre me interrogo.
"Quisiera preguntarle que sucedió el día que Raúl dejo ir a trabajar, llego aquí muy agitado, tenia calentura y durante la noche se despertaba gritando, parecía que deliraba por lo que lo llevamos al hospital. Estuvo internado tres días y bajo mucho de peso, cuando le preguntamos simplemente nos dijo que había comido algo que le había caído muy mal, después de que lo trajimos a casa nos dijo que quería ir a la iglesia y nos pareció un chiste, el nunca ha creído en dios y la única que es católica es mi hermana, pensamos que el regalo que ella le dio lo mal influencio." dijo su mama un poco preocupada.
"No puedo decirle nada señora, ese día Raúl se fue muy apresurado y no he podido comunicarme con él hasta el momento." Se escucho claramente que alguien abrió la puerta. Raúl entro y cuando me vio palideció, miro a su mama y a mí y no supo que decir. "Mira hijo quien vino, es tu compañero de trabajo", "Ehhh sí, eso veo mama" dijo Raúl. "Raúl, vine a verte porque me tenias muy preocupado, además me autorizaron a decirte que puedes ir por tu liquidación la próxima semana". "No pienso volver ahí" dijo Raúl abruptamente. "Pero Raúl, necesitas el dinero para la escuela." dijo la mama de Raúl. "No te preocupes Raúl, podemos ir juntos la semana próxima", " ¿Qué? ¿ya no trabajas ahí?", "no, renuncie hoy mismo, también traigo la lámpara que olvidaste, me sirvió de mucho". Raúl se quedo viendo la lámpara pensativo y dijo "vamos a mi cuarto quiero mostrarte algo", "Está bien" dije. "Preparare mas café y unas galletas" dijo su mama, "Esta bien mama, por aquí Javier por las escaleras". Llegamos a una habitación modesta pero ordenada con un escritorio y una ventana al fondo que daba hacia la calle, tenía varios libros en las repisas arriba de la cama y pude ver una biblia. También vi un Cristo colgado en una de las paredes. Me senté en la cama, Raúl se sentó pensativo en la silla del escritorio.
" ¿Por que ya no trabajas ahí?" Dijo Raúl. "Bueno, es una larga historia pero vine principalmente para saber que te paso a ti". "Hmmm, no sé a veces dudo que haya pasado pero cuando llega la noche o pienso un poco en ese día siento mucho miedo, a veces pienso que enloquecí". Después de un rato pensando dijo "no sé si me vayas a creer pero, ¿recuerdas que me sentía mal del estomago y fui al sanitario?", "Si, lo recuerdo bien". "Bueno pues entre a uno de los cubículos, deje el radio y la lámpara en el piso y cuando me disponía a salir oí ruidos en el cubículo de al lado, me asome por debajo y vi un pie descalzo como si alguien estuviera en el cubículo de al lado, tarde un par de segundos en asimilarlo, tome la lámpara y salí, El pie seguía ahí cuando salí y cuando iba a abrir la puerta vi que comenzó a moverse, como si bailara pero solo se veía un pie nada más. Cuando abrí la puerta la luz se fue, incluso la de mi lámpara y un miedo muy intenso me inundo el cuerpo. El cuarto se enfrió de inmediato, golpee mi lámpara y destello un poco, en esos pocos destellos me pareció ver que ya no estaba en el sanitario sino en algún otro lugar sin paredes lleno de personas o mejor dicho sombras. Golpee la lámpara nuevamente y encendió muy tenuemente, me dirigí hacia la puerta de salida y sentí que algo me lo impedía como si cientos de brazos me agarraban por la espalda, comencé a oír voces que me reclamaban, me pedían ayuda o decían mi nombre. Ya para entonces pensaba que me estaba volviendo loco y con todas mis fuerzas me dirigí hacia la puerta, cuando la abrí y entro la luz del centro comercial, algo me rasguño en la espalda y sentí que me jalaban de la cadena que me había regalado mi tía. Grite y caí al suelo, me voltee para ver qué era lo que me detenía y pude ver un ser demoniaco y terrible, con una sonrisa maquiavélica llena de dientes grandes y sucios, me llamaba con sus largos dedos y podridos, el olor era nauseabundo, lo podía oír en mi cabeza junto con un conjunto de voces que reclamaban mi ser y mi alma como suyos. Mi mente se negaba a creer lo que estaba viendo. No sé cómo me levante e intente correr hacia el cuarto de vigilancia con la lámpara en la mano, podía oír como alguien decía mi nombre desde esa dirección. Cuando ilumine hacia arriba pude ver al guardia con la cara hinchada y desfigurada pero con la misma sonrisa maquiavélica y burlona que acababa de ver hace un momento. No pude mas y salí corriendo de allí. Corrí sin parar por un par de cuadras, estaba empapado de sudor y por la lluvia, me quede no se cuanto tiempo abajo de la luz de una farola, todavía podía oír esas voces en mi cabeza y me dolía mucho la espalda. No quería alejarme de esa luz, sentía que si me acercaba un poco hacia la oscuridad esa cosa me atraparía o vería esa cara demoniaca. Cuando amaneció y el sol ya se podía ver, me dirigí hacia aquí, quise descansar y no pude. Podía ver entre sueños seres demoniacos oía las voces y sentía esa punzada en mi espalda. No recuerdo más, me dijeron que estuve delirando en el hospital, cuando desperté me preguntaron que sucedió y solo les dije que un sándwich me había caído mal, aunque los médicos no se lo creyeron ya que no tenía ninguna infección intestinal. Al final solo le dijeron a mis padres que había enfermado por exceso de trabajo."
Nos quedamos pensativos un momento y Raúl me dijo sin tapujos "Y a ti, ¿te sucedió algo?"Le conté lo que me había sucedido y volvió a palidecer, cuanto termine la historia, un libro cayo de la repisa sobre la cama aparentemente sin que nadie lo tocara. Nos quedamos mirando un momento, Raúl lo levanto y me dijo "sabes, nunca habría creído en esas cosas si no las hubiera vivido pero ahora no tengo dudas, creo también que ese día la cadena que me regalo mi tía me salvo de esa cosa."
Toc toc, "¿se puede pasar?" dijo la mama de Raúl, "si" respondió Raúl, nos sirvió el café y dejo unas galletas. Después de tomar un sorbo de café Raúl me dijo "Esto es lo que quiero mostrarte". En su computadora tenía un conjunto de noticias de periódicos y algunas fotos sobre el centro comercial.
"He estado investigando sobre el centro comercial y parece que es propenso a los accidentes y hasta desapariciones, mira por ejemplo esta, un guardia del turno nocturno murió salvajemente golpeado en el cuarto de vigilancia, lo atribuyeron a un asalto, sin embargo en este periódico uno de los guardias del turno matutino dijo que el cuarto estaba cerrado desde dentro y no había ningún faltante de mercancía." había muchas noticias sobre accidentes de clientes y del personal que laboraba ahí. Parecía que el centro comercial atraía ese tipo de cosas.
"Mira esta otra noticia, habla sobre una mujer embarazada que entro a los sanitarios y tuvo un aborto ahí mismo. Aquí una persona tomo un cuchillo de los de exhibición y se saco los ojos diciendo que no quería ver las horribles criaturas que estaba ahí, fue llevado a un manicomio. En esta dicen que a dos guardias los encontraron afuera del centro comercial porque oyeron ruidos y rugidos como si un gran animal estuviera dentro del centro comercial, cuando llego la policía y revisaron no había nada. Aquí está el incidente del estacionamiento subterráneo el ataque de las ratas." "Mira, es la foto de nuestro jefe, aparece en un par de fotos pero son de hace muchos años, "Mira, es la foto de nuestro jefe, aparece en un par de fotos pero son de hace muchos años lleva ahí al menos 17 años."
"Hmmm, si tienes razón ahí se ve mucho más joven y sin ojeras", fue lo único que pudimos que averiguar sobre los incidentes que habían sucedido anteriormente en ese centro. Después de esto nos pusimos de acuerdo para ir a cobrar nuestras liquidaciones, Raúl estaba muy renuente a ir pero le asegure que lo acompañaría y además iríamos a medio día. Después de mucho pensarlo lo pude convence, además ya se había inscrito a un curso y necesitaba el dinero.
El día llego para cobrar nuestra liquidación, nos pusimos de acuerdo para vernos en la pequeña fonda donde regularmente desayunábamos y comimos algo. La señora nos hizo la observación que ya no habíamos ido y le comentamos que ya no laborábamos ahí. "¡Qué bien!, espero que les este yendo mejor, el postre va por cuenta de la casa". Esto nos sorprendió debido a que casi nadie te felicitaría por perder un empleo y menos uno bien pagado. Decidimos no hacer preguntas y dirigirnos al centro comercial, justo al llegar, los dos titubeamos por un momento si deberíamos entrar o no, al final entramos decididos y nos dirigimos a la oficina de nuestro jefe. El centro comercial parecía otro lleno de gente y al medio día. Nos dirigimos a la oficina de nuestro jefe tocamos la puerta. "¡Entre!"dijo la voz del otro lado de la puerta, al abrirla nos dimos cuenta que no estaba nuestro jefe habitual sino otra persona. Le indicamos quienes éramos y a que íbamos. "Ah sí, las liquidaciones, su jefe me instruyo sobre esto, no pudo estar aquí hoy porque se ha sentido mal en los últimos días", nos entrego a ambos un sobre con dinero y nos hizo firmar un documento de confidencialidad que nos impedía hablar algo sobre cualquier cosa que hubiera sucedido en el centro comercial, Raúl y yo nos miramos extrañados y lo firmamos sin hacer preguntas. Salimos de ahí rápidamente y en la salida nos abrazamos, nos deseamos suerte mutuamente y no nos volvimos a ver.
Sentado en el sillón de la casa de mis padres, ahora mi casa, un año después de lo sucedido me encuentro leyendo el periódico, hay una noticia sobre el centro comercial. Esta noticia dice que mi jefe a desaparecido sin rastro alguno. Las declaraciones las hace la misma persona que nos entrego las liquidaciones a Raúl y a mí. Se le nota un poco avejentado y se le notan unas inconfundibles ojeras.
P.D. Los nombres han sido cambiados por el contrato de confidencialidad mencionado.
submitted by El-Discrepador to nosleepenespanol [link] [comments]


2018.07.05 20:11 master_x_2k Enredo IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo IX

Querida Miss Militia...
¿Estaba mal comenzar con querida? ¿Implicaba eso más amistad o intimidad que la que existía? ¿Parecería una burla?
Miss Militia, nos encontramos esta noche...
No. Si fuera por esa ruta, ella podría tirarla a un lado junto con todos los otros correos de admiradores que recibió.
Miss Militia, usted me conoce como Skitter, pero realmente no me conoce...
Mejor, pero no me gustó el tono. Lo dejaría como está, seguiría adelante y volvería más tarde.
*...*Verá, no soy un villano, a pesar de...
¿A pesar de que? ¿A pesar del hecho de que aterroricé y lastimé a mucha gente inocente? ¿A pesar de que casi había matado a Lung y luego le había cortado los ojos? ¿Que tenía casi doscientos ochenta mil dólares en dinero ilegítimo a mi nombre?
Me estremecí, saqué mis manos de mis bolsillos y arreglé mi sudadera para cubrir mi estómago expuesto. Después de llegar al departamento, Brian sugirió que estábamos demasiado cansados ​​para discutir la propuesta de Coil, por lo que postergamos toda la discusión hasta la mañana. Me alegré por la excusa para evitar oír o ver algo que pudiera hacer esto más difícil. Además, le había prometido a mi papá que estaría en casa esta noche.
Eran más de las nueve, así que el autobús del ferry solo llegaba cada noventa minutos. Pensé que era mejor caminar a casa que esperar. También podría usar el estiramiento, dado el abuso que mi cuerpo había sufrido mientras montaba a Judas.
Metiendo las manos en los bolsillos, volví mis pensamientos a que diría en mi carta a Miss Militia. Taché “a pesar”. ¿Otro enfoque, tal vez?
...Lo creas o no, mis intenciones todo el tiempo han sido buenas. Me uní a los Undersiders en primer lugar para ayudarles. Para ayudar a esta ciudad...
¿Era eso completamente cierto? No. Si fuera sincera conmigo misma, parte de la razón por la que me había unido y me había quedado con los Undersiders era porque me había sentido sola. ¿Qué tal si ofrecía algo de honestidad?
...Me tomó por sorpresa lo fácil que fue que me agradaran. Estaba en un mal momento, y me aceptaron. Así que escribir este correo electrónico es difícil. Pero es necesario. Al final, decidí seguir este camino porque sirve al bien mayor...
Eso fue lo que me dije a mí misma, mas temprano, antes de irnos para el trabajo. Que seguir con esos tipos representaría el mayor riesgo para los inocentes, que eventualmente llevaría a alguien a quedar atrapado en el fuego cruzado, o que me arresten por algo serio.
Pero ahora tenía el plan de Coil que considerar. ¿Realmente estaba siendo honesta acerca de cómo planeaba ayudar a esta ciudad? No tenía ninguna razón para creer que él estaba mintiendo, y Tattletale lo estaba avalando. Pero al mismo tiempo, el símbolo de Coil era una serpiente, y Tattletale había ocultado la verdad y me había engañado antes.
La pregunta era, ¿estaba tomando esta ruta porque serbia al bien mayor? No. O al menos, no estaba segura de que fuera mi razón para tomar una decisión u otra.
¿Por qué lo estaba haciendo, entonces?
Había sido una pregunta difícil de responder horas atrás, y ahora era doblemente difícil. Suficiente como para asustarme. ¿Cómo había llegado a este punto?
Mi mente se remontó a una ves que me senté en una de las clases de la universidad de mi madre. No podría haber tenido más de diez años, mi padre había estado ocupado y mi madre no había podido encontrar una niñera. Así que había sido precoz, orgullosa como un demonio de estar sentada en esa conferencia de inglés con adolescentes y veinteañeros y entendiendo lo que mi madre estaba diciendo. Incluso habíamos leído el libro juntas, durante las semanas anteriores, así que sabía el material. El libro Las Naranjas no son la Única Fruta.
Mientras estaba sentada y escuchando, un hombre mayor había entrado y se había sentado a mi lado, en la última fila. Con una voz amable, había murmurado un comentario sobre cómo mi madre era una excelente profesora. Luego, unos minutos más tarde, cuando reuní el valor suficiente para levantar la mano y responder a una de sus preguntas, él me había hecho un cumplido a mí, se levantó y se fue. A pesar de todo mi orgullo por mi madre y propio, lo que me sorprendió del encuentro fue el cabello del hombre. Un ridículo peinado para cubrir calvicie.
Después de que la clase había terminado y mi madre me había llevado a casa, mencioné al hombre, y ella lo identificó como el jefe de su departamento, su jefe. Luego mencione el peinado y lo mal que se veía.
“Míralo desde su perspectiva”, me había explicado. “Tal vez, hace mucho tiempo, comenzó a perder un poco de cabello, pero podía cepillarlo hacia un lado de una manera que hacía que no se notara mucho. Cada año que pasaba se cepillaba el pelo un poco más. Fue gradual, algo a lo que lentamente se acostumbró, viéndolo en el espejo todas las mañanas y todas las noches. Muchos pequeños pasos.”
“¿Por qué alguien no lo señala?” Yo le había preguntado.
“No tiene a nadie que se lo señale”, me había respondido, “y cualquiera que lo conozca lo suficientemente bien no quiere herir sus sentimientos, incluso si fuera mejor a la larga.”
“Tú podrías”, le dije.
Así que ella lo hizo, más tarde esa semana. Fue brutalmente honesta con el viejo jefe del departamento de inglés. Según ella, se había cortado el pelo y luego le había dado las gracias en una fecha posterior. Ese evento y lo que mi madre había hecho después siempre quedó grabado en mi memoria.
Tragué un nudo en mi garganta. Siempre me tomaba desprevenida, lo mucho que la extrañaba, cuando pensaba en ella. Daría cualquier cosa por una conversación de treinta minutos con ella, en este momento. No tenía la menor duda en mi mente de que podría haberle dado sentido a todo, poner las cosas en términos tan simples que resolverlo parecía fácil.
Tuve que parar, mirar hacia arriba, parpadear para contener las lágrimas en mis ojos, y tomar una respiración profunda antes de seguir.
¿Era mi situación la misma que la del anciano? ¿Me había permitido deslizarme gradualmente a una mala situación, debido a mi falta de perspectiva más allá de lo que estaba sucediendo dentro de mi propia cabeza?
No había estado pensando en esto claramente. Todavía tenía la confianza suficiente para poder enviar ese correo electrónico, hacer la llamada... pero antes de hacerlo, tenía que ordenar mis pensamientos. Componer la carta en mi cabeza no funcionaría, necesitaba las palabras en la pantalla de mi computadora frente a mí, palabras concretas en blanco y negro.
Caminé por la parte trasera de mi casa y busqué las llaves en mi bolsillo. Antes de que pudiera obtenerlas, mi padre abrió la puerta.
“Taylor. Es bueno verte sana y salva.” Mi papá parecía cansado, años más viejo que la última vez que lo vi.
Le di un breve abrazo, “Hola, papá. ¿Recibiste mi mensaje, diciendo que llegaría tarde?”
“Lo recibí.” Él cerró y puso llave a la puerta detrás de mí. “¿Qué pasó?”
Me encogí de hombros cuando me quité la sudadera, me aseguré de que mi spray de pimienta, el teléfono y las llaves estuvieran todos en los bolsillos, luego la colgué junto a la puerta. “Nada importante. Estuve en casa de Brian, lo ayudé a armar muebles, luego su hermana y la asistente social de ella llegaron sin previo aviso. No pude encontrar una manera de irme sin que fuera algo incómodo.” Lo que sucedió, casi, solo más temprano.
“Ya veo”, murmuró. “¿Estaban ustedes dos solos?”
“No”, le mentí, para evitar que obtuviera la impresión equivocada. “Al menos, no por mucho tiempo. Lisa se fue unos minutos antes de que el asistente social pasara por allí.”
“Y tienes una camisa nueva, ya veo. Es agradable.”
“De Lisa”, mentí, retorciéndome un poco bajo el escrutinio.
“Ah”, asintió.
“Voy a ir a mi habitación, si eso está bien. Estoy algo agotada.”
Mi papá negó con la cabeza, “Preferiría que te quedaras para hablar.”
No es lo que quería hacer. Mi mente estaba bastante llena de basura y debates internos que no quería preocuparme de inventar más mentiras para mi padre.
“¿Podemos hacerlo mañana por la mañana?” Le ofrecí, retirándome hacia la puerta del frente, presionando mis manos en un gesto de súplica. “Realmente necesito sentarme en mi computadora por un minuto y organizar mis pensamientos.”
Empujé la puerta y no se abrió. Extraño. Probé el pomo de la puerta, y no sirvió de nada.
“La puerta está atascada”, dije.
“La puerta está cerrada, Taylor. También lo está la puerta de la sala de estar.” Mi papá me respondió. Cuando lo miré, él me mostró la antigua llave en su mano.
Mientras miraba, sacó dos sillas de al lado de la mesa de la cocina, colocó una en el centro de la habitación, luego colocó la segunda silla contra la puerta trasera y se sentó en ella.
“Siéntate.”
“Papá, esta noche no es realmente-”
“Siéntate.”
Mi corazón se cayó de mi pecho. O al menos, así se sintió. Sentí una fea sensación amarga en el estómago.
“Hablé con tu escuela hoy”, me informó, confirmando ese sentimiento desagradable.
“Lo siento.”
“Te has perdido casi un mes de clases, Taylor. Tres semanas. Te has perdido pruebas importantes, las fechas de vencimiento de proyectos, la tarea... dicen que puedes perder el año, si no lo has hecho ya.”
“Lo- lo siento”, me repetí.
“Tal vez podría entender, sé con lo que has estado lidiando, excepto que no solo no me contaste nada. Me mentiste.”
No pude formar las palabras para otra disculpa.
“Llamé a la escuela para obtener una actualización sobre cómo te estaba yendo, y me dijeron que no habías asistido a clase por un tiempo, y no supe qué hacer. Yo solo- me sentí completamente perdido. Llamé a tu Nona.”
Hice una mueca. Nona era la madre de mi madre, una mujer austera que nunca había aprobado totalmente a mi padre como pareja para su hija. No habría sido fácil para él hacer esa llamada.
“Ella me convenció de que tal vez estuve demasiado concentrado en ser tu aliado, y no me concentré lo suficiente en ser tu padre. Si ella me hubiera dicho eso hace una semana, le hubiera colgado. Pero después de hablar con tu escuela, dándome cuenta de lo mal que te fallé...”
“No me fallaste”, le dije. Me sorprendió que mi voz se rompiera un poco con emoción.
“Lo hice. Está claro que lo que hemos estado haciendo no ha funcionado, si estás en esta situación, si no puedes hablar conmigo. No más secretos, no más medias verdades. Así que nos quedaremos aquí toda la noche si es necesario. Incluso faltaré al trabajo mañana si tengo que hacerlo, pero vamos a hablar.”
Asentí con la cabeza y tragué saliva. Todavía no me había sentado en la silla que había dejado en el medio de la cocina.
“Yo, um, necesito usar el baño.”
“Está bien”, se puso de pie. “Te acompañaré hasta allí y te llevaré de vuelta a la cocina después.”
“¿Me estás tratando como si fuera una prisionera?”
“Eres mi hija, Taylor. Te amo, pero sé que está pasando algo, y no es solo el acoso, o tiene algo que ver con el acoso que aún no has mencionado. Tengo miedo por ti, Taylor, porque me estás evitando y callando incluso si eso significa abandonar la escuela.”
“Entonces fuerzas mi mano haciéndome tu prisionera”, le respondí, dejando que la rabia y el dolor se apoderaran de mi voz. “¿Crees que esto esta remotamente bien, después de todas las veces que fui acorralada por esas perras de la escuela? ¿Tengo que volver a casa con esta mierda de abuso de poder también?”
Mi papá me respondió con la mayor paciencia, “Espero que sepas que estoy haciendo esto porque te amo.”
Lo sabía. La cosa era que eso no lo hacía ni un poco más fácil de manejar.
“¿Necesitas ir al baño, Taylor?”
Negué con la cabeza. Lo que necesitaba era salir de esta habitación. Lo vi fruncir los labios, sabía que era consciente de que acababa de buscar un escape.
“Habla conmigo, Taylor.”
“No tengo ganas de hablar.” Crucé la habitación para probar las otras puertas, la sala de estar y el sótano. Cerradas.
“¿Por qué insistes tanto en escapar?”, Preguntó. Pude escuchar el dolor en su voz, lo que no me hizo sentir mejor. “Por favor, solo relájate, siéntate.”
Sentí el crujido de mi poder en los bordes de mi conciencia, me di cuenta de que estaba apretando los puños. ¿Por qué las personas en las que se suponía que podía confiar eran las personas que se volvian contra mí, me arrinconaban y me hacian sentir lo peor? Emma, ​​la escuela, Armsmaster, ¿ahora mi papá?
Pateé la silla, lo suficientemente fuerte como para hacer una marca cuando golpeó la nevera. Los ojos de mi padre se agrandaron un poco, pero él no se movió ni habló. Pude sentir el tirón de mi poder a medida que los bichos de mi vecindario comenzaron a moverse a mi ubicación. Tuve que cancelar intencionalmente la orden para hacerlos retroceder y volver a su comportamiento normal.
No sintiéndome ni remotamente mejor después de mi abuso de la silla, empujé los libros de cocina y las impresiones fuera de la estantería al lado de la nevera, dejándolos caer al suelo. Un marco de foto que se había escondido en el medio de la pila se rompió cuando golpeó el suelo.
“Maldita sea”, murmuré. Todavía no me sentía mejor, y me costaba más mantener el enjambre a raya.
“Las posesiones pueden ser reemplazadas, Taylor. Ventila como necesites.”
“¿Papá? P-” Tuve que parar por unos segundos hasta que sentí que podía recuperar el aliento y hablar sin que mi voz se rompiera, “¿Hazme un favor? ¿Quédate callado un momento y déjame pensar?”
Me miró cuidadosamente antes de responderme. “Bueno. Puedo hacer eso.”
Sin otro lugar donde sentarme, puse mi espalda a la pared debajo de la estantería que acababa de limpiar y me dejé caer al suelo, mis piernas hicieron sentir sus protestas cuando puse mis piernas contra mi pecho. Crucé mis brazos, descansándolos sobre mis rodillas, y enterré mi cara contra ellos.
Sabía que eran las 9:24 cuando entré. Para el momento en que suprimí los bichos, controlé mi poder y me sentí segura para levantar la cabeza, eran las 9:40. Mi papá todavía estaba sentado en la silla.
Solté un largo suspiro, silencio, luego enterré mi cara en mis brazos otra vez.
¿Ahora qué?
Vamos, Taylor. Te has enfrentado a Supervillanos en situaciones de vida o muerte. Te enfrentaste a Armsmaster esta noche. ¿Es tan difícil enfrentar a tu propio padre?
No. Diez veces más duro.
Pero tenía que enfrentar el problema de la misma manera. Catalogar mis opciones, mis herramientas a mano. La violencia física estaba fuera. Lo mismo usar mi poder. ¿Qué me dejó eso?
La situación era en definitiva la misma, decidí. Todavía tenía que escribir esa carta a Miss Militia, organizar mis pensamientos. El problema era que ahora tenía algo más que hacer. Tenía que confesarle a mi padre lo que había hecho.
No estaba segura de poder decirlo. Mi garganta estaba cargada de emoción, y dudaba de poder organizar mis pensamientos lo suficiente como para convencer a mi padre de que había hecho todo por las razones correctas. Abría la boca para decírselo, tartamudear lo básico, quizás incluso se viera preocupado al principio. Luego, mientras seguía hablando, sin poder describir adecuadamente lo que había hecho y por qué, pude ver que su rostro se convertía en confusión. ¿Después de eso? ¿Disgusto, desilusión?
Una pequeña parte de mí murió en el interior al pensarlo.
Lo escribiría. Levanté mi cabeza abruptamente, miré los papeles esparcidos a mi alrededor. Encontré un sobre, del tipo en que pones los documentos dentro. Entonces encontré un marcador.
En la parte superior del sobre, escribí las palabras: “SOY UN SUPERVILLANO.”
Miré esas palabras en el sobre marrón que descansaba sobre mis piernas. Luego miré a mi papá. Estaba leyendo un libro, su tobillo derecho descansando sobre su rodilla izquierda.
Me imaginé entregándole el sobre tal como estaba. Solo esa línea.
“Carajo.” Murmuré.
“¿Dijiste algo?” Mi padre levantó la vista de su libro y se acercó para dejarlo.
“Está bien. Sigue leyendo,” dije, ausente, molesta por la distracción, todavía enojada con él por arrinconarme así.
“Está bien”, estuvo de acuerdo, pero no miró el libro más de tres segundos antes de volver a mirarme, como para controlarme. Traté de ignorarlo y enfocarme en el sobre.
¿Qué escribiría? Después de un segundo, comencé a escribir debajo del título que había puesto en el sobre.
Me agradan Brian y Lisa. Incluso me agradan Alec y Rachel. Pero también son supervillanos. Me uní a ellos con la idea de que obtendría detalles que necesita el Protectorado y luego los traicionaría.
Levanté el marcador y fruncí el ceño.
¿Por qué era tan difícil?
Le puse la tapa y nerviosamente golpeé el marcador contra mi rodilla. Pensando, tratando de medir mis sentimientos, explorar mis pensamientos para ver qué era lo que hacía que ese nudo en lo profundo de mis entrañas se hiciera más fuerte.
¿Mi papa? ¿Estaba demasiado consciente de lo que iba a leer, de cómo lo percibiría? Sí. Pero también había sido difícil escribir cuando estaba escribiendo mentalmente solo para Miss Militia. Esa no era la imagen completa.
¿Tenía miedo de ser arrestada? No. Bueno, había visto a la burocracia trabajando en la escuela, no confiaba en el sistema, esperaba que en algún momento me jodieran. Pero eso no era lo que impulsaba mis elecciones. Fue algo más personal.
El equipo. ¿Estaba preocupada sobre cómo lo tomarían? ¿Posiblemente tenerlos como enemigos? Al igual que Coil había dicho, no había ninguna garantía de que cualquier acción contra ellos fuera totalmente exitosa. Tattletale probablemente podría darse cuenta que un equipo ERP estaba allí antes de que pudieran ponerse en posición, y el equipo era bueno para escapar en un apuro. Entonces tendría uno o más enemigos detrás de mí, que sabían todo lo que necesitaban y tenían todas las herramientas para hacer de mi vida un infierno.
Más cerca.
Tenía que ver con esos chicos, y poco a poco me di cuenta de qué se trataba.
Me puse de pie, luego caminé hacia el horno.
“¿Taylor?”, Mi padre habló, despacio.
Doblé el sobre a lo largo para ocultar las palabras, encendí el quemador del horno, luego sostuve la punta del sobre en la llama hasta que se encendió.
Mantuve el sobre ardiente sobre el fregadero hasta que estuve segura de que mi mensaje fue borrado. Dejé caer los restos del sobre en el lavabo y lo observé arder.
No quería enviar ese correo electrónico a Miss Militia porque me gustaban esos chicos. Esa no fue la gran realización. Lo que me hizo ponerme de pie y quemar el sobre fue darme cuenta de que me gustaban esos chicos, que los quería mucho, confiaba en que me apoyarían...
Sin embargo, siempre me había mantenido alejada.
Era estúpido, era egoísta, pero realmente, quería saber cómo sería llegar a conocer a Lisa, sin preocuparme de que descubriera mi plan. Me gustaría ver cómo era interactuar con ella sin tener que censurarme por temor a dar esa pista que lo arruinara. Quería conocer mejor a Perra y a Alec. Y Brian. Quería estar más cerca de Brian. No podría expresarlo mejor que eso, porque no sabía si habría algún futuro con él más allá de una simple amistad. No esperaba que hubiera. Aún importaba.
Me permitía pensar que había intentado una amistad con estos chicos, que había crecido como persona, por lo que estaba bien seguir adelante con mi plan. Pero no lo hice. Nunca me permití realmente abrirme y conectarme con ellos, y me estaba dando cuenta de lo mucho que quería.
Mis razones para seguir adelante con mi plan fueron disminuyendo, cada vez más difícil de justificar. Mi reputación probablemente estaba en ruinas, había hecho enemigos de todos los que importaban, y tenía una serie de delitos graves en mi haber. Por mucho que trate de ignorar todo eso y decirme que lo estaba haciendo por el bien de todos, mi conversación con Coil me había dejado menos segura. Eso no quiere decir que le creyera completamente, o que pensara que sería tan exitoso como él creía, pero estaba menos segura.
Maldita sea, quería pasar más tiempo con los Undersiders. Sabiendo que me había quedado sin razones para seguir con el plan, toda la porquería que llovería sobre mi cabeza si lo hacía, ¿cuánto me odiaría por traicionar a mis amigos? Este pequeño deseo de una amistad real y genuina fue suficiente como empujón en esa dirección. Podía cambiar de opinión. No enviaría ninguna carta a Miss Militia.
Pasé el agua del grifo sobre los restos humeantes del sobre, observé cómo los restos se borraban. Vi el agua corriendo por el desagüe durante un largo tiempo después de que el último trozo de papel quemado se había ido.
Cerré el grifo, metí las manos en los bolsillos y crucé la cocina para recostarme contra la puerta que daba al vestíbulo, mirando brevemente el picaporte y la cerradura antes de apoyarme en la puerta de espaldas a ella. Llamé a algunos bichos desde la sala de estar, el pasillo y los conductos de calefacción del pasillo delantero hasta la puerta y el mecanismo de la cerradura. ¿Podrían mover las partes necesarias?
No hubo suerte. No eran lo suficientemente fuertes como para manipular el funcionamiento interno de la puerta, y cualquier bicho que pudiera ser lo suficientemente fuerte no encajaría en su interior. Lárguense, les dije, y lo hicieron.
Lo que no me dejó una buena manera de evitar tratar con mi padre. Me sentí más culpable que nunca mientras lo miraba a través de la habitación. Parecía tan desconcertado, tan preocupado, mientras me miraba. No tenía en mí la voluntad de mentirle a su cara otra vez.
Pero lo que sea que hiciera lo iba a lastimar.
Crucé la habitación y él se puso de pie, como si no estuviera seguro de lo que iba a hacer. Lo abracé fuerte. Él me abrazó más fuerte.
“Te amo, papá.”
“Yo también te amo.”
“Lo siento.”
“No tienes nada por lo que lamentarse. Solo- solo háblame, ¿de acuerdo?”
Me aparté y agarré mi sudadera del gancho junto a la puerta. Cuando volví al otro lado de la habitación, busqué en los bolsillos y recuperé el teléfono.
Empecé a escribir un texto.
“Tienes un teléfono celular”, estaba muy callado. Mi madre había muerto usando un teléfono celular mientras conducía. Nunca habíamos hablado de eso, pero sabía que él había tirado el suyo poco después del accidente. Connotaciones negativas. Un feo recordatorio.
“Sí”, respondí.
“¿Por qué?”
“Para estar en contacto con mis amigos.”
“Es... es solo inesperado. No lo hubiera pensado.”
“No es la gran cosa.” Terminé el texto, cerré el teléfono y lo metí en el bolsillo de mis jeans.
“Ropa nueva, estás más enojada, mintiéndome, faltando a la escuela, este teléfono celular... Siento que ya no te conozco, pequeña lechuza”, usó el antiguo apodo de mi madre para mí. Me estremecí un poco.
Cuidadosamente, respondí, “Tal vez eso sea algo bueno. Porque seguramente no me gustaba lo que era antes.”
“A mí sí”, murmuró.
Desvié la mirada.
“¿Al menos puedes decirme que no estás tomando drogas?”
“Ni siquiera fumando o bebiendo.”
“¿Nadie te obliga a hacer algo que no quieres hacer?”
“No.”
“Está bien”, dijo.
Hubo una larga pausa. Los minutos se extendieron como si los dos estuviéramos esperando que el otro dijera algo.
“No sé si sabes esto”, dijo, “pero cuando tu mamá estaba viva, y tú estabas en la escuela media, surgió la posibilidad de que te saltaras un año.”
“¿Sí?”
“Eres una chica inteligente y temíamos que te aburrieras en la escuela. Tuvimos discusiones sobre el tema. Yo-yo convencí a tu madre de que estarías más feliz a la larga asistiendo a la escuela secundaria con tu mejor amiga.”
Tosí una carcajada. Entonces vi la mirada herida en su rostro.
“No es tu culpa, papá. No podrías haberlo sabido.”
“Lo sé, o al menos, entiendo eso en mi cabeza. Emocionalmente, no estoy tan seguro. No puedo evitar preguntarme cómo hubieran sido las cosas si hubiésemos seguido lo que tu madre quería. Lo estabas haciendo muy bien, ¿y ahora estás fallando?”
“Así que fallo, tal vez”, le dije, y sentí un levantamiento de pesas, admitiéndolo en voz alta. Habría opciones. Entendí lo suficiente como para que aún pudiera presionar a los directivos para que dejara pasar un grado. Tendría la edad suficiente para tomar clases en línea como Brian.
“No, Taylor. No deberías tener que hacerlo. El personal de la escuela conoce tus circunstancias, definitivamente podemos obtener algunas exenciones, extender los plazos...”
Me encogí de hombros. “No quiero regresar, no quiero suplicar y pedir ayuda a esos pendejos en la directiva de la escuela, solo para poder volver la misma posición en el que estuve hace un mes. Tal como lo veo, el acoso escolar es inevitable, imposible de controlar o prevenir. Es como una fuerza de la naturaleza... una fuerza de la naturaleza humana. Es más fácil de manejar, si lo pienso así. No puedo luchar contra eso, no puedo ganar, así que me centraré en lidiar con los efectos secundarios.”
“No tienes que rendirte.”
“¡Yo no estoy rindiendo!” Levanté la voz, enojada, sorprendida de mí misma por estar enojada. Tomé aliento, me obligué a regresar a un volumen normal, “Estoy diciendo que probablemente no haya ninguna manera de entender por qué ella hizo lo que hizo. Entonces, ¿por qué perder mi tiempo y energía deteniéndome en eso? A la mierda, ella no merece la cantidad de atención que le he estado prestando. Estoy... replanteando las prioridades.”
Él cruzó sus brazos, pero su frente estaba arrugada por la preocupación. “¿Y estas nuevas prioridades tuyas son?”
Tuve que buscar una respuesta. “Vivir mi vida, recuperar el tiempo perdido.”
Como para responder mi declaración, la puerta trasera se abrió detrás de mi padre. Mi papá se volvió, sorprendido.
“¿Lisa?” Preguntó, confundido.
Lisa reveló la llave que había tomado de la piedra falsa en el jardín trasero, y luego la colocó en la barandilla de los escalones de atrás. Sin sonreír, ella miró a mi padre y a mí. Ella se encontró con mis ojos.
Me abrí paso empujando a mi padre, y él agarró mi brazo antes de que estuviera lejos de la puerta.
“Quédate”, me ordenó, me imploró, apretándome el brazo.
Solté mi brazo, girándolo hasta que no pudo mantener su agarre, y bajé los escalones de atrás, sentí que me dolían las rodillas al aterrizar. A tres o cuatro pasos de distancia, di vuelta en su dirección, pero no pude mirarlo a los ojos.
“Te amo, papá. Pero yo necesito-” ¿Qué necesitaba? No pude formar el pensamiento. “Yo, eh, estaré en contacto. Para que sepas que estoy bien. Esto no es permanente, solo... necesito un respiro. Necesito entender todo esto.”
“Taylor, no puedes irte. Soy tu padre, y este es tu hogar.”
“¿Lo es? Realmente no parece que ese sea el caso en este momento”, respondí. “Se supone que mi hogar es un lugar donde me siento segura.”
“Tienes que entender, no tenía otras opciones. Me estabas evitando, no hablabas, y no puedo ayudarte hasta que reciba respuestas.”
“No puedo darte ninguna respuesta”, le respondí, “y de todos modos no puedes ayudar.”
Dio un paso adelante, y rápidamente retrocedí, manteniendo la distancia entre nosotros.
Volviendo a intentarlo, me dijo: “Entra. Por favor. No te presionaré más. Debería haberme dado cuenta de que no estabas en un estado en el que podía.”
Dio otro paso hacia mí, y Lisa dio un pequeño paso hacia un lado para ponerse en su camino, mientras retrocedía de nuevo.
“¿Lisa?” Mi papá volvió su atención hacia ella, mirándola como si nunca la hubiera visto antes. “¿Estás bien con esto?”
Lisa miró entre nosotros otra vez, luego dijo cuidadosamente, “Taylor es inteligente. Si ha decidido que necesita alejarse y resolver las cosas por sí misma, confío en que sea por una buena razón. Hay mucho espacio para ella en mi casa. No es un problema en lo más mínimo.”
“Ella es solo una niña.”
“Ella es más capaz de lo que le das crédito, Danny.”
Me volví para irme, y Lisa se apresuró a alcanzarme, poniendo un brazo sobre mis hombros cuando llegó a mi lado.
“Taylor”, llamó mi padre. Dudé, pero no volteé. Mantuve mi mirada fija en la puerta del patio trasero.
“Por favor mantente en contacto”, dijo, “puedes volver a casa en cualquier momento.”
“Está bien”, respondí. No estaba segura de si mi voz era lo suficientemente fuerte como para que él oyera.
Mientras Lisa me guiaba hacia su auto, tuve que controlarme para no mirar hacia atrás.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.22 00:45 master_x_2k Colmena IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Colmena IX

“Sí, yo”, le respondí a Lung, esperando sonar más segura de lo que me sentía.
“¿Tienen historia?” Murmuró Sundancer.
“Hice que se le pudriera y cayera la entrepierna.”
Ella se volvió para mirarme.
“Accidentalmente.”
“¿Cómo...?” Ella comenzó, luego se detuvo cuando el gruñido de Lung se elevó en volumen suficiente como para hacer girar su cabeza.
Angelica y Judas avanzaron constantemente hasta que estuvieron a cada lado de mí.
“Retrocede, Undersider”, dijo Kaiser desde el otro extremo de la sala, “Mis chicas y yo tenemos esto controlado.”
“¿Lo tienes?” Lo desafié, sin romper el contacto visual con Lung, “porque parece que Lung está en muy buena forma allí. Ya sabes cómo funciona esto, ¿verdad? Él solo se vuelve más fuerte cuanto más luchas contra él. Si todavía no has terminado con él, probablemente no lo harás.”
Lung se rió, bajo y grave. Estiró el cuello para mirar a Kaiser, y me estremecí. Solo su cuello era casi tan largo como mi torso y más grueso en la base, reduciéndose a una cabeza de tamaño más o menos normal. Lo que era más espeluznante era que había doblado su cuello en forma de 'U' para mirar detrás de sí mismo. Era un movimiento que una gimnasta habría tenido dificultades para realizar con su espalda. No pasaría mucho tiempo antes de que simplemente no fuera reconocible como algo que una vez había sido humano.
Los seis matones que estaban reunidos a su alrededor parecían estar tan asustados de él como lo estaban de nosotros.
“¿Qué propones, entonces?”, Me preguntó Kaiser.
“Sundancer y yo ayudaremos”, le dije. Miré a Sundancer, y ella asintió.
Lung se rió de nuevo. “¿Uuu? ¿Ua iia?”
Antes de que pudiera entender lo que acababa de decirme, se lanzó directo hacia mí, pasando entre dos de sus hombres, avanzando a cuatro patas.
Había enviado insectos voladores y avispas a la habitación para ayudar a Perra a buscar suministros, y los dirigí directamente a Lung tan pronto como me di cuenta de lo que estaba haciendo. Demasiado poco y demasiado tarde.
Entonces Judas lo interceptó. Los dos rodaron y cayeron, y no pude distinguir cuál de ellos estaba rugiendo o gruñendo.Cuando el ímpetu del ataque de Judas había dejado de llevarlos por el suelo, Lung logró ponerse en pie primero y físicamente empujó a Judas a través del piso principal del almacén. Judas se estrelló contra dos mesas largas, enviando nubes de polvo blanco a su alrededor.
Cuando Angelica hizo su movimiento, Lung estaba listo para ella. Él agarró su hocico y pata delantera antes de que ella pudiera hacer cualquier daño y aprovechó su impulso hacia delante para arrojarla también, directamente a Judas. Había un tipo de estilo casi de judo o akido en el lanzamiento, excepto que dudaba que ninguno de ellos fuera lo suficientemente humano como para aplicar movimientos y técnicas normales. Lo que era más probable, pensé, que sus reflejos, flexibilidad y fuerza estuvieran en un nivel donde ese tipo de cosas le vinieran naturalmente.
En cualquier caso, mis guardaespaldas, si se podía llamar así, habían sido arrojados a un lado como si fueran animales de peluche. Lung no cayó a cuatro patas otra vez mientras avanzaba hacia mí. En cambio, flexionó su mano derecha, y mis ojos se vieron atraídos por las cuchillas de treinta centímetros que tenía en la punta de cada dedo.
“¿Sundancer?” Pregunté en voz baja, “¿Me ayudas?”
“Si usara mi poder, probablemente te lastimaría más de lo que lo lastime a él.”
“Esa línea está perdiendo valor muy rápido.”
Lung se lanzó de nuevo, y me arrojé a un lado, demasiado lento, a una distancia demasiado corta.
Con el sonido de espadas saliendo de sus fundas, una barrera de espadas y lanzas se elevó desde el suelo entre Lung y yo. Encontré tracción en el asfalto con mis manos y pies, y logré medio gatear, medio correr lejos de él.
Lung comenzó a moverse alrededor de la barrera de cuchillas, solo para ser bloqueado por otro crecimiento erizado. Rugió, luego saltó hacia las vigas del techo. Sabía lo que estaba haciendo casi de inmediato, y corrí a refugiarme; una vez que se agarrara allí, sería cuestión de utilizar su agarre en las vigas de acero que se alineaban en el techo para saltar directamente hacia mí. No di dos pasos antes de saber que no había cobertura a la que pudiera llegar lo suficientemente rápido.
Excepto que no llegó tan lejos. Un pilar cuadrado de acero, tan alto y largo como un camión de dieciocho ejes, descendía desde el techo, directamente hacia él. Impactó a Lung en su abdomen y lo empujó al suelo, con fuerza. Unos segundos más tarde, el peso del bloque de acero lo arrancó de la sección del techo en la que estaba enraizado. No golpeó a nadie cuando se cayó, pero pude adivinar que hubiera matado a alguien: pude sentir el impacto del golpe contra el suelo en mis huesos.
Miré a Kaiser. Estaba parado donde había estado cuando entró en la habitación, con las manos a la espalda.
“Fenja, Menja”, Kaiser no gritó la orden, pero se escuchó en todo el almacén. Si pudieras llamarlo una orden.
Pero las dos valkirias de seis metros de alto parecían saber lo que él quería. Avanzaron hacia Lung con sus armas desenfundadas, y la gente de Lung comenzó a retroceder lentamente. Sentí una punzada de simpatía por los soldados de Lung, principalmente por los que habían sido forzados a esto. Probablemente habían visto lo que Fenja y Menja eran capaces de hacer antes, pero no podían correr sin arriesgar la ira de su jefe. Atrapados entre la espada y la pared.
Sin embargo, Lung aún no estaba del todo derrotado. Comenzó a ponerse de pie, solo para tener una pirámide de cuchillas que se entrecruzaban a su alrededor. Las cuchillas aparecieron debajo y sobre sus brazos, justo debajo de su axila, detrás de su rodilla, por su ingle, con docenas más levantándose por encima y alrededor de él. Antes de que pudiera encontrar la salida, estaba atrapado. Enterrado y escondido debajo de las capas de acero.
Kaiser inclinó su barbilla, mirando hacia el techo, y vi un brillo. La punta de una hoja comenzó a emerger de una de las vigas de hierro que se encontraban arriba, se reveló a un ritmo glacial. No medía más de quince centímetros de espesor, pero tenía casi seis metros de ancho. No estaba segura de si se trataba de una ilusión óptica de las energías ondulantes del poder de Kaiser o no, pero pensé que tal vez el techo se estaba hundiendo por el peso de la cuchilla. Si él no tenía cuidado, se nos vendría el techo encima.
Entonces Kaiser bajó la cabeza para mirar hacia el área donde estaba atrapado Lung y la enorme espada que había manifestado en el techo se hundió en la pirámide en un abrir y cerrar de ojos. Hubo un baño de chispas cuando la gigantesca cuchilla atravesó la trampa.
Pero hubo más metal caliente que no era el resultado del impacto. Cuando volví a mirar, vi que Lung había evitado la espada. El lado de la pirámide más cercano a mí brillaba con una luz blanca anaranjada, las hojas se curvaban y se combaban con la intensidad del calor. Había suavizado el metal lo suficiente con su piroquinesis que podía usar su monstruosa fuerza y ​​liberarse. Suficiente, al menos, para evitar ser dividido en dos.
Lung rugió mientras se escapaba. Cuando Kaiser levantó más cuchillas a su alrededor, Lung agitó sus garras y destrozó el metal, enviando las piezas deslizándose por el suelo.
“Aiiihurrr”, gruñó Lung.
“Eres un animal, Lung”, le respondió Kaiser, “Incluso sin tu poder convirtiéndote en… esto. ¡Cae!” Como para acentuar su declaración, una lanza de acero sólido salió de la pared y se estrelló contra Lung, llevándolo hasta el final de la habitación opuesta a donde estaban Judas y Angelica. Lung logró agarrar la lanza y moverse para que la punta de la lanza no se presionara contra su pecho cuando perforaba el concreto de la pared.
“Tu gente... animales”, entonó Kaiser.
Ni seis pasos de mí, uno de los matones de Lung dejó escapar un grito crudo y se desplomó en el suelo. Cuchillas con forma de daga habían perforado la parte superior de sus pies a mitad de paso. Cuando usó sus manos para romper su caída, otro juego de cuchillas golpeó a través de sus palmas. Los gritos de los otros matones hicieron eco de los suyos. Él estaba sobre sus manos y rodillas, incapaz de moverse con sus manos y pies efectivamente clavados en el suelo.
“¡Kaiser!” Grité, “¡No!”
“No es asunto tuyo, niña”, me dijo Kaiser, volviéndose en mi dirección.
Di un paso atrás inmediatamente, temiendo que las espadas aparecieran bajo mis pies.
“Esto está mal”, le dije, mientras veía brotar una astilla de acero del suelo y subir con una velocidad controlada hasta la base de la garganta del matón. Se vio obligado a arquear la espalda y levantar la cabeza hasta los límites absolutos para evitar una traqueotomía innecesaria. Eché un vistazo a Lung. Estaba mirando lo que estaba sucediendo, pero no pude leer su expresión alienígena.
“¿Mal?” Kaiser se rió entre dientes, “En lo que a mí respecta, en el momento en que necesitas recurrir a la moral para discutir algo, ya has perdido la discusión. Esto es la guerra.”
Lung se movió hacia Kaiser esta vez. Él virtualmente rodó hacia un lado para evitar un afloramiento de puntas de lanza en ángulo de una manera que podría haberse empalado en ellas, y luego reanudó su carga.
Una de las gemelas gigantas entró, pateando a Lung contra y casi a través de una pared. Lung se recuperó casi de inmediato, recurriendo a su piroquinesis para dirigir una columna de fuego azul y amarillo hacia ella. La otro gemela interceptó el fuego con su escudo.
Unos segundos más tarde, ella estaba tambaleándose hacia atrás y lejos de Lung y arrojó su escudo para evitar que el metal caliente le quemara el brazo.
El equipo de Kaiser no iba a ganar esto por su cuenta. Por mucho que despreciara intervenir y ayudarlo...
“Sundancer, ahora sería un buen momento para usar tu poder”. Hablé. Mientras decía las palabras, llamé a todos los bichos que había en el área y los envié a Lung.
“No es- no. Los voy a quemar.”
“¡Entonces quémalos! Si no usas tu poder, puedo garantizar que Lung los quemará peor.”
“Lo dudo”, respondió Sundancer. Pero levantó sus manos frente a ella, y hubo una brillante llamarada de luz, solo una fracción de segundo, pero lo suficiente como para dejar una mancha azul-negra en el centro de mi visión. Hubo un breve rugido cuando la luz se desvaneció.
Volví mi atención a mis bichos mientras aparecía otro destello de luz, más largo y más fuerte que el primero, otra vez, acompañado por ese débil rugido.
“Oye, Skitter, ¿verdad?” Sundancer habló.
“Sí”, dije.
“Da un paso atrás. Muchos pasos atrás.”
Corrí lejos de allí, me levanté la máscara y llevé dos dedos a la boca para el mejor silbido que pude.
Dos segundos después, Angelica empujó su hocico entre mis piernas. Si hubiera sido una película, o si hubiera sido Perra, tal vez, habría podido deslizarme o saltar hacia atrás y caer sobre su cuello o hombros, seguir desde allí. Tal como estaban las cosas, medio caí, medio rodé sobre su cabeza y apenas logré agarrar una púa en su hombro. Me aferré a eso mientras corría, rezando por no caerme y ser pisoteada.
“¡Angelica, detente, quieta!” Grité, esperando que ella supiera la orden, que ella escucharía. Ella lo hizo, reduciendo el ritmo a un paso, y luego se detuvo justo al lado de la puerta de la bahía de carga en la que habíamos entrado. Judas la alcanzó y la rodeó, hasta que estuvo justo frente a nosotros. Todavía estaba cubierto por el polvo blanco, pero no parecía tener ningún efecto real sobre él. Bajé del costado de Angelica, lista para subirme a ella y empujarla a la acción si Lung hacía otro intento por seguirme. No estaba segura de poder dirigirla, pero con la posibilidad de que Lung me persiga, preferiría moverme totalmente fuera de control a la velocidad de Angelica que a la velocidad que mis propios pies pudieran ofrecer.
Sundancer había logrado poner en marcha su poder. Una bola de luz, más grande que una pelota de baloncesto, más pequeña que una pelota de playa, se sentó entre sus manos.
¿Luz? ¿Eso fue todo?
Entonces vi el piso.
El almacén había sido claramente construido sobre una extensión plana de asfalto, tal vez un viejo estacionamiento, y la superficie se había resquebrajado y había sido remendada a lo largo de los años. Aún llevaba las manchas de aceite de los viejos tiempos.
Directamente debajo de Sundancer, el piso era normal. Pero a unos dos metros de ella, el suelo parecía húmedo, vidrioso.
El asfalto se estaba derritiendo.
Ella dejó caer sus manos, y la bola de luz se levantó. Como si tuviera una mente propia, se lanzó hacia Lung, moviéndose a izquierda y derecha y hacia arriba y hacia abajo a medida que avanzaba. Vi cómo subía más cuando se movía sobre la gente de Lung, que todavía estaba clavada en el suelo. En un momento dado, se movió solo a unos tres metros sobre una de las mesas, y la superficie plástica de la mesa pareció arrugarse rápidamente, volviéndose negra y humeante con lenguas de fuego.
Desparramé mi enjambre, muy consciente de que no estaban haciendo nada con Lung, sabiendo que morirían cuando Sundancer acercara su orbe a Lung.
Ella no hizo que lo tocara, pero viendo lo que había hecho en la mesa, pensé que tal vez eso era algo bueno. Lung levantó una mano hacia la luz y pude ver el calor brillar en el aire. Ella lo empujó un poco más cerca de él, y sus piernas se doblaron.
Kaiser aparentemente no estaba dispuesto a permitir que Sundancer se robara el show, porque sacó una columna de metal de la pared detrás de Lung, empujando a Lung hacia el orbe. Sundancer movió la pelota hacia atrás, pero el segundo más o menos de estar tan cerca de la pelota fue suficiente para dejar a Lung sin ánimos de pelea. Cayó a cuatro patas, intentó moverse y se encontró el asfalto como un alquitrán fundido debajo de él.
¿No se suponía que era a prueba de fuego? ¿O era esa inmunidad solo a las llamas que él hacía con su propio poder? O, pensé, ¿era esa bola de luz - el sol en miniatura de Sundarnder - tan caliente?
Estaba esperando en la salida, mirando y esperando para ver el resultado. Mis bichos estaban preparados y listos, deteniéndose lo más cerca que podían sin ser eliminados por el aire sobrecalentado.
Incluso con su constitución sobrehumana, incluso con su piroquinesis que quizás alivianara el efecto, Lung claramente estaba sufriendo. Solo es cuestión de tiempo, me di cuenta, antes de que se derrumbara. Probablemente, supuse, mucho más tiempo de lo que uno pensaría, con su regeneración.
Entonces la luz del orbe de Sundancer se apagó.
Me tomó unos largos momentos parpadear las anchas fuera de mis ojos antes de poder ver la escena en su totalidad.
Lung estaba fláccido, con los brazos colgando a los costados. Todavía estaba inclinado, y podría haber caído de bruces en el alquitrán, si no fuera por la lanza de hierro que le estaba atravesando el corazón.
“¿¡Qué hiciste!?” Sundancer gritó.
“Obviamente”, dijo Kaiser, “lo terminé.”
“¡Ya se había terminado!”
Tenía la impresión de que muy pocas personas realmente discutían con Kaiser. Fenja y Menja se unieron a él, una a cada lado de él, y ninguna de ellas estaba envainando sus armas o reduciéndose a un tamaño normal. Lo tomé como una señal muy mala.
Estaba tan preocupada mirando a Kaiser que casi me pierdo lo que sucedió después.
Comenzó como un destello carmesí en el rabillo del ojo. Miré, y vi las alas de Lung completamente desplegadas. Como las alas de un murciélago, solo tenían escamas plateadas donde el murciélago tendría pelaje, y la carne que se extendía entre los ‘dedos’ de las alas era del rojo oscuro y profundo de la sangre.
Lung agarró la lanza que empaló su pecho y la partió con sus garras. Se puso de pie, y toda su sección media pareció ordenarse para que midiera un metro más de alto. Tomando el fragmento que todavía estaba incrustado en su pecho, lentamente lo deslizó fuera. Una vez que se liberó, lo arrojo a un lado. Chocó contra el piso del almacén.
Estábamos tan silenciosos que se podía oír el sonido del acero mientras se posaba en el suelo.
“¡Sundancer! ¡Corre!” Grité, rompiendo el silencio. Envié mis bichos a formar un enjambre sobre Lung. Cualquier cosa para bloquear su visión, distraerlo aunque sea por un segundo.
Los eventos que siguieron parecieron suceder en cámara lenta. Lung repitió lo que había estado tratando de hacer cuando la pelea se comenzó, solo que nada parecía capaz de interponerse en su camino ahora. Era más rápido, más fuerte, más maniobrable.
Se lanzó hacia Kaiser, usando sus alas para llevarlo sin esfuerzo sobre un crecimiento de hojas de acero. Alcanzando a Kaiser, él golpeó lo golpeó contra la pared. Kaiser se quedó flojo, pero Lung repitió el proceso, golpeándolo contra el ladrillo de la pared del almacén media docena de veces en segundos. Cuando terminó, arrojó a Kaiser lejos como un juguete.
Fenja tuvo que soltar su lanza para atrapar a Kaiser en sus brazos, lo que parecía ser exactamente lo que Lung quería. Lung hizo el mismo truco de ‘explotar’ que había hecho para borrar mis bichos en mi primer encuentro con él, solo que la explosión fue diez veces más grande. Las dos gigantas se tambalearon hacia atrás, lo que le dio a Lung la oportunidad de lanzarse por el suelo y llevar su mano plana y con garras dentro del vientre de Menja como un cuchillo.
Cuando él retiró su garra, ella colapsó.
“¡Nessa!” Gritó Fenja.
Lung la ignoró y comenzó a caminar hacia Sundancer y yo. Fenja corrió al lado de su hermana, todavía cargando a Kaiser.
Sundancer comenzó a formar su sol en miniatura una vez más, con cada vez más frecuentes destellos de luz y fuego acumulándose entre sus manos.
“No.” Lung resonó. Levantó su garra ensangrentada, y la llama en las manos de Sundancer se disipó, deslizándose fuera de su alcance como anguilas engrasadas.
Intentó una vez más, y de nuevo, la frustró con una facilidad casi casual.
Antes de que pudiera hacer un tercer intento, Lung la atacó con un torrente de llamas rugientes. Durante dos, tres, cuatro segundos, el fuego la cubrió, la consumió.
Cuando se detuvo, había lenguas de llamas bailando sobre el asfalto a su alrededor, incluso su traje tenía restos de fuego persistente, pero tanto ella como su traje estaban intactos.
Ella, al menos, era a prueba de fuego. O ella tenía que serlo, para evitar ser quemada por su propio poder.
Ella no era, sin embargo, invencible. Cuando las llamas de su ataque se disiparon, Lung se hizo visible de nuevo, revelando que estaba justo frente a ella. Apenas parecía notar que ella estuviera allí cuando la tiro a un costado con un revés de su mano.
Luego volvió su atención hacia mí.
Solo yo quedaba, realmente. Tragué saliva, saqué mi muy desalentador cuchillo y me puse de pie, mirando a Lung. Por favor no me quemes, por favor, por favor. Mira este cuchillo y lo velo como un insulto. Una excusa para derrotarme físicamente.
Angelica comenzó a gruñirle a Lung. Ella dio un paso hacia él.
“¡No!” Le ordené, “¡Atrás!”
Los gruñidos cesaron, y ella me miró.
“Atrás”, repetí. Cuando di un paso hacia Lung, ella no me siguió. Un Judas cubierto de polvo estaba a cinco metros de distancia, tenso, pero sin acercarse tampoco. Bueno. No sirve de nada que nadie más se lastime. No había nada más que ella pudiera hacer.
Demonios, estaba casi segura de que no había nada más que yo pudiera hacer.
Mis bichos se juntaron en Lung, pero por lo que pude ver, ya no había piel. No hay carne para morder, nada para picar.
Lung retumbó con una risa áspera y gutural, y dejó que una breve llama lo cubriera, borrando al enjambre de la existencia.
Disperse los bichos en su vecindad que aún no habían tenido la oportunidad de tocarlo y quemarse por nada. No tiene punto. Casi era para peor.
Entonces Perra, montando a Brutus, saltó desde el agujero en el techo y se estrelló contra Lung.
“¡Perra!” Grité, demasiado tarde, “¡No!”
Una vez que superó el impacto inicial, Lung usó una mano para agarrar a Perra desde donde estaba sentada en la espalda de Brutus, y agarró a Brutus por el cuello con la otra. Levantando su brazo, y Brutus, a su lado izquierdo, luego a su derecha, lanzando al perro cabeza arriba por los aires.
Judas y Angelica comenzaron a avanzar, pero se detuvieron cuando Lung provocó un grito de dolor de Perra.
“Nnno,” retumbó Lung.
“¡Detente!” Grité, dando un paso hacia adelante otra vez, “Yo soy a quien quieres, ¿no?”
Siempre sonaba tan bien cuando lo escuchabas en las películas. Cuando me di cuenta de lo que acababa de decir, solo sonó estúpido.
Avanzó hacia mí, cargando a Perra como un niño descuidado de siete años cargaría a un gato. Retrocedí, pero su paso fue lo suficientemente largo como para cerrar la brecha sin esfuerzo. Me agarró y me levantó en el aire, levantándome por encima de su cabeza para que él pudiera mirarme.
“Ug hurrrrr.”
No podía hablar, así que no podía ni recurrir al viejo y cansado cliché de hacerlo monologar.
Mierda.
Tenía mi cuello rodeado con el pulgar y el índice, dos garras en mi caja torácica y su dedo 'meñique' en mi sección media, justo debajo de mi cintura. Él apretó una fracción más fuerte, y yo gemí. La tela de mi disfraz impedía que los bordes de sus garras me cortaran, pero no estaba reforzada para evitar que me aplastara.
Dirigí un bicho en su ojo. Permaneció allí, las alas ondeando intermitentemente. Era lo suficientemente molesto como para dejar a Perra y lidiar con eso. Aunque no le dio la oportunidad de escapar. Antes de lidiar con el bicho, la empujó contra el suelo y la pisó, sujetándola con su pie con garras. Hecho eso, usó las puntas de su garra para sacar el bicho la cuenca de su ojo.
Él se rió de nuevo, bajo, áspero, mientras examinaba la cucaracha empalada en su garra. "¿Uua-ashhah?” ¿Cucaracha?
Bajó su brazo así que estaba al nivel de sus ojos. Luego volvió a apretar, más débil que la primera vez. Me sacudió, no tan duro como podría haberlo hecho.
Luego su brazo se combó nuevamente, hasta que mis dedos rozaron el suelo. Después de sacudirme, su agarre se había aflojado, y realmente no lo había apretado de nuevo, así que logré poner mi rodilla contra la base de su palma y empujarme hacia atrás, liberándome. Mis pies tocaron asfalto, y retrocedí unos pocos pasos.
“Hurrrrrrrr”, retumbó.
“No me subestimes carajo”, gruñí en respuesta.
No sé si me escuchó. Ni siquiera había terminado la frase antes de tener que saltar hacia atrás dos pasos para evitar ser aplastada debajo de él mientras se desplomaba de cara al asfalto.
“Perra, ¿estás bien?”, Le pregunté.
Ella se estaba levantando del suelo. Ella asintió.
“¿Qué pasó?”, Preguntó ella.
Envainé mi cuchillo y alcancé mi teléfono celular con una mano. Extendí mi otra mano con la palma hacia arriba. Una cucaracha se asentó en ella.
“No estaba segura si funcionaría, o si sería suficiente. Tomé un trozo de oruga, hice que una cucaracha la remojara en el charco de sangre que Newter dejó en el piso de arriba, y aplasté la cosa en el ojo de Lung. Grande y duro como es, ¿una droga fuerte en las membranas mucosas del ojo? ¿Tan cerca del cerebro? Aparentemente es suficiente.”
Perra se cruzó de brazos, mirando a Lung. Entonces ella me miró.
“¿Ahora qué?”
Era una pregunta sorprendentemente apta, proveniente de ella. ¿Lo dejábamos aquí? Él estaría mejor en cuestión de minutos. Hubo opciones. Simplemente no me gustó ninguna de ellas
Marqué el teléfono de Tattletale, pero fue Regent quien respondió.
“Oye”, dijo.
“A, limón”, dije.
“C, hierba”, respondió, “No lo creerías. Encontramos uno de los talleres de Bakuda. Lo que tiene aquí es una locura.”
“No hay tiempo para charlar. Necesito hablar con Tattletale, rápido.”
“Ella está revisando el lugar para detectar trampas explosivas. Las distracciones probablemente no sean una buena idea.”
“Es algo importante”, le dije, mirando a Lung.
“Claro.”
Dos segundos después, la voz de Tattletale estaba en el otro extremo, “Hey”
“Pregunta rápida. Debo estar segura, y por eso te llamo. Lung sana, ¿verdad?”
“Sí. Espera... ¿Lung está allí?”
“Inconsciente a mis pies. Pero no sé cuánto tiempo, así que responde rápido. ¿Él sana? Ya está curando lo que le hice a él la última vez, ¿verdad?”
“Claro. Sanará casi cualquier cosa, con tiempo, siempre que no esté muerto. Si pierde un brazo, le volvería a crecer en unos meses.”
“Gracias. Eso es lo que necesitaba saber”, dije. “Buena suerte con las trampas explosivas.” Colgué.
Luego miré a Lung. Saqué mi cuchillo.
“¿Por qué el cuchillo?” Preguntó Perra. Creo que alguien más podría haber sonado preocupado. Ella sonaba curiosa.
“Estoy terminando esto.”
Agarré una de las púas más grandes que enmarcaban la cara de Lung y la eché hacia un lado para que su cuello parecido a un acordeón estuviera estirado, con la cara hacia arriba.
No hay tiempo para ser delicado al respecto. No tenía idea de cuán fuertes eran las toxinas en la sangre de Newter, o cuán rápido la procesaría la biología de Lung.
Metí el cuchillo en la cuenca de los ojos de Lung. Su cabeza y, en consecuencia, sus ojos no eran tan grandes como pensarías, en proporción al resto de su cuerpo, pero el tejido alrededor era duro. Tuve que hacer palanca con el cuchillo hacia adelante y hacia atrás antes de que pudiera levantar su globo ocular. Estaba caliente al tacto cuando lo sostuve en la palma de mi mano, no más grande que una pelota de ping-pong.
El segundo ojo fue más rápido, aunque no menos turbio.
Cuando terminé, me puse de pie, enfundé mi cuchillo y retrocedí lejos del cuerpo de Lung. ¿No debería sentirme peor por esto? ¿No debería sentirme enferma, asqueada o perturbada la moralidad de esto? Ni siquiera sentía frío, como describió Grue. Simplemente se sintió como algo que tenía que hacer.
Eché un vistazo a los dos ojos en mi mano, luego los saqué de mi mente. Inspeccioné la habitación. ¿Prioridades?
Le pregunté a Perra primero, “¿Los perros están bien?” Si los coloco en segundo lugar a alguien más que ella, o si olvidara preguntar, tengo la sensación de que a Perra le importaría.
“Sanarán cuando vuelvan a la normalidad.”
“¿Sundancer?”, Le pregunté.
Sundancer estaba acostada de lado, con un brazo presionado contra el hombro que Oni Lee había apuñalado. “Estoy bien.”
Esos eran todos los que me importaban un carajo, dejando solo a Fenja, Menja y Kaiser. Miré al otro lado de la habitación y grité: “¿Fenja?”
La giganta asintió.
“Lleva a tu hermana a un hospital, o al doctor que usen ustedes. Encárgate de tu jefe.”
Ella se paró sin darme una respuesta. Su hermana se había encogido lo suficiente como para acunarla en sus brazos. Kaiser, por su parte, estaba colgado del hombro, fláccido.
“Oh, ¿Fenja?”
Ella hizo una pausa.
“Dejaré que sea decisión tuya, pero si crees que Kaiser tiene un sentido del honor, tal vez señálale que sería de malas maneras presionar el asunto de las peleas de perros, siendo que lidiamos con Lung por él y le salvé la vida.”
Ella asintió, luego se agachó a través de la abertura en la pared.
Di un paso hacia Sundancer y le ofrecí una mano para ayudarla a levantarse. Ella se estremeció lejos.
Oh. Mis manos estaban ensangrentadas. Dejé caer la mano ofrecida a mi lado.
“Vamos”, sugerí.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.25 16:02 PresidenteDelTemplo El discurso ante el velo, antes de ser eliminado en 1990

ADVERTENCIA: Sigue a continuación una exposición de ciertas escenas de la investidura del templo mormón que fueron editadas en 1990. Si alguno de los presentes se siente ofendido por este tipo de pronunciamiento, por favor, no siga adelante.
Aquí se presenta el «Discurso ante el velo» como se expresaba hasta fines de marzo de 1990. Este discurso se daba solamente en las sesiones de investidura que tenían hermanos y hermanas que tomaban la investidura por primera vez. En las sesiones regulares por los muertos se omitía esta enseñanza.
Discurso ante el Velo
PEDRO.— A continuación se dará una explicación que resumirá las instrucciones, las ordenanzas y los convenios, así como los signos con sus nombres, señas y castigos, pertenecientes a la Investidura los cuales habéis recibido hasta este punto.
Debéis esforzaros por recordar y guardar en vuestras mentes todo lo que habéis oído y visto, y lo que más adelante oiréis y veréis en esta Casa. El propósito de este resumen es ayudaros a recordar lo que se os ha enseñado este día. Debéis recordar que estáis bajo obligación solemne de nunca hablar fuera del Templo del Señor de las cosas que veis y oís en este lugar sagrado.
DISCURSANTE.— Hermanos y hermanas, las ordenanzas de la Investidura aquí administradas, y por largo tiempo retenidas de los hijos de los hombres, pertenecen a la Dispensación del Cumplimiento de los Tiempos y han sido reveladas para preparar a la gente para la exaltación en el Reino Celestial donde Dios y Cristo moran.
El significado profundo de las verdades eternas que constituyen la Investidura se os ha presentado en instrucciones breves y por representación simbólica. Si meditáis la Santa Investidura detenidamente y en oración, obtendréis el entendimiento y el espíritu de la obra hecha en los Templos del Señor. El privilegio de trabajar aquí por los muertos nos permite entrar en los Templos del Señor con frecuencia, refrescar nuestra memoria y aumentar nuestro entendimiento de la Investidura.
Las ordenanzas preliminares
Primero fuisteis lavados y ungidos; un gárment os fue puesto, y se os dio un nombre nuevo. Este nombre debéis siempre recordar, pero jamás revelar a persona alguna, excepto al llegar al velo.
La Creación
Luego entrasteis al [Cuarto de la Creación]. [Allí] escuchasteis las voces de personas que representaban un concilio de los Dioses: Elohim, Jehová y Miguel. Elohim dijo, «He allí materia sin organizar. Bajad y organizadla en un mundo semejante a los otros mundos que hasta ahora hemos formado». A medida que progresaba la creación de la tierra, escuchasteis los mandatos y los informes de las personas que representaban a los Dioses.
Si somos fieles, entraremos en el Reino Celestial y allí oiremos y conoceremos a los Dioses del Cielo. Ellos son perfectos; nosotros imperfectos. Ellos han recibido la exaltación; nosotros podemos lograr la exaltación.
En un tiempo nuestros espíritus vivieron con los Dioses; pero a cada uno de nosotros se nos dio el privilegio de venir a esta tierra para tomar un cuerpo, a fin de que el espíritu tuviera una morada en donde habitar.
Miguel —uno de los del Concilio de los Dioses— llegó a ser el hombre Adán, a quien se le dio a Eva por mujer. Sin embargo, como Adán no recordaba su vida y obra en el concilio, así es con todos nosotros. Llegamos a este mundo sin una memoria de nuestra existencia previa.
El Jardín
Luego seguimos a Adán y a Eva al Jardín, en donde Elohim dispuso que comieran libremente de todos los frutos del Jardín, excepto del fruto del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal. Les prohibió que comieran de este fruto, diciendo que en el día que lo hicieran, de cierto morirían.
Cuando Adán y Eva se quedaron solos en el Jardín, Satanás apareció para tentarlos. Eva cedió a la tentación, participó del fruto, y se lo ofreció a Adán. Adán había resistido la tentación de Satanás, pero cuando Eva le ofreció el fruto prohibido, participó de él para que pudieran permanecer juntos y perpetuar la raza humana.
Adán y Eva entonces entendieron que era Lucifer el que los había tentado. Tomaron conciencia de su situación y al descubrir su desnudez y oír la voz del Señor, se hicieron delantales con hojas de higuera y se escondieron. Habían aprendido que todo tiene su opuesto: bien y mal, luz y tinieblas, placer y dolor.
El Señor entonces entró nuevamente al Jardín. Adán y Eva confesaron su desobediencia. El Señor maldijo a Satanás y lo expulsó del Jardín de Edén, y el Señor ordenó: «Colóquense querubines y una espada encendida para guardar el camino del Árbol de la Vida, no sea que Adán extienda su mano, coma de su fruto y viva para siempre en sus pecados».
Antes de su partida, sin embargo, se les dieron instrucciones. Dirigiéndose a Eva el Señor dijo: «Por haber oído la voz de Satanás, participado del fruto prohibido y dado de él a Adán, multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces. Con dolor darás a luz los hijos; no obstante, podrás ser preservada en tus partos. Tu deseo será para tu marido y él se enseñoreará de ti en rectitud».
El Señor le dijo a Adán: «Por haber oído la voz de tu mujer y comido del fruto prohibido, maldita será la tierra por tu causa. En lugar de dar frutos y flores espontáneamente, producirá espinas, cardos, abrojos y hierbas nocivas para afligir y atormentar al hombre. Con el sudor de tu rostro comerás tu pan todos los días de tu vida, porque polvo eres, y al polvo has de volver».
Tras recibir el mandato, Jehová proveyó túnicas de pieles para cubrir a Adán y a Eva. El gárment que os fue puesto después de que fuisteis lavados y ungidos representa la túnica de pieles de Adán y Eva. También se les dio la promesa de que recibirían más luz y conocimiento.
La Ley de Obediencia y Sacrificio
Luego se les enseñó la Ley de Obediencia a Adán y a Eva y ellos la aceptaron. Eva hizo convenio con Adán que desde ese momento en adelante obedecería la ley de su marido y escucharía su consejo en rectitud; y Adán hizo convenio con el Señor que obedecería al Señor y guardaría sus mandamientos. Vosotros, de igual manera, hicisteis convenio de cumplir la Ley de Obediencia.
La Ley de Sacrificio que acompaña a la Ley de Obediencia fue presentada a Adán, tal como se halla en el Antiguo y Nuevo Testamento de la Biblia, y todos vosotros fuisteis puestos bajo convenio de observar dicha ley. La Ley de Obediencia y Sacrificio incluye la promesa de un Salvador, el Unigénito del Padre, que es lleno de gracia y de verdad, quien por su sacrificio ha llegado a ser el Redentor del género humano. Todas las cosas deben hacerse en el nombre del Hijo. Un ángel del Señor explicó esto a Adán, a quien se le concedió el privilegio de manifestar su obediencia ofreciendo sacrificios al Señor en similitud del sacrificio de Jesucristo. Más adelante, el pueblo de Israel vivió bajo esta ley, la cual continuó en vigencia hasta la muerte de Jesucristo.
El Primer Signo del Sacerdocio de Aarón, con su correspondiente nombre, seña y castigo os fue dado; y se os dijo que el nombre de este signo es _____ , o _____ si estáis obrando por los muertos. La naturaleza sagrada de estos signos del Sacerdocio os fue explicada cuidadosamente en ese momento. Se os puso bajo solemne convenio de jamás revelar estos signos, con sus correspondientes nombres, señas y castigos, incluso estando en peligro vuestras vidas. Se os dijo que la ejecución de los castigos indica distintos modos en que puede quitarse la vida.
El Mundo Telestial
Entonces Adán y Eva fueron conducidos fuera del Jardín al Reino Telestial, o el Mundo Solitario y Triste, el mundo en el que vivimos ahora. Allí Adán ofreció una oración diciendo, «O Dios, escucha las palabras de mi boca», repitiéndola tres veces.
Satanás entró y, declarándose el dios de este mundo, le preguntó a Adán qué era lo que deseaba. Adán le respondió que estaba esperando mensajeros de su Padre. Satanás declaró que pronto llegaría un predicador. Un hombre, representando a un ministro sectario, entró y predicó una doctrina que Adán no aceptó.
Pedro, Santiago y Juan descendieron enviados por el Señor para ver, sin dar a conocer su identidad, si el hombre Adán había sido fiel a sus convenios. Hallaron que había sido fiel y así lo informaron. Fueron enviados nuevamente, esta vez en su carácter verdadero de apóstoles del Señor Jesucristo, a visitar y a instruir a Adán y a su posteridad en el Mundo Telestial. Antes de enseñar al pueblo, expulsaron a Satanás.
La Ley del Evangelio
La Ley del Evangelio, como se halla en el Libro de Mormón y en la Biblia, les fue dada a Adán y a su posteridad. Se os puso bajo convenio de obedecer la Ley del Evangelio y de evitar toda frivolidad, risotadas, calumnias en contra de los ungidos del Señor, tomar el nombre del Señor en vano y toda otra práctica impura o profana.
El Manto del Santo Sacerdocio os fue puesto sobre el hombro izquierdo, según el orden del Sacerdocio de Aarón. El Segundo Signo del Sacerdocio de Aarón os fue dado, con su nombre, seña y castigo, y se os informó que el nombre de este signo es _____ o _____ si estáis obrando por los muertos.
El Manto del Santo Sacerdocio se os cambió entonces al hombro derecho, como se hacía antiguamente al oficiar en las ordenanzas del Sacerdocio de Melquisedec. Con el manto sobre el hombro derecho tenéis también autoridad, si sois llamados al Obispado, para oficiar en el Sacerdocio de Aarón.
El Mundo Terrestre – La Ley de Castidad
Entonces se os introdujo, con el manto sobre el hombro derecho, al Mundo Terrestre. Allí os fue explicada la Ley de Castidad con toda claridad y se os puso bajo convenio de obedecer esta ley.
Luego el Primer Signo del Sacerdocio de Melquisedec o Señal del Clavo, con su correspondiente nombre, seña y castigo os fue dado. Se os dijo que el nombre Primer Signo del Sacerdocio de Melquisedec o Señal del Clavo es _____ , que quiere decir _____.
La Ley de Consagración
El Libro de Doctrina y Convenios, en relación con el Libro de Mormón y la Biblia os fue presentado; y la Ley de Consagración, como se halla en el libro de Doctrina y Convenios os fue explicada; y recibisteis esta ley por convenio.
El Segundo Signo del Sacerdocio de Melquisedec o Señal Segura del Clavo o el Clavo en el Lugar Seguro, os fue dado, junto con su seña correspondiente. El nombre de este signo os será dado al llegar al velo.
Este signo se refiere a la crucifixión del Salvador. Cuando fue puesto sobre la cruz, los que lo crucificaron pusieron clavos en las palmas de sus manos; entonces, temiendo que el peso de su cuerpo hiciera que los clavos desgarrara la carne de sus manos, colocaron clavos en sus muñecas. De ahí que en la palma se halla la Señal del Clavo, y en la muñeca la Señal Segura del Clavo o el Clavo en el Lugar Seguro.
El Velo
Ahora habéis progresado a tal punto en la Investidura que estáis listos para recibir el nombre del Segundo Signo del Sacerdocio de Melquisedec y pasar a través del velo al Reino Celestial.
Las hermanas de esta congregación que deban ser casadas y selladas por tiempo y por la eternidad deberán ser pasadas por el velo por su futuro marido. Los demás serán pasados por el velo por obreros regulares del Templo.
Conclusión
Hermanos y hermanas, habéis recibido este día las sagradas ordenanzas de la Investidura. El plan eterno de salvación para el hombre, en su viaje desde su estado pre existente a su futuro lugar exaltado en el Reino Celestial os ha sido presentado. Habéis hecho convenio de obedecer todas las leyes del Evangelio, incluso las leyes de obediencia, sacrificio, castidad y consagración, lo que pone a vuestro alcance una exaltación con los Dioses; y habéis recibido el Primer y Segundo Signo del Sacerdocio de Aarón y el Primer y Segundo Signo del Sacerdocio de Melquisedec, junto con los nombres, señas y castigos de estos signos, excepto el nombre del Segundo Signo del Sacerdocio del Melquisedec que os será dado al llegar al velo.
Todo esto se hace para la gloria, honra e investidura de los hijos de Sión.
Hermanos y hermanas, esforzaos por comprender las cosas gloriosas que os han sido presentadas este día. Ningún otro pueblo sobre la tierra ha tenido jamás este privilegio, sino en la medida en que recibiera las llaves del Sacerdocio dadas en la investidura.
Estos son los Misterios de la Divinidad, aquello que os habilitará a comprender la declaración que hizo el Salvador poco antes de su entrega: «Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado».
Dios os bendiga a todos. Amén.
submitted by PresidenteDelTemplo to MormonLibre [link] [comments]


2017.08.15 07:49 Subversivos .........Y mato porque me toca.

El relato del crimen que transportó a este país hacia las regiones mentales más frías de los asesinos anglosajones en serie comienza cuatro años antes del 30 de abril de 1994, noche en la que un estudiante de tercero de Químicas, de 22 años, y otro de tercero de B.U.P., de 17, eliminan a un hombre con 20 puñaladas porque lo exigía el guion del juego que ellos mismos inventaron.
LOS SUCESOS DE EL PAÍS ... Y mato porque me toca Los reportajes y ensayos de esta veraniega serie han sido extraídos del libro Los sucesos de EL PAÍS, publicado en 1996 como parte de la conmemoración de los 20 años del diario, lanzado el 4 de mayo de 1976. Históricas firmas del periódico, como Rosa Montero, Juan José Millás o Jesús Duva desmenuzan algunos de los crímenes que han marcado la reciente Historia de España, de la matanza de Atocha al crimen de los Marqueses de Urquijo.
Cuatro años antes de aquella madrugada, en un campo de fútbol del barrio madrileño de Chamartín, Félix Martínez, un niño de oc­tavo de E.G.B., se embelesa con los gritos desde la grada de un chaval cinco años mayor, ojos azules detrás de gafas gruesas, metro noventa sobre el nivel del suelo, moreno y desgarbado en el andar. Félix se le acerca creyendo que declama nombres de personajes del juego del rol, el invento que surgió a finales de los sesenta en Estados Uni­dos y conquistó en forma de negocio las papelerías españolas en la década de los noventa. Varias fichas, un tablero, una historia inven­tada y unos roles, interpretaciones o arquetipos que se adjudica a ca­da participante. Inteligencia, fantasía y tiempo libre para probarlas. Ordena y manda la figura del rol master.
A Félix no le gustaba ningún deporte, ni siquiera le apasionaba el cine, ni las chicas –su primera relación amorosa la tendría dos años después–, ni las motos, ni la ropa, ni los estudios. Tan sólo leer, a ser posible historias paranormales, escribir poemas y jugar al rol.
Félix se iba a llevar una sorpresa. Allí tenía un posible compañe­ro de Rol gritando aparentemente nombres de personajes. ¿A qué es­peraba para conocerlo? El chico de E.G.B. aborda por fin al miope de ojos azules y le pregunta si también sabe jugar al rol. Dos trage­dias se dieron la mano.
MÁS INFORMACIÓN ... Y mato porque me toca Todo lo publicado en El País sobre el caso 2008: Javier Rosado, el asesino del rol obtiene el tercer grádo 1999: Félix Martínez se rehabilita en un piso de estudiantes La de Félix, fácil de resumir: nunca tuvo hermanos, su padre ge­nético murió drogadicto y enfermo de sida cuando el niño cumplía un año, la madre mexicana, también drogadicta, conoció a su padre adoptivo cuando el chaval cursaba segundo de E.G.B. y se separaría cuatro años más tarde. Félix conocería entonces el cariño incondi­cional del nuevo padre y el desbarajuste colegial de todos los maes­tros por los que iba pasando, ya fueran de Madrid, Ibiza o La Rio­ja, según adjudicaran su estancia al lado de la madre o del padre. «Nunca hubo paz, eso no era una familia», confesaría el chico. La madre muere también de sida dos años antes del crimen y dos años después del encuentro con Javier en el campo de fútbol.
Félix, un carácter inseguro, nunca líder ni siquiera de sí mismo, lector empedernido, conoce en aquel campo a otro lector más empe­dernido, un fulano con una seguridad en sí mismo extraordinaria, alguien con frases del tipo «las mejores drogas están en la cabeza de uno», solitario, bien educado, taciturno y didáctico: Javier Rosado Calvo, vecino de Félix en una calle de Chamartín donde los pisos de cien metros cuadrados cuestan hasta 30 millones de pesetas de los años noventa. El del padre adoptivo de Félix, empleado en una empresa de máquinas tra­gaperras, era tan sólo alquilado.
Javier gritaba en las gradas varios nombres pero, para sorpresa del chiquillo, aquel tipo encorvado no sabía jugar al Rol. El chasco duró sólo un segundo, porque las palabras del otro llevaban un significado aún más atractivo y profundo que el del simple juego: eran nombres, pasajes, del gran novelista de literatura fantástica H. P. Lovecraft, el genio de principios de siglo cuyos relatos de tumbas, castillos temblorosos, sueños, monstruos y nieblas llegan cargados de frases tipo: «Los hombres de más amplio intelecto saben que no existe una verdadera distinción entre lo real y lo irreal; que todas las cosas aparecen tal como son tan sólo en virtud de los frágiles senti­dos físicos [...]». H. P. Lovecraft, la pasión confesa de Javier.
«Desde que conocí a Javier y me metió en su mundo», reconoció Félix en sus exploraciones psiquiátricas y psicológicas a raíz del cri­men, «todo cambió para mí, encontré otro tipo de pensamientos le­jos de los vulgares de cada día, cambió mi interior, me entregué a es­te tipo de filosofía que era apasionante, aún me sigue pareciendo apasionante, Javier se convirtió para mí en un ser extraordinario muy superior al hermano mayor que nunca tuve, me dejé arrastrar por él [...]. Al cabo de un tiempo llegué a hablar como él y a hacer gestos como él. Él hablaba mucho mejor que yo, mis ideas me las re­batía con facilidad [...]. Todo el mundo era estúpido para él, pero yo creo que yo para él no era estúpido».
Y Javier, la otra cara de la tragedia, encontró en Félix el público de banderita y trompeta que necesitaba su egolatría, el hermano pe­queño que tampoco tuvo, porque su único hermano, un año mayor, más fuerte, vencedor en las disputas físicas, apenas se trataba con Javier. Félix sería el discípulo predilecto de una filosofía alimentada con cuatro obras de Friedrich Nietzsche, Edgar Allan Poe o Stephen King mal mezcladas y otras tantas decenas seudoliterarias, peor di­geridas.
Durante una convalecencia por lesión en una pierna, Félix le lle­va un juego del rol y Javier aprende a jugar. Al poco tiempo el en­fermo crea Razas, un juego basado en el rol. La humanidad se di­vide en 39 razas o arquetipos que él ha inventariado basándose en personajes y nombres novelescos prestados por Lovecraft. Las razas, diría Javier, son ideas humanas llevadas al extremo. La raza 37 corresponde a los psicólogos, la 25 a las mujeres, la 22 al hombre, la 1 al bien y la 7 al mal. Cuando los psiquiatras le preguntan si jugaba al Rol, hay veces en que Javier llega a enojarse y dice que su juego era mucho más importante que el rol; era Su Obra, una «filosofía total» a la que había dedicado más de mil páginas y de la que espe­raba escribir un libro.
Hasta la noche del crimen, Javier pasa por un tipo normal, sin traumas perceptibles ni siquiera por su familia. Su padre, ingeniero industrial, solía jugar al ajedrez con él, su madre, enfermera, le sa­naba las heridas, y su hermano, compañero repetidor en tercero de Químicas, aseguraba que a Javier le bastaba con asistir a clase para aprobar.
Javier no era un joven de inteligencia superdotada, en eso coinci­den profesores y psiquiatras, pero disponía de la justa para creerse con mucha, para ganar un concurso de ajedrez en la cárcel y no disimular el orgullo o para impresionar a cuatro chavales del barrio menores que él. En los dos primeros cursos de Químicas consiguió seis aprobados, dos notables y un sobresaliente. Un expediente bueno, sin más.
Personalidad, conocimientos y edad suficiente, en cualquier caso, para erigirse en Master, líder de la banda del rol, que entre bromas y veras planeó matar la madrugada del 30 de abril a la primera víctima de lo que iba a ser una serie de crímenes. Los otros dos chava­les, Javier Hugo E. S. y Jacobo P., de 17 y 18 años respectivamente, fueron encausados por conspiración para el asesinato. A Jacobo le preguntó la policía por las normas de Razas y contestó que no había normas concretas como en el fútbol: «Se trata de sobrevivir en un mundo imaginario». Unas veces había que impedir la llegada a puerto de un barco, otras, era preciso destruir una ciudad y en al­gunas ocasiones se trataba de asesinar a alguna mujer que traicionó a su raza. Todo sobre la mesa.
Jacobo declaró que cuando Javier y Félix le llevaron al descampado donde habían eliminado a un hombre y se lo confesaron, él lo tomó como una fantasmada. Javier y Félix se vanagloriaban de aquello y lo equipararon al crimen de las setenta puñaladas, perpe­trado cerca de su barrio.
Empieza el juego
Un mes antes de la noche del 30 de abril, El País publicaba el hallazgo del cadáver de un hombre con unas setenta puñaladas y los ojos sacados. La noticia no causó otro efecto en los presuntos asesi­nos que el de animarles. A partir de ahora el tablero iba a adquirir la forma de toda la ciudad, con sus cuestas, sus descampados tene­brosos, sus personajes hundiéndose en la noche; las fichas serían pu­ñales y para moverlas vendría mejor usar guantes de látex que Ja­vier tomaría de sus clases de prácticas en la facultad; las reglas, sin límite.
Félix contó a los psiquiatras: "Yo creo que todo empezó a pla­nearlo [Javier] con decisión a raíz de un libro concreto de Lovecraft: Ciclo de aventuras oníricas de Randolph Carter, y en especial el capí­tulo "A través de la llave de plata", pasaje en el que un hombre se cansó del mundo y empezó a dedicarse a sus sueños hasta que al fi­nal estos sueños invadieron su propia realidad».
Carlos Moreno, la víctima del asesino del rol Javier Rosado. Carlos Moreno, la víctima del asesino del rol Javier Rosado. La realidad invadida puede ser la de un hombre casado como Carlos Moreno, con tres hijos y amigo de una viuda también con tres hijos, con la que había pasado la noche. Carlos visitaba desde hacía cinco años la casa de su amiga Modesta L., de 51 años, desde las diez hasta la una de la madrugada. Nunca pensó en separarse, ni Mo­desta se lo pidió, ni su mujer ni sus hijos, conscientes de la relación, lo obligaron. Los viernes Carlos salía más tarde de aquella casa y aquel viernes de abril salió a las tres. Si cobraba su nómina de 60.000 pesetas, montaba en taxi hasta la otra punta de la ciudad. Y si no, el búho, que es como se conoce en Madrid a la línea de autobuses nocturnos. La noche del crimen Carlos llevaba las 60.000 pe­setas en el bolsillo, pero optó por el autobús. Y en la parada encon­tró a los admiradores de Lovecraft dispuestos a soñar sus pesadillas.
El crimen perfecto exigía, según Henry, el psicópata de la pelícu­la Retrato de un asesino, un desconocimiento total de la víctima, ningún móvil, nada. Ya lo habían avanzado la novelista Patricia Highsmith y el director Alfred Hitchcock en Extraños en un tren: si un desconocido mata a mi esposa y yo a su madre, nadie ha de sos­pechar nada; en principio.
Así que ahí llegan los dos, Javier y Félix, en busca de una vícti­ma a la que nunca han visto. El escenario no podía ser más propi­cio. Un descampado de risco y pastizal, una casa desvencijada en medio de un llano, de esas que parecen existir sólo en días de vien­to, una luna de miedo y una parada de autobús, como un oasis sin nadie.
Para acercarse a los hechos valga el diario de Javier Rosado, un texto sin precedentes en la historia criminal de España:
«Salimos a la 1.30. Habíamos estado afilando cuchillos, preparán­donos los guantes y cambiándonos. Elegimos el lugar con precisión.»
«Yo memoricé el nombre de varias calles por si teníamos que sa­lir corriendo y en la huida teníamos que separarnos. Quedamos en que yo me abalanzaría por detrás mientras él [por Félix] le debilita­ba con el cuchillo de grandes dimensiones. Se suponía que yo era quien debía cortarle el cuello. Yo sería quien matara a la primera víctima. Era preferible atrapar a una mujer, joven y bonita (aunque esto último no era imprescindible pero sí saludable), a un viejo o a un niño. Llegamos al parque en que se debía cometer el crimen, no había absolutamente nadie. Sólo pasaron tres chicos, me pareció de­masiado peligroso empezar por ellos [...]. En la parada de autobús vimos a un hombre sentado. Era una víctima casi perfecta. Tenía ca­ra de idiota, apariencia feliz y unas orejas tapadas por un walkman.»
«Pero era un tío. Nos sentamos junto a él. Aquí la historia se tornó ca­si irreal. El tío comenzó a hablar con nosotros alegremente. Nos con­tó su vida. Nosotros le respondimos con paridas de andar por casa. Mi compañero me miró interrogativamente, pero yo me negué a ma­tarle.»
Félix no supo explicar después por qué Javier le perdonó la vida. Y el otro nunca lo contó.
«Llegó un búho y el tío se fue en él [...].»
«Una viejecita que salió a sacar la basura se nos escapó por un minuto, y dos parejitas de novios (¡maldita manía de acompañar a las mujeres a sus casas!).»
«Serían las cuatro y cuarto, a esa hora se abría la veda de los hombres [...]. Vi a un tío andar hacia la parada de autobuses. Era gordito y mayor, con cara de tonto. Se sentó en la parada.»
« [...] La víctima llevaba zapatos cutres y unos calcetines ridícu­los. Era gordito, rechoncho, con una cara de alucinado que apetecía golpeada, y una papeleta imaginaria que decía: "Quiero morir". Si hubiese sido a la 1.30 no le habría pasado nada, pero ¡así es la vida!»
«Nos plantamos ante él, sacamos los cuchillos. Él se asustó mirando el impresionante cuchillo de mi compañero. Mi compañero le mira­ba y de vez en cuando le sonreía (je, je, je).»
Félix alegó dos meses después ante la policía que se encontraba algo bebido y que le daba miedo desobedecer a su amigo.
«Le dijimos que le íbamos a registrar. ¿Le importa poner las ma­nos en la espalda?, le dije yo. Él dudó, pero mi compañero le cogió las manos y se las puso atrás. Yo comencé a enfadarme porque no le podía ver bien el cuello.»
«Me agaché para cachearle en una pésima actuación de chorizo vulgar. Entonces le dije que levantara la cabeza, lo hizo y le clavé el cuchillo en el cuello. Emitió un sonido estrangulado. Nos llamó hi­jos de puta. Yo vi que sólo le había abierto una brecha. Mi compañero ya había empezado a debilitarle el abdomen a puñaladas, pero ninguna era realmente importante. Yo tampoco acertaba a darle una buena puñalada en el cuello. Empezó a decir "no, no" una y otra vez. Me apartó de un empujón y empezó a correr. Yo corrí tras él y pude agarrarle. Le cogí por detrás e intenté seguir degollándole. Oí el desgarro de uno de mis guantes. Seguimos forcejeando y rodamos. "Tíralo al terraplén, hacia el parque, detrás de la parada de auto­bús. Allí podríamos matarle a gusto", dijo mi compañero. Al oír es­to, la presa se debatió con mucha más fuerza. Yo caí por el terraplén, quedé medio atontado por el golpe, pero mi compañero ya había ba­jado al terraplén y le seguía dando puñaladas. Le cogí por detrás pa­ra inmovilizarle y así mi compañero podía darle más puñaladas. Así lo hice. La presa redobló sus esfuerzos. Chilló un poquito más: "Jo­putas, no, no, no me matéis".»
«Ya comenzaba a molestarme el hecho de que ni moría ni se de­bilitaba, lo que me cabreaba bastante [...]. Mi compañero ya se ha­bía cansado de apuñalarle al azar [...].»
«Se me ocurrió una idea espantosa que jamás volveré a hacer y que saqué de la película Hellraiser. Cuando los cenobitas de la pelí­cula deseaban que alguien no gritara le metían los dedos en la boca. Gloriosa idea para ellos, pero qué pena, porque me mordió el pulgar. Cuando me mordió (tengo la cicatriz) le metí el dedo en el ojo [...].»
«Seguía vivo, sangraba por todos los sitios. Aquello no me impor­tó lo más mínimo. Es espantoso lo que tarda en morir un idiota [...].»
Carlos Moreno Fernández fue un idiota que trabajó desde los ocho años como aprendiz de relojero, un obrero que con el oficio más que aprendido se quedó en paro desde hacía nueve años y padeció de nervios hasta que su esposa lo colocó en la empresa de limpieza El Impecable Ibérico, probablemente un nombre estúpido también; Carlos Moreno Fernández fue un idiota que no consintió jamás la entrada de un fontanero, un albañil o un electricista en casa porque él solo se bastaba para arreglarlo todo, un hombre idiota que a fuer­za de trabajo había conseguido dinero para educar a sus tres hijos, que sabía cocinar y le encantaba cuidar flores, un hombre que huía de los televisivos «Quién sabe dónde», «Su media naranja» y «Códi­go Uno», porque le parecían «programas para marujas». Un hom­bre. Con sus aspiraciones a corto y largo plazo, sus pequeños y gran­des recuerdos, reducidos a un charco y un bulto entre las piedras.
«Vi una porquería blanquecina saliendo del abdomen y me dije: “Cómo me paso” [...].»
«A la luz de la luna contemplamos a nuestra primera víctima. Sonreímos y nos dimos la mano [...]»
«No salió información en los noticiarios, pero sí en la prensa, El País, concretamente. Decía que le habían dado seis puñaladas entre el cuello y el estómago (je, je, je). Decía también que era el segundo cadáver que se encontraba en la zona y que [el otro] tenía 70 puña­ladas (¡qué bestia es la gente!) [...]»
«¡Pobre hombre!, no merecía lo que le pasó. Fue una desgracia, ya que buscábamos adolescentes y no pobres obreros trabajadores. En fin, la vida es muy ruin. Calculo que hay un 30% de posibilida­des de que la policía me atrape. Si no es así, la próxima vez le toca­rá a una chica y lo haremos mucho mejor.»
Como no había nada que lamentar, sino todo lo contrario, la ha­zaña corrió de boca en boca entre la banda del rol. Así hasta que se enteró un amigo de ellos que se lo contó en confesión a un cura, des­pués al padre, y el padre lo puso en conocimiento de la policía.
Batallones de periodistas y psiquiatras comenzaron sus investiga­ciones. Nunca hasta este entonces se había dado en España un caso semejante.
Pascual Duarte, el genuino personaje de Camilo José Cela, co­menzó sus fecharías porque pensó que la perra le miraba mal. De un tiro la mató.
El ejecutivo rico, vacío y psicópata que protagoniza la novela del estadounidense Bret Easton Ellis narra con algunos años de antela­ción a Javier y con parecida frialdad su asesinato del mendigo: «Luego le corto el globo ocular... y él empieza a gritar cuando le cor­to la nariz en dos, lo que hace que la sangre me salpique un poco». El ejecutivo producto de la ficción contaba con el móvil filosófico de que los perdedores no cuentan en esta vida. El existencialista de El extranjero que inmortalizó Albert Camus en 1942 mató porque le atormentaba el calor, el resplandor insoportable del mar. A Javier y a Félix sólo les movió el juego.
Siete meses después del crimen, Félix Martínez, el compañero del autor del diario, declaró al psiquiatra José Cabreira, del Instituto Na­cional de Toxicología: «Después de leer todos los artículos de prensa que han hablado de nosotros, todo me parece basura periodística exagerada para distraer a la opinión pública de otras cosas más im­portantes. En particular se ha exagerado con el diario de Javier, en el que yo sé que lo que escribió estaba muy exagerado y fantaseado, es­cribió lo que él cree que pasó y en él es donde me inculpa. Además lo escribió muy deprisa, en dos o tres días, enseñándoselo luego a ami­gos comunes».
Javier también culpa a la prensa de su situación. Ninguno de los dos amigos ha hablado con rencor del otro. «Le llegué a idealizar», confesó Félix, «ése fue mi error y otro error, dejarme llevar demasiado». Para después añadir sin reparos: «Me dejé engañar, era cons­ciente de que me dejaba llevar, pero siempre aprendía algo».
Un monstruo
Félix sigue teniendo la impresión de que su amigo era un su­perdotado: «Javier es casi un inútil, alérgico, miope, con diarreas... Tiene de todo, incluso un estómago que es un caso único... Sin embargo en la parte mental es un monstruo... ».
Con un monstruo así era imposible que la policía los descubriese.
La banda confiaba en el Master, aunque no sabían que habían deja­do intactas las 60.000 pesetas en la chaqueta del idiota, con lo cual, la policía empezó a descartar el móvil del robo.
Nada más asesinarlo, Javier dedicó una ficha a Carlos con el nombre de Benito, el mismo que un profesor de Químicas. Lo dibu­jó con su bigote, con la bolsa donde guardaba su mono de trabajo, y puntuó sus cualidades: Fuerza 8, Poder 6, Carisma 4, Inteligencia 6, Tamaño 15, Voluntad 16.
Había que proseguir rellenando fichas, más cadáveres sobre la tumba del tablero, homicidios en serie, con la perseverancia de Jack el Destripador o sus secuaces anglosajones. Cuando fueron detenidos se disponían a salir de nuevo de cacería con los guantes de látex. Pe­ro a sus espaldas olvidaron una cosecha de pruebas. Restos de guan­tes en la cara del idiota, el reloj de Félix perdido en la pelea, el diario, el famoso diario en casa. Cuando la policía detuvo a Javier aún lleva­ba el dedo vendado que aseguró en el diario haberse herido al meter­lo en la boca del idiota. Se encaminaba a la casa de Félix, a veinte me­tros de la suya, con un paquete de guantes en la mano. Félix se derrotó enseguida, lo que en lenguaje policial significa ni más ni me­nos que reconoció todo. Entre sollozos declaró que el plan consistía en matar esa noche tórrida del 5 de junio a una chica y para eso los guantes. Pero Javier no se arredró ni por los agentes de la brigada de la Policía Judicial de Madrid, ni por las pruebas que le colocaban de­lante de su considerable nariz, ni por la lectura en vivo del diario.
–¡Dios mío, no puedo creer que yo haya hecho eso! Tengo la du­da de que sea verdad o ficticio.
–Si a las cuatro de la mañana –le preguntaba el policía– no esta­bas dando 20 puñaladas a un hombre, ¿qué hacías?
–Creo que estaba jugando al ordenador, no recuerdo bien. Después de los agentes llegó el batallón de psiquiatras a la cárcel.
Cada uno con sus entrevistas, con parecidas preguntas y distintas conclusiones. Si estaban locos, ningún crimen podría imputárseles; y si no, la condena sería por homicidio. Psicóticos o psicópatas, ése era el dilema.
Los psicóticos no son responsables de sus actos, los psicópatas, sí.
Los primeros se libran de cualquier condena, los segundos no. En el psicótico no existe conciencia del yo, en el otro, sí.
Los padres de Javier Rosado contrataron los servicios del profe­sor de Psiquiatría Forense de la Universidad Complutense de Ma­drid José Antonio García Andrade. El doctor se quedó extrañado de que su cliente declarase un cariño enorme por su padre, al tiempo que desconocía su edad y profesión. De la madre decía que trabaja­ba de ATS porque de vez en cuando le sanaba alguna herida.
Le confesó a García Andrade que de entre las razas, la que más le ha influido, la que más se asemeja a su persona es Cal, a quien de­finió como «un niño frágil, a veces una mujer rubia, que emana tal sufrimiento que es difícil acercarse a ella, aunque es peor cuando sonríe o tiene la cara machacada». Y aseguró: «Sin Cal yo no sería lo que soy. Con él aprendí a aprender. Lo conocí en 1988; Cal es do­lor; el bendito sufrimiento; ama los cuchillos, los objetos punzantes o cualquier cosa que pueda producir dolor, aunque lo que más le fas­cina es el dolor del alma».
De Cal aprendió Javier su simple teoría sobre la vida: «Aprender a usar el dolor es disfrutado como el placer. El dolor de los puntos de sutura que me dieron en la rodilla cuando tuve un accidente es mayor que el orgasmo con una mujer. El dolor es mejor que el pla­cer y más barato. La gente confunde al cenobita con el masoquista, pero no son lo mismo; éste disfruta siendo humillado y al someter­se, pero el cenobita disfruta al sufrir, porque con el dolor saca conocimiento. Cal dice que cometió el crimen del que se me acusa. Lo ha­ce para dañarme, para enseñarme, para causarme pena, desespera­ción, pero Cal no mata, sólo tortura».
¿Loco o actor? El 8 de octubre de 1994 le reveló a García Andra­de que el primer golpe a la víctima fue con un cuchillo pequeño de conchas naranjas. Le dio en el mentón y en la cara anterior del cue­llo y señaló el movimiento de su víctima bajando la cabeza hacia el tórax. García Andrade le hizo ver que este dato no venía en los pe­riódicos. Javier sintió miedo por primera vez, al menos, eso es lo que el forense contratado por su familia reseñó. «Estoy al borde de la lo­cura, necesito ayuda», cuenta el psiquiatra que dijo Javier, «es ver­dad, esto no venía en la prensa. Hay veces en que yo no miro, no veo, no siento, no huelo, no me fijo, no es una mente, es una máquina, tienes que hacer una cosa y la haces. Eso ocurrió».
En ese momento de la entrevista solicitó que se le sometiese al Suero de la Verdad, y se sumergió, según Andrade, en una gran an­gustia.
¿Loco o actor? Para el psiquiatra contratado por su familia, Ja­vier está loco, por tanto no se le podría imputar delito alguno. García Andrade sostiene que este chico de «inteligencia de tipo medio, con buena capacidad de abstracción y de síntesis» padece una «es­quizofrenia paranoide, además de personalidad múltiple psicótica y amnesia disociativa». Psicótico pues, sin lugar a la condena, además de esquizofrénico y con problemas de memoria.
Para el doctor, el juego no fue la causa de sus enfermedades, si­no precisamente la máscara. Dos años después del crimen, Javier se­guía jugando a Razas en la cárcel.
Pero el dictamen de García Andrade no era más, ni menos, que un estudio de parte, es decir, algo que había que contrastar necesa­riamente con otros estudios.
La titular del juzgado de instrucción número cinco de Madrid encargó otro informe a las psicólogas adscritas a la clínica médico-forense de Madrid Blanca Vázquez y Susana Esteban.
Cuando Javier les empieza a hablar de su perro Atila dice: «El pe­rro es una magnífica persona, cuando lea la prensa ya sabrá él a lo que me refiero».
Javier se declara ratón de bibliotecas, con más de 3.000 volúme­nes en su casa, y las psicólogas corroboran que el preso cuenta con cierto bagaje de cultura fantástica, pero no sabe quién es Martin Luther King, por no hablar de temas corrientes como ecología o Ter­cer Mundo, de los cuales asegura desconocer todo.
El dilema
¿Loco o actor? El informe de las psicólogas lo califica de psicópata pero... «este diagnóstico implica un trastorno de personalidad que no afecta en absoluto a su capacidad de entender y obrar [...]. El sujeto sabe lo que quiere hacer y quiere hacerlo cuando lo hace». Por tanto, susceptible de condena.
El informe de las psicólogas es bastante más duro que el del psi­quiatra contratado por la familia. Para ellas, Javier Rosado jamás se ha creído ser una de sus razas, sino que las conoce y controla a su voluntad y siempre desde una perspectiva de observador. Y conclu­yen: «Se trata de un sujeto altamente peligroso [...]. Bajo circuns­tancias favorables podría cometer cualquier crimen violento y sádi­co. Odia a la sociedad y a las personas, con las que no se siente implicado más que de forma racional. Busca activamente reconoci­miento social».
Blanca Vázquez y Susana Esteban concluyen su estudio de 21 pá­ginas el 7 de octubre de 1994. Doce días después Juan José Carras­co Gómez y Ramón Núñez Parras, especialista en psiquiatría el pri­mero y médicos forenses ambos adscritos a los juzgados de la plaza de Castilla, presentan a petición de la juez otro estudio sobre Javier de 51 páginas. Ambos análisis, el de ellas y el de ellos, se habían efectuado de forma paralela a petición de la juez y de eso se queja­rían por escrito Carrasco y Núñez al entender que «los retests practi­cados en fechas cercanas pierden fiabilidad».
Unos y otras se encierran con el preso, visitan a sus familiares, analizan sus escritos y, al emitir sus dictámenes, se contradicen. Ca­rrasco y Núñez sostienen que cualquiera de las múltiples personali­dades de Javier «pueden tomar el control absoluto de la conducta». O sea, exento de penas.
Aunque también hacen reseñar los doctores que tanto su madre como su hermano mayor no habían observado antes del crimen nin­gún comportamiento en Javier sospechoso de tratamiento psiquiátrico. Ni alteraciones de memoria, ni manifestaciones de las distintas personalidades, ni soliloquios. Siempre fue muy estudioso, introver­tido y lector infatigable. Nunca pensaron que precisase de psicólogos, aunque una vez en la cárcel comenzaron a verle con trastornos serios en sus visitas.
En una de sus entrevistas los dos psiquiatras llegan a plantearse si Javier actúa en plan estratega, porque alguna vez les había ad­vertido que durante su estancia en prisión iba a resucitar a Wul, el estratega que estaba adormecido, para defenderse así de funciona­rios, médicos y otros presos.
Tras varias horas de entrevistas con el recluso y su familia, tras consultar las más de 1.000 páginas que Javier escribió sobre su jue­go, además de bibliografía y jurisprudencia sobre personalidad múltiple en Estados Unidos, Carrasco y Núñez concluyen que sus tras­tornos no están buscados conscientemente como coartada porque sería muy difícil de simular un cuadro clínico de tanta riqueza, ex­presividad y contenidos. Resumen: enajenación mental completa. En cuanto a las posibilidades de cura, «no existe ninguna cuya indica­ción sea garantía de una evolución favorable».
Sin embargo, Javier Saavedra, el abogado de la familia de la víc­tima, asesorado por psiquiatras especialistas en casos de múltiple personalidad, sostiene que Javier es un psicópata dueño de todos sus actos. «Si hubiera encontrado junto a la víctima a un guardia civil, un psicótico habría cometido el crimen igualmente, pero Javier Ro­sado, no: él discernía el peligro. El psicótico puede ver perturbados sus sentidos afectivos, pero no es frío como el psicópata.»
Carlos Fernández Junquito, médico psiquiatra del Hospital Ge­neral Penitenciario, vio a Javier como una persona con la afectivi­dad prácticamente abolida. «Cierto día, estando presente en la en­trevista la psicóloga de la Unidad, le dijo: "Puede usted quedarse, es como el teléfono".»
Pero el psiquiatra Fernández Junquito le diagnosticó el 18 de oc­tubre de 1994, en el informe más breve de los tres elaborados, es­quizofrenia paranoide, algo que desecharon otros doctores.
Para el letrado Saavedra, Javier Rosado no sólo está exento de cualquier tipo de esquizofrenia sino que se trata de un psicópata res­ponsable y consciente de todo lo que hizo: «El lenguaje del psicópa­ta es estructurado, racional y lógico, como el de Javier; los psicópatas_ son seres racionales, muy manipuladores, engañan mucho, ambicio­nan el poder y para ello se valen del lenguaje, mientras que el psi­cótico pasa del poder. En el momento en que lo cogieron no es un psicótico, aunque después haya desarrollado una psicosis».
Javier se consideró impotente ante los psiquiatras para saber si él había cometido el crimen. Aseguró que si intentara averiguarlo se podía declarar dentro de su cabeza una guerra civil entre las razas, como la que sufrió con 17 años: «Hubo una rebelión en COU que fue la guerra de los Maras... fue cuando tuve el desengaño amoroso, mi depresión, Mara contra Fasein». Para investigar sobre aquel cri­men dijo que tendría que atravesar pasillos de su cerebro muy peli­grosos, porque hay razas que no dejan pasar a nadie por allí.
El 22 de junio de 1994 Javier salió esposado de la cárcel de Val­demoro para que lo examinara en los calabozos de la plaza de Cas­tilla un forense. En el trayecto del furgón a la cárcel, un redactor de El País le preguntó:
–Javier, ¿te arrepientes de lo que has hecho?
–Yo no he hecho nada –contestó con la cabeza gacha para eludir las fotos–, yo no he hecho nada.
Uno de los guardias civiles que lo custodiaban le levantó la cabe­za agarrándolo por la nuca y le dijo:
– ¿Que no has hecho nada, cabrón?
En la cárcel, algunos presos mucho más fornidos que él le respe­tan y le temen por el halo de inteligencia que le ha otorgado la pren­sa y sus partidas de ajedrez.
Pero su compañero Félix fue a parar a un pabellón de adultos donde los otros presos, en un alarde de originalidad, lo han bautiza­do con el alias de Niño.
Los psiquiatras Carrasco Gómez y Núñez Parra señalan que a pe­sar de todo Félix seguía admirando a Javier y se mostraba interesa­do por lo nuevo que podía estar escribiendo su amigo en prisión sobre Razas. «Ahora seguro que utiliza la raza 17, Wul, y la 18, la serpiente de lengua bífida, que intenta convencer haciendo daño a otros, implicar a otros para salvarse él mismo ... y es posible que Fa­sein pueda cortarse los dedos, Fasein es el que se automutila, que aprende con el sufrimiento, que se va cortando los dedos y va apren­diendo ... »
Félix a veces también duda de su personalidad: «No estoy seguro de haberlo hecho... pero quizás no fuera yo en ese momento... esta­ba muy identificado con Javier... me he metido en un lío... [sollozos], de una broma de matar a alguien nunca pensé que fuera a suceder lo que sucedió».
Mientras esperaban la sentencia del juez, Javier seguía jugando a sus Razas, inventando alguna de ellas basada en la persona de un policía que le interrogó, y Félix se entretenía con poemas como este que escribió antes del crimen:
Quiero romper las cadenas de la muerte
y volar por estepas infinitas
con un caballo de alas marchitas
cantando con el grito de un demente.
Pasarán estaciones pequeñitas
en el ritmo incesante de mi mente
con mi amargo recuerdo tan caliente
soñarán las mujeres más bonitas.
Mas te recuerdo y en mi memoria gritas.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2017.05.31 03:47 ckeimel Guia para principiantes (Traducción de /r/rpg)

Introducción:

Si estás leyendo esto, entonces en algún lado, de alguna manera, decidiste que los juegos de rol podrían ser un pasatiempo que podrías disfrutar. Tal vez hayas estado involucrado con RPGs (Role Playing Game) de videojuegos y querías ver de dónde vinieron, o tal vez viste algunas personas jugando un juego en la biblioteca local o tienda de juegos, o puedes haber visto el hobby satirizado o referenciado en un popular programa de televisión. Independientemente de cómo se le ocurrió la idea de involucrarse, esta guía busca ayudarle a empezar tan indoloramente como sea posible.
En esta guía vamos a cubrir todo, desde la elección de su primer juego hasta ponerse en contacto con su comunidad local de juegos de rol. También cubriremos los aspectos básicos para prepararte y jugar un juego en tu propia casa. Ahora, sin más fanfarria, vamos a llegar a las partes interesantes.

Uso de esta guía

No sientas que debes leer esta guía en orden o hasta completarla. Puede haber información útil en cada sección; Sin embargo, si ya conoce los dados, no hay razón para leer sobre ellos. Dirígete directamente a la información que necesitas.

Juegos de rol en pocas palabras

No realmente en pocas, payaso, pero el concepto general. Los juegos de rol combinan elementos de teatro/comedia de improvisación, narración oral y juegos de tablero/miniaturas. El resultado es algo que es más que la suma de las partes. Si eso te suena como que podría ser complicado, entonces no te desesperes, es mucho más fácil quedarse enganchado de lo que podrías pensar.
El juego de roles es muchas cosas diferentes para personas diferentes, pero la mayoría de nosotros puede estar de acuerdo en que todo se reduce a imaginar algo con un grupo de personas. Cuando te sientas alrededor de una mesa con algunos amigos y asume los papeles de los caracteres que existen solamente en su imaginación compartida entonces estás jugando rol. Tradicionalmente, la forma en que hacemos esto es designar a una persona como Guía (Guide, en ingles) para dirigir el juego y controlar las cosas detrás de las escenas, mientras que los demás jugadores se turnan para describir cómo interactúan con el mundo que maneja el Guía. Hay otras maneras de manejar esto, pero eso está más allá del alcance de esta guía.
Lo que separa el juego de rol de mesa y el LARP (siglas de: Live Action Role-Playing game) de la forma libre de juego interpretando papeles, como los juegos que hacen los niños, es que los juegos de rol tienen reglas establecidas. Lo que estas reglas implican varían de un juego a otro, pero generalmente describen los procesos mecánicos seguidos por los jugadores cuando quieren hacer algo y lo que sucede cuando lo hacen. Las reglas ayudan a enmarcar la narración proporcionada por el Guía y los jugadores de una manera justa. Los mejores juegos también tienen reglas que ayudan a inspirar y llevarte a través de una narración grande y atractiva. Vamos a entrar en materia (y antimateria), y veamos cómo todo esto encaja más adelante en esta guía.
Guía no es el único título para la persona que lidera el juego. Cada juego le dio a este puesto un título único y con el paso de los años esta persona ha sido llamada Narrador (Storyteller), Maestro de Mazmorras (Dungeon Master), Maestro de Juego (Game Master), Administrador (Administrator), Árbitro (Referee), Director, Maestro de Ceremonias (Master of Ceremonies, MC) y algunas docenas de otros títulos. Para los propósitos de esta guía vamos a llamarle Guía porque eso es lo que hacen, guían a los otros jugadores a través de la experiencia.

Herramientas del Asunto

Los juegos de rol suelen requerir muy poco aparte de tu imaginación y un libro de reglas, pero como cualquier actividad hay algunos trozos y piezas que necesitas. En esta sección vamos a repasar estas herramientas, a explicar lo que son y, si son opcionales o no.

Reglas

Casi todos los RPG usan un libro de reglas de algún tipo. Después de tener alguna experiencia con un juego es probable que no necesites un libro de reglas para jugar a tu RPG de elección, pero cuando empieces a aprender un juego es una buena idea tenerlo cerca. En esta guía se explicará más detalladamente sobre los juegos y los conjuntos de reglas para comenzar la aventura de RPG más adelante, por ahora sólo asume que necesitarás un libro de reglas para jugar.
Otra cosa que vale la pena mencionar acerca de los libros de reglas es que normalmente también incluirá una lista de materiales que necesitarás. Asegúrate de mirar esto cuando intentes un nuevo tipo de juego.

Dado

Vienen en todas las formas, tamaños y colores; Así es, estamos hablando de dados. Mientras que algunos RPGs han evitado a nuestros amigos poliédricos en favor de las tarjetas, las cuentas o ningún aleatorizador en absoluto, la mayoría de los RPG todavía los utilizan.
¿Para qué se usan?
Los RPG usan comúnmente dados para generar un número al azar. Esto podría ser para determinar si William Tell atraviesa o no la manzana, que tan lejos se lanza la bola, si realmente hay una puerta secreta detrás de la librería o cualquier número de otras cosas. Los dados también se utilizan a veces como contadores para rastrear todo, desde el tiempo hasta la salud física. En menor medida, los dados también se pueden usar como miniaturas.
¿Cuántos necesito?
El número y tipo de dados que necesitarás varían de un juego a otro. Para empezar, lo mejor es tener un conjunto completo de dados. Un conjunto completo incluye: una moneda (d2), de cuatro lados (d4), de seis caras (d6), de ocho caras (d8), De diez caras (d10), de doce caras (d12), de veinte caras (d20) y un percentil (d%).
Es posible que quieras tener extra d6s y d10s, ya que estos son los dos dados más comúnmente utilizados.
Hay algunas variedades más esotéricas de dados allí dando vueltas, como el d30 o d1000. Dichos dados no se consideran parte del "set" básico y se usan principalmente sólo por novedad. Un tipo inusual de dados que puedes encontrar son Fudge Dice. Éstos no son dados muy nuevos y se han hecho cada vez más comunes debido al éxito del sistema de Fate RPG. Los dados de Fudge se escriben como dF. Estos se ven como dados ordinarios de seis caras, pero en lugar de números en las caras tienen (+), (-) y caras en blanco.

Hojas de personaje

Una hoja de personaje es un pedazo de papel o una plantilla pequeña en la cual escribes todo sobre tu personaje. La mayoría de los libros de juegos de rol traerán una hoja de personaje que puede fotocopiar y en esta era digital todos los editores más avanzados también publican las hojas de caracteres oficiales en sus sitios web.
Tu hoja de personaje no tiene por qué ser muy formal con un pedazo de papel con “Hoja de Personaje” garabateado en la parte superior es suficiente. Un pedazo de hoja suelta de papel con la información pertinente en él hace el trabajo tan bien como un libro de personajes y las fichas de biblioteca son más fáciles de llevar y de mirar. En estos días, tu teléfono celular o portátil podría funcionar mejor para ti y, realmente, eso es lo más importante.

Miniaturas

Muy pocos juegos específicamente requieren el uso de miniaturas, pero su uso ha ido de la mano con el juego de roles durante muchos años. Las figuras han sido a menudo una forma popular de representar a tu personaje de varias maneras diferentes. A veces se usan mucho como piezas de juego y se mueven alrededor de un mapa o una cuadrícula, otras veces se utilizan sólo como una especie de pieza fija. Lo importante a tener en cuenta con minis es que no son necesarios. Puedes jugar casi todos los RPG sin el uso de uno, aunque algunos grupos pueden pedirte que utilices algo que represente a tu personaje (un sustituto común es un dado o una moneda).
Fichas
En la última generación de juegos de rol los tokens (fichas) se han convertido en una popular alternativa a las miniaturas. Las fichas son piezas redondas y planas de cartón con ilustraciones que representan un monstruo o un héroe en ellas. Vienen en una variedad de tamaños y son mucho más fáciles de llevar. También son significativamente más baratos que las miniaturas de metal o plástico. Algunos grupos usarán miniaturas tradicionales para los héroes y fichas de monstruos y NPCs (Non-Playable Character, Personaje no jugable).

Lápiz y papel

Hay una muy buena razón por la que los juegos de rol de mesa sean a veces llamados juegos de "lápiz y papel". Es porque estos dos componentes son las cosas más importantes que tienen, aparte de las reglas y la gente con la que jugar. No hay requisitos particulares para su herramienta de escritura. Algunas personas tienen gusto de lápices amarillos ordinarios, otros como plumas de la tinta y todavía otros como los lápices mecánicos. Utiliza lo que prefieras, pero ten en cuenta que es probable que tengas que hacer muchos cambios y que es una buena idea usar algo que se pueda borrar fácilmente.
Es una historia similar para el papel. La mayor parte del tiempo simplemente un papel viejo de desecho será todo lo que necesites. Es posible que desees usar una hoja de caracteres adecuada, como se describió anteriormente, pero no es necesario. Diferentes tipos de papel tienen usos específicos en juegos de rol, sin embargo.
  • Liso - Se utiliza para muchas cosas, pero más comúnmente para esbozar imágenes de cosas.
  • Con renglones - Notas usualmente usadas, historia de personajes y cosas similares.
  • Hexagonal / Cudriculado - Se utiliza casi exclusivamente para el mapeado.
  • Fichas de Biblioteca - Se utilizan para organizar las cosas de uso frecuente, como elementos o conjuros mágicos.

Ayudas para el juego

Hay un número de diferentes ayudas utilizadas por los jugadores de rol, ninguno de los cuales son necesarios para disfrutar de un RPG. Algunos de estos son:
  • Tableros (Battlemats) - usado para mapear mazmorras y hacer un seguimiento de los combates.
  • Tablero de mazmorra (Dungeon Tiles) - como arriba, pero con los azulejos ilustrados en vez de una rejilla reutilizable.
  • Torres y cuencos para dados (Dice Towers and Bowls) - mantiene los dados limitados a un área específica.
  • Calculadoras - pueden usarse para rastrear números que cambian con frecuencia, como HP.
  • Aplicaciones de la computadora / aplicaciones de teléfono - el uso varía, usado generalmente para seguir aspectos del juego o como referencia.
  • GM Screen - una pantalla plegable diseñada para ocultar las notas del Guía y las tiradas de dados.
  • Musica ambiental / Efectos de sonido - usualmente manejado por una aplicación de computadora en estos días, pero podría ser tan fácilmente hecho con un CD, DVD u otro tipo de reproductor multimedia.

Disfraces

El uso de vestuario es común en Live Action Role Playing (LARP). Debes revisar las pautas de LARP en los trajes o ponerte en contacto con el organizador antes de finalizar su traje. Puede haber límites en el número y tipos de accesorios, así como otros factores, tales como preocupaciones de seguridad y sabiduría de juego.
Los jugadores de rol de mesa no juegan típicamente con disfraz, aunque puede ocurrir.

Elegir tu primer juego

Antes de que puedas empezar con algún juego de rol real, necesitas elegir un juego para disfrutar. Hay un montón de grandes juegos por ahí, pero te sugerimos que tengas un par de cosas en cuenta:
  • Por lo general, es una buena idea elegir un juego que otras personas en su comunidad local ya están jugando. De esta manera tienes gente a quien hacer preguntas, así como una cantidad existente de jugadores potenciales para tu juego.
  • Elige un género que te interese. Puedes estar rodeado de jugadores disfrutando de Vampire: The Requiem, pero si no estás interesado en un juego de vampiros, probablemente no lo disfrutes. Si planeas tocar una variedad de géneros o simplemente no puedes decidir entonces, tal vez un juego universal sería una buena opción para ti.

Temático vs. Universal

Los RPGs tienden a caer en dos categorías diferentes, los que tienen un escenario específico y el tema y los que están diseñados para trabajar con cualquier entorno o tema. No hay estilo correcto o incorrecto, pero cada tipo tiene sus ventajas.
Lo bueno de los juegos universales es que puedes aplicarlos a casi cualquier configuración que puedas imaginar. Esto significa que no necesitas aprender un nuevo conjunto de reglas cada vez que desees cambiar las cosas. Además de esto, pueden tener un enfoque a la carta de las reglas que le permite elegir qué reglas funcionarán mejor para cualquier juego específico que desee jugar. Cuando estés empezando por primera vez un RPG Universal puede parecer mucho masticar y de alguna manera lo es. Estos son grandes juegos con un montón de reglas y elementos diferentes para tomar. La clave para tener en cuenta sobre ellos es que tu no vas, y probablemente no debes, utilizar todas las diferentes reglas presentadas. La razón por la que estos juegos tienen tantas reglas es para que puedas jugar cualquier tipo de juego con ellos. Si las reglas para las armas de fuego no van a subir en su juego sobre los hombres de las cavernas, entonces no hay necesidad de aprender.
Juegos temáticos no tienen la amplitud de los juegos universales, pero tienen un par de cosas a su favor. Primero, con un juego temático ya tienes las reglas con las que trabajar. Esto pone menos presion en el Guía para crear un mundo para jugar y puede hacer que el juego sea más fácil para los nuevos jugadores a entrar. En segundo lugar, estos juegos están tratando de crear un estilo específico de juego y pueden tener características que simplemente no pueden aplicarse universalmente. Por ejemplo, el sistema mágico en Mistborn RPG busca recrear el de las novelas de Brandon Sanderson. Un RPG universal puede no ser capaz de tener un toque tan específico.
Para los recién llegados a la afición de jugar un papel un RPG temático es a menudo la mejor opción. Presentan un conjunto de reglas coherentes y a menudo más simples. Su ya establecida configuración y lore (historia de ese universo) es una gran manera de empezar a jugar y participar sin sentirse perdido buscando el lugar para comenzar. Si tienes una franquicia en particular que te gusta, como Star Wars, puedes empezar a jugar y ya tienes una gran idea sobre el tipo de cosas que puedes hacer jugando un RPG de Star Wars. Cualquiera que sea el estilo de juego que elijas para empezar, espero que pruebes muchas variedades a lo largo de tu carrera de rol.

Un poco sobre D&D

Dungeons & Dragons es el juego de rol más conocido del mundo. Si estás leyendo esta guía hay una muy buena oportunidad de que vinieras a averiguar cómo podrías empezar con D&D específicamente. D&D puede ser un muy buen punto de entrada a la manía del RPG. Es uno de sólo unos pocos RPG con un kit de principiante de calidad profesional y es probablemente el más ampliamente jugado y el más gustado. No cubriremos D&D específicamente en esta guía, ya que no es una descarga gratuita, pero de todos los consejos contenidos en es aplicable a D&D (así como todos los RPGs tradicionales).

RPGs sugeridos gratis

Hay miles de RPG de mesa diferentes por ahí. 3426 RPG diferentes se registran en la base de datos RPG Geek en el momento de escribir esto. Como te puedes imaginar, eso es mucho más de lo que podríamos esperar para cubrir en cualquier guía. Por esta razón hemos seleccionado algunos de nuestros juegos favoritos que son gratuitos para descargar y principiante amable de sugerir

Open d6

Originalmente Open d6 fue publicado por West End Games. Se ha cambiado de manos unas cuantas veces a lo largo de los años hasta que finalmente se publicó digitalmente de forma gratuita. Open d6 es un sistema universal con tres Rulebooks (Libros de reglas) básicos independientes. Estos son d6 Fantasy, d6 Adventure y d6 Space. Cada uno contiene todas las reglas y sistemas que necesitas para jugar en una variedad de configuraciones e incluso puedes mezclar y combinar elementos para crear tus propios mashups de género. El sistema es fácil de aprender y jugar, usando sólo dados de seis caras comunes. Cada uno de los libros d6 también viene con una gran sección introductoria con una aventura en solitario de su propio estilo diseñado para enseñar a un nuevo jugador cómo jugar Open d6 y RPGs en general.
Open d6 también se simplificó en un peso más ligero y más fácil de consumir, y aún libre, la versión llamada Mini Six. Mini Six divide las reglas en aproximadamente 11 páginas, con las 30 páginas restantes que contienen ejemplos de caracteres y ajustes, así como una guía para usar el contenido de Open d6 con el conjunto de reglas más sencillo.
Enlaces:

Risus

Risus es un RPG muy simple que se puede aprender o enseñar en menos de 10 minutos. Risus es a veces llamado el "Anything RPG" (“RPG lo que sea”) debido a la flexibilidad de sus reglas universales, y tú puedes jugar con cualquier ajuste que puedas imaginar. El juego se ajusta a sólo 6 páginas y es uno de los RPG más simples disponibles. Si bien las reglas son muy fáciles de aprender, su tamaño pequeño significa que no hay un montón de consejos para las nuevas guías y jugadores. Incluso aún, es una buena opción para los primeros temporizadores.
A diferencia de muchos otros sistemas RPG simples, Risus tiene una gran web propia. Hay una base dedicada de los jugadores de Risus que producen aventuras, adaptaciones y toda la manera de otro gran contenido.
Enlaces:

Swords & Magic (Espadas y magia)

S&W es un juego de fantasía mítica que hace que los jugadores deambulen por las mazmorras y mantengan el mal a raya. Todos los elementos del clásico juego de rol de fantasía están presentes en este juego, por lo que es una gran opción para cualquier persona interesada en las bases del hobby. Cuando usted se imagina D&D, tal como se jugaba en los días de las máquinas de pinball esto es lo que usted está pensando.
Swords & Wizardry es lo que se conoce como un "retroclone" de la primera edición de Dungeons & Dragons. Las reglas originales se han reescrito y vuelto a publicar para que puedas disfrutar de ellos a pesar de que el juego salió de impresión hace muchos años. S & W es relativamente simple de aprender y probablemente tiene la escritura más clara y fácil de entender de cualquier retroclone publicado hasta la fecha.
S&W también viene en tres formas, pero para sus propósitos probablemente quieras quedarte con Swords & Wizardry Core. Si disfrutas del juego, puedes comprar Swords & Wizardry Complete, ya que contiene aún más fragmentos para conectarte a tu experiencia de juego de rol.
Enlaces:

Heroes Against Darkness (Héroes contra la oscuridad)

Al igual que con Swords & Wizardry, Heroes Against Darkness tiene sus raíces en Dungeons & Dragons. A diferencia de S&W, se agrupa desde todas las ediciones de D&D para crear algo nuevo que se siente familiar.
Heroes está escrito con principiantes en mente y viene con un sistema un poco más profundo que la mayoría de los otros juegos recomendados aquí. Viene con una aventura en solitario introductoria para enseñar a los jugadores lo básico.
Enlaces:

Warrior, Rogue & Mage

Warrior, Rogue & Mage es un juego de rol simple y ligero que permite a un grupo de jugadores y un maestro de juego experimentar aventuras épicas en un mundo de fantasía lleno de magia maravillosa.
WR & M es un juego muy fácil de aprender y de jugar y ofrece una aventura inicial y grandes consejos para los Guías primerizos (Game Masters). WR&M también está disponible como Resolute, Adventurer & Genius, una versión del juego ambientada en un mundo de aventura de la pulpa de Indiana Jones; Wyred, una versión cibernética del juego que haría a William Gibson orgulloso; Y Main Sequence, una aventura space opera que haría que los jugadores de cualquier planeta salten de felicidad.
Enlaces:

Dungeon World

Dungeon World es un RPG de fantasía que es muy fácil de aprender y jugar. Se construye a partir de otro juego llamado Apocalypse World y crea diferencia entre él y Dungeons & Dragons. Lo que diferencia a Dungeon World de casi cualquier otro juego que aparece en esta guía, es que utiliza un sistema de juego centrado en el lenguaje en lugar de un enfoque numérico. Es un gran juego para las personas que odian las matemáticas y su uso de procedimientos hace que sea una excelente opción para Guías y jugadores por primera vez. De hecho, una gran parte del libro de reglas está lleno de grandes consejos sobre cómo ejecutar y administrar un juego de rol de fantasía. Su juego padre (Apocalypse World) es aún mejor en este aspecto, pero no está disponible gratuitamente.
La licencia abierta de Dungeon World ha llevado a muchas adaptaciones creadas por los fans. Estos juegos no se construyen con el principiante en mente, pero una vez que han dominado Dungeon World podrían hacer una excelente manera de explorar otros géneros y configuraciones. También hay muchos juegos profesionales construidos con el Apocalypse World Engine y, como tal, comparten una gran cantidad de terminología y juego común con Dungeon World. Estos juegos tampoco son gratuitos, pero puede que valga la pena explorarlos.
Dungeon World ha sido publicado bajo una licencia Creative Commons y el texto completo está disponible gratuitamente en línea. Una versión más atractiva se puede comprar por $ 10 o $ 25.
Enlaces:

Fate Core & Fate Accelerated

Fate es un excelente sistema universal que, como Dungeon World, pone la ficción primero. Está disponible en dos sabores: Fate Core, que está completamente diseñado para los jugadores veteranos, y Fate Accelerated, que es una toma simplificada del sistema dirigido a los recién llegados al hobby. También puedes encontrar una serie de juegos con licencia basados en Fate, como el RPG de Dresden Files, Atomic Robo RPG y mucho más.
La característica definitiva de Fate es su uso de Aspectos. Estas son palabras o frases que definen tu personaje y se usan en lugar de aplicar valores numéricos a diferentes conceptos como fuerza o inteligencia. En lugar de ser fuerte un personaje podría ser "construido como un toro". Esto hace que el sistema extremadamente adaptable a los diferentes géneros y estilos de juego, así como fácil de entender para los recién llegados. Esto también hace un juego donde la historia y la acción es más importante que los detalles, por lo que no será para todos.
En la mayoría de los casos, Fate Accelerated es el mejor punto de partida; Sin embargo, el juego no es particularmente difícil de aprender o jugar. Como puedes obtener ambos juegos de forma gratuita, te sugerimos que eches un vistazo a ambos y selecciones el que te haga sentir más cómodo.
Fate se vende bajo un modelo de “pay what you want”, lo que significa que usted puede recogerlo de forma gratuita. Si te gusta el juego, te animamos a comprar una segunda copia por el precio que creas justo.
Enlaces:

Marvel Super Heroes

En 1984 Marvel y TSR se unieron para publicar un RPG basado en el universo Marvel llamado Marvel Super Heroes. El RPG fue apoyado por casi diez años antes de finalmente salir de la impresión. El juego ya está disponible en línea gratis.
Marvel Super Heroes fue diseñado como un RPG amigable para principiantes y dirigido a los fanáticos de los cómics en lugar de RPGs existentes. Tiene un estilo de escritura accesible que lleva al lector a través de todo lo que necesitan saber. Las reglas se dividen en versiones Básicas y Avanzadas, lo que da a los jugadores algo en lo que pueden crecer.
Enlaces:

Kits para principiantes

En esta sección encontrarás una serie de juegos que, aunque no son gratuitos, vienen con todo lo que necesitas para empezar a jugar. Son paquetes completos que vienen con varias reglas y accesorios que necesitas para jugar. También están diseñados como productos de nivel de entrada y se escriben de tal manera que sea amigable y fácil de usar para principiantes a la manía RPG.

Conjunto inicial D&D 5e

D&D es un juego de alta fantasía épica donde los jugadores asumen los papeles de héroes poderosos como el rastreo a través de mazmorras, salvar el mundo y, sí, incluso matar a los dragones.
La quinta edición de Dungeons & Dragons es la versión más reciente del juego disponible en el momento de escribir esto y el D&D Starter Box es un producto de nivel de entrada D&D que contiene todo lo necesario para empezar a jugar la última iteración del juego clásico. Las reglas estan simplificadas y ofrecen una aventura paso a paso para jugar a través. Mientras que estas reglas simplificadas son geniales para los principiantes, en algún punto los jugadores desearán graduarse al juego completo. La buena noticia es que todas las reglas básicas para D&D 5e han sido publicadas digitalmente de forma gratuita.
D&D es uno de los más grandes, si no el más grande, y mejor apoyado RPGs disponibles. Tiene una presencia en la mayoría de las convenciones de hobby, así como programas dirigidos a nuevos jugadores, como D&D Encounters. El Starter Set es un gran punto de partida para cualquier jugador novato.
Enlaces:

Pathfinder Beginner Box

Golarion es un mundo de alta fantasía lleno de gnomos, elfos, enanos y toda clase de otras razas fantásticas. Con el Pathfinder RPG, un jugador puede saltar directamente en crear sus propias aventuras épicas o unirse a la famosa Sociedad Pathfinder, un grupo de agentes encubiertos y aventureros, para promover los objetivos de las facciones del Mar Interior.
Pathfinder rivaliza con D&D 5e en el número de jugadores que lo disfrutan regularmente. Sus raíces se encuentran en la edición anterior de D&D y mantiene un estilo de juego similar. Al igual que D&D, Pathfinder disfruta de una comunidad viva y generalizada con un montón de eventos organizados para asistir.
The Beginner Box es un conjunto de reglas simplificadas que, al igual que The Red Box, proporciona una excelente introducción a la afición. Contiene todo lo que necesitas para jugar y un poco más. Debes tener en cuenta que The Beginner Box es un producto introductorio y no contiene las reglas completas. Los jugadores que disfruten del juego tendrán que actualizar el libro de reglas del núcleo en algún momento. Aparte de eso, es una introducción mucho más amigable y asequible que el libro de reglas básico.
Una cosa muy agradable acerca de Pathfinder es que muchas de las reglas y el contenido se publican bajo una licencia abierta y disponible de forma gratuita en formato wiki. Esto hace que sea muy fácil y barato para graduarse en el RPG Pathfinder completa una vez que se agota la caja de principiante.
Enlaces:

Mouse Guard Box Set

El Mouse Guard RPG está ambientado en el mundo creado por David Petersen en su serie de cómics premiada por Eisner. Cuenta con un mundo habitado por ratones inteligentes. Los jugadores en el Mouse Guard RPG asumir el papel de los ratones que pertenecen a la Guardia del Ratón, un grupo que ayuda a otros ratones sobrevivir el desierto y la defensa de los depredadores.
Mouse Guard es adecuado para todas las edades, aunque los padres deben ser conscientes de que el mundo de Mouse Guard no es tan amable y tierno como la premisa le llevaría a creer. El juego es fácil de aprender, claramente escrito, e incluso ha ganado un premio por su diseño. El arte, tomado de los comics, es también espléndido. La caja viene con todo lo que necesitas para jugar, incluyendo las reglas, aventuras, dados, cartas e incluso un mapa.
Enlaces:

Doctor Who: Juego de Aventuras en el Tiempo y el Espacio

El amado programa de televisión británico, Doctor Who, ha introducido varias generaciones a la ciencia ficción. El último RPG basado en él es Doctor Who: AiT&S y tiene uno de los mejores box set introductorio disponibles en el hobby. Mientras que el juego lleva el nombre del héroe homónimo y titular, las reglas no requieren su presencia. Están escritos y presentados de tal manera que cualquier grupo de héroes puede confundir su camino a través del espacio o el tiempo, con o sin El Doctor.
Doctor Who viene con el libro de reglas completo, que está escrito de una manera casual y concisa y cuenta con un simple, pero flexible, conjunto de reglas. El conjunto de la caja contiene todo lo que necesitarás para jugar el juego, pero la joya de la corona es un conjunto de aventuras introductorias con consejos paso a paso para guías de primera vez. Aún mejor, el folleto de aventura también contiene numerosas "semillas" de aventura para conseguir que un Guía incipiente comience a crear sus propias aventuras. Las reglas también desalientan la violencia como una solución a los problemas y al contrario alienta la negociación y el ingenio.
Enlaces:

Reglas de inicio rápido de los juegos famosos/populares

  • Inicio rápido de RPGs
  • D&D 4e Quickstart
  • Gurps Lite
  • Savage Worlds Test Drive
  • Shadowrun Quickstart
  • Castles & Crusades
  • Tunnels & Trolls Abridged
  • World of Darkness
  • Changeling: The Lost Demo
  • Geist: The Sin-Eaters Quickstart
  • Hunter: The Vigil Quickstart Demo
  • Mage: The Awakening Demo
  • Promethean: The Created Demo
  • Vampire: The Requiem Demo
  • Werewolf: The Forsaken Demo

Jugador 101

En esta sección vamos a cubrir los fundamentos de jugar un RPG. Proporcionamos algunos consejos para hacer personajes para jugar en juegos de rol, así como cubrir la estructura tradicional de juegos de rol de mesa.

Tu primer personaje

El primer paso requerido de cualquier RPG es el de crear un personaje. Esto puede ser una tarea muy abrumadora, pero también es muy gratificante. No vamos a cubrir detalles en esta sección - cada juego hace la creación de personajes un poco diferente. Lo que vamos a hacer es ofrecerte algunos consejos sobre cómo crear un personaje para jugar como y cómo entrar en el papel.

Concepto

Una de las cosas más difíciles de hacer un nuevo personaje es llegar con el concepto general. Es una cosa muy simple decir, "Hacer un personaje." Y otra muy distinta es llegar a un personaje que quieras hacer. Aquí hay algunos consejos para superar esa colina inicial:
  • Roba de la ficción. No hay absolutamente nada malo en volver a crear un personaje que te gusta de la ficción. Incluso puedes robar de la realidad. Si quieres hacer un personaje inspirado por el capitán Ahab, haz eso. Trata de hacer que el personaje sea tuyo, sin embargo. ¿Y si el capitán Ahab era un bárbaro orco de las llanuras? Quizás su ballena blanca sería un rinoceronte blanco.
  • Juega un arquetipo. Si no puedes pensar en un personaje específico, entonces siempre puedes jugar un arquetipo. Si piensas que puede ser divertido jugar con un ladrón furtivo o un hacker anarquista, entonces usted puede escribir eso y construir la personalidad a través del tiempo.
  • Reproducir un personaje de ejemplo. La mayoría de los RPG vienen con una serie de caracteres pre-construidos. ¿Por qué no seleccionar uno para jugar? Con el tiempo se convertirá en un personaje único basado en la forma de jugar.
  • Juega a ti mismo. Una opción a menudo pasada por alto es simplemente jugar a ti mismo. Si juegas a ti mismo no tienes necesidad de "entrar en la cabeza" del personaje, ya estás allí! ¿Por qué no imaginarte en el escenario del juego? ¿Cómo serías como un mago o un pirata espacial?

Ejecución

La parte más difícil de la creación de personajes es realmente llegar al concepto. Una vez que tienes eso es sólo una cuestión de seguir las reglas para crear el personaje para el juego. Para un nuevo jugador esto podría ser un pequeño obstáculo. Aquí hay algunos consejos para ayudarle a saltar sobre ese obstáculo.
  • Pide ayuda a los otros jugadores. Algunos de ellos pueden ser jugadores veteranos que conocen las reglas por dentro y por fuera. Incluso si no hay veteranos un segundo conjunto de ojos puede realmente ayudar con averiguar las reglas. Tu Guía, por lo menos, debe tener una comprensión básica de cómo construir un carácter.
  • Mira la hoja de personajes. Puedes aprender mucho de la hoja de personaje de un juego. Echa un vistazo a las secciones deben ser rellenadas y luego buscar en las reglas. A veces es más fácil trabajar en algo en pedazos pequeños.
  • Mira los personajes de la muestra y mira cómo encajan. Considera el uso de uno como la base de tu propio personaje.
  • Consulta el sitio web oficial del juego y los foros. Hay grandes posibilidades que estés atascado en algo en lo que alguien ya ha estado en el pasado.
  • Pide ayuda en un tablero de mensajes de RPG, como rpg.stackexchange.com

Jugar un RPG

Tienes un personaje hecho y un grupo con el que jugar, ¿y ahora? Mientras que la respuesta a esta pregunta varía de un juego a otro, podemos cubrir la estructura básica que constituye un juego de rol.

La Estructura Básica

La escena está ambientada

El primer paso en cualquier juego de rol tradicional es que el Guía establezca la escena. Ellos describirán donde está tu personaje, lo que pueden ver y oír, lo que otros personajes están haciendo y todo lo demás que podría ser importante. El Guía puede inducir a los jugadores a responder preguntas sobre sus personajes, describir lo que están haciendo y así sucesivamente.

Los jugadores hacen preguntas

Una vez que la escena ha sido establecida, es hora de que los jugadores hagan cualquier pregunta que puedan tener. Tal vez quieras saber si hay algo más que puedas ver o de qué está hecha la puerta. El Guía responderá a tus preguntas y a menudo estas preguntas llevarán a la siguiente fase.

Los jugadores declaran acciones

Cuando los jugadores están listos declaran lo que quieren que haga su personaje. A menudo esto será el resultado de las preguntas anteriores. Un jugador puede desear que su personaje investigue un gabinete, eche un hechizo, persiga a alguien o cualquier número de otras cosas. Lo que un personaje puede hacer está limitado sólo por la imaginación y las reglas del universo de los juegos. El Guía puede pedir a los jugadores tirar dados para ver si sus personajes son exitosos en lo que están haciendo.

El Guía Narra las Reacciones

Después de que un jugador ha declarado lo que quiere que su personaje haga el Guía debe responder. Es el trabajo del Guía decir a cada uno qué sucede. ¿Se abre la puerta? ¿Capturan al criminal fugitivo? El Guía debe describir con suficiente detalle para pintar una narrativa interesante, pero no tanto que ralentice el juego. Algunos Guías y juegos animarán a los jugadores a contribuir a la narración y siempre se anima a ser descriptivo al declarar las acciones.

Repetir

Los jugadores y Guía repiten estos pasos según sea necesario. Este ida y vuelta entre los jugadores y Guía compone la estructura principal de la mayoría de los juegos de rol tradicionales. Por supuesto, esta estructura puede variar de juego a juego por lo que siempre es una buena idea ver lo que dice el reglamento.

Jerga del jugador

d[x] - 'd' indica un dado mientras que [x] es el número de caras que tiene el dado. Así, d6 es un dado ordinario de seis lados. Un valor antes de la 'd' indica el número de dados requeridos. Por ejemplo, 3d6 indica que debe rodar 3 dados de seis caras.
Retroclone - Un RPG que es un clon de un RPG existente fuera de impresión. Han sido reescritos completamente para que puedan ser redistribuidos legalmente sin infringir. P.ej. Labyrinth Lord, Mutant Chronicles.
NPC - Personaje no jugable. Un término usado para describir un personaje que no es controlado por los jugadores. Los NPCs están controlados por el Guía.
PC - Personaje jugable. Un término usado para describir a jugadores que no sean la Guía.
DMPC - Un NPC que actúa como el avatar del Guía en el juego. Tienen connotaciones negativas como DMPCs pueden convertirse en el foco principal del juego y la reducción de la importancia de los PC.
HP - Puntos de vida (Health Points). Comúnmente utilizado como una abstracción de la vitalidad de un personaje.
XP o EXP - Puntos de Experiencia. Comúnmente se utiliza para indicar el crecimiento y el avance del personaje.
Munchkin - Un jugador que intenta retorcer o romper las reglas del juego con el propósito de hacer posible el carácter más mecánicamente poderoso.
Power Gamer - Un jugador que optimiza su carácter para ser lo más eficiente mecánicamente posible dentro de las restricciones de las reglas.
Min/Max - El acto de reducir la eficacia mecánica de un personaje en un área para sobresalir en otro.
Regla 0 - La regla 0 es "El DM siempre tiene razón". Si un jugadoGuía invoca la Regla 0 significa que están diciendo que en última instancia el Guía tiene la última palabra para todas las reglas, incluso si contradice las reglas tal como están escritas.
Campaña - La trama general o marco que rodea a un grupo de aventuras.
Aventura - Una sola historia o misión que su personaje emprende.
Sesión - Cuando un grupo de jugadores se reúne para jugar.
Módulo - Una Aventura publicada y escrita profesionalmente.
Crunch (Crujiente) - Profundidad de las reglas. Un juego "crujiente" es uno con muchas reglas para jugar.
Lore - Configuración de la historia y la información, por lo general para un entorno oficial.
Dungeon Crawl - Un estilo de aventura que implica recorrer una difícil ubicación en el interior, como una red de cuevas o catacumba. Generalmente de alta dificultad con muchas trampas y monstruos.
Hex Crawl - Un estilo de juego donde los personajes se abren paso a través de un mapa hexadecimal, con cada hexagono que representa un día o más de viaje y llena una variedad de encuentros diferentes.

Aviso: Yo no creé esta guia, solo me limité a traducirla. Todo el mérito es para los que la crearon en /rpg.

Tuve que sacrificar partes de la guia original dado a la limitacion de caracteres que tienen los text post, lo que falta es comportamiendo, encontrar tu comunidad y glosario.

submitted by ckeimel to RolEnEspanol [link] [comments]


2017.04.24 04:35 UnsungHero21 Help suavizar different voices explaining metafiction

There are three different things I have written and I am trying to give them all different voices. Before each part I have included a description of the voice I would like them to have.
  1. Ficción dentro de ficción (el escolar técnico)
    Cuando hablan de las cosas meta, al acudir a la raíz del prefijo, este viene de Griego y su significado es “sobre” o “antes”. Entonces, el significado de la palabra metaficción, sería antes o sobre la ficción, sin embargo esta palabra literaria no encarna una idea tan neta. Han tergiversado este significado, primeramente, porque en los días del griego no hablaban de la metaficción, llegó a ser un término en los años setenta, más probable por los numerosos volúmenes que estaban surgiendo en este tiempo con un “nuevo” modo de escribir. Con la permutación del significado llegó la época de definir las cosas meta, algo sobre algo, como la metalingüística o sea lingüística sobre lingüística, en otras palabras, usando palabras para describir a otras palabras. De esta manera la cosa nombrada metaficción es ficción sobre ficción. Ficción dentro de ficción o usando una ficción para crear otra ficción. Muchos ejemplos de aquello existen en la literatura y en los libros técnicos, pero basta decir que muchos de ellos solamente piensan del modo como algo que surgió de repente y que saldrá muy pronto. Según los incontables libros que he leído pienso que la metaficción ha llegado a instalarse para siempre en la literatura, el cine y aun en el arte. Numerosos ejemplos existen de la metaficción en la literatura, cine y arte de hoy. En cualquier libro narrado, cualquier libro donde un cuento está contado dentro del cuento, existe la metaficción. Desde que se creyó la ficción también existió la metaficción, se ve la metaficción dentro del Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien, porque todo eso es un manuscrito hecho por un Hobbit que se llama Bilbo Bolsón. A pesar de que lo hacen de formas distintas a Tolkien, más ejemplos de la metaficción incluyan la serie de Alcatraz Contra los Bibliotecarios Malvados de Brandon Sanderson, los cuentos de la Torre Oscura de Stephen Hawking y la Princesa Prometida de William Goldman y otros que cuentan una ficción dentro de otra ficción. Estos libros han salido en diferentes épocas pero muestran que la metaficción como modo literario permanecerá para siempre. 
  2. Suele llamar la atención a sí mismo por medio de ser chistoso y romper la 4ta pared (poco Grosera, no tan educada)
    Para definir a la metaficción, tengo solamente una palabra que decir, ¡¡¡Deadpool!!! En todo mi tiempo como autor, no he encontrado a nadie que ejemplifique más a la metaficción que a Deadpool. ¿Por qué? Por ser el “merc with a mouth”, que por el estilo humorístico rompa la cuarta pared y llama la atención al mismo hecho de que, está en un cómic. Un cómic que se hace con dibujos y palabras escritas sobre una página, lo que en realidad no tiene parte de la realidad. Un ejemplo chistoso en que Deadpool rompe la cuarta pared es cuando él mismo se da cuenta de que tiene que saber algo antes en el cómic, entonces toma su katana y corta el libro hasta la parte donde quería llegar, y grita a sí mismo. La ironía aquí es que sabemos que él está en un libro y él mismo lo sabe, pero por más que grita, su ser pasado no puede oír lo que quiere decir. Nosotros sabemos que balas no suenen en un libro, entonces él se restriegue por medio de elegir cuáles reglas le importan en el mismo cuento.
    Deadpool es genial, pero hay otros buenos ejemplos de la metaficción por medio de la cuarta pared. Monty Python, en casi todos sus sketches de comedia rompe la cuarta pared. Me encanta el caos que causa y el sentimiento de que han estuprado la mente. Especialmente con su película The Meaning of Life, en ello en la mitad de la película un hombre disfrazado de indígena se parta por la mitad, revela que es un inglés en un traje blanco, y anuncia que hemos llegado la mitad de la película. Desde allí los creadores de la película hablan a la audiencia y dicen que van a jugar a buscar al pez. Esto no tiene nada de sentido y le deja más confundido que nunca con las imágenes raras que se presentan. Todo esto es metaficción, romper la cuarta pared, parece siempre estar acompañado por el humor y la risa.
    El último ejemplo que quiero señalar es el ícono de Looney Toons. Al final de cada estreno de los dibujos animados, Puerco Porky dice al final, “eso es todo amigos” no solamente rompa la cuarta pared, pero también es superfluo porque ya sabemos que va a terminar. Esa redundancia y creación de cosas que no tiene sentido es lo que aparta a la metaficción de los otros géneros y que nos hace pensar más allá que nuestra realidad pequeña.
  3. Escribir dentro del mismo cuento. Mise en abyme Citar a los franceses (hablar como educado pero de clase alta, no complicado como escolar sino como alguien que está encima de las demás.)
    En el estilo típico de mise en abyme la metaficción esconde algo dentro de sí, tal como los muñequitos rusos, los Matryoshka. Los escritores intentan escribir dentro de sus cuentos, algunos logran hacerlo de una forma bella, pero la mayoría hacen que algo bello llega a ser atroz. Cuando penséis sobre los muñequitos Matryoshka obviamente viene el pensamiento de qué tendrá dentro de sí, ¿será otro que parece igual al primero?, o ¿será otro tipo de muñeca?, ¿hombre o mujer?, ¿delgado, o gordo?, ¿bello o fea?, todas estas cosas deben pasar por la mente del lector analítico. A diferencia con las muñecas muchas veces vosotros no sabéis que hay una metaficción hasta que el autor abre la segunda “muñeca” y muestra lo que está dentro. Ahora el lector muy astuto se preguntará, ¿Habrá más “muñecas” dentro de esta que justo salió? Pero solamente el autor ingenioso y el lector inteligente reconocerán que antes que la primera “muñeca” hubo otro que abrieron cuando tomaron el libro y abrieron al principio. Ahora, antes que me digáis que esto es cliché porque abrimos todos los libros, no lo es, y esto es justamente lo que quiero decir. Cuando abrimos el libro vemos el l'incipit y con el l'incipit del libro nos engancha. Algunos autores relatan el final del libro, algunos emplean un effet de fermeture o anuncian que el autor ha muerto y el libro seguirá con otro autor. Todos tienen el mismo fin al escribir, para que alguno de vosotros lo leáis. Tristemente, muchos no logran entender el significado de la metaficción, tal como en el libro de un amigo mío, Parado Cuentecillas en su libro Eso no es un Libro es un Sombrero tiene dos líneas de texto dentro del anti-libro que dice “Había una vez un hombre que vi con un libro encima de su cabeza: has llegado a la mitad del libro tira esta página y pon las otras 350 sobre tu cabeza. No era un libro era un sombrero”. Para entender que eso es la metaficción tienes que ojear cada página de las 351 páginas, leer el texto y poner el papel encuadernado sobre tu cabeza. Al hacerlo otras personas te verán con un “libro” sobre tu cabeza y comentarán sobre el hecho en las redes sociales como Facebook y Twitter y la primera muñeca, del anti-libro, llegará a tener otra muñeca que lo cubre, y otro y otro hasta crear infinitas muñecas dentro de la primera. La metaficción no asume tener sentido, pero debe de tener el mise en abyme que coloca algo internamente de algo, podría ser historia, cuento, ficción, o arte, pero al final un cuento llega de otro cuento o idea y esa idea nunca concluye.
(Para que sepas no debes de saber los términos franceses más que nada quiero ver si tiene sentido y si las voces suenan diferentes.)
Edit: Formatting and Thanks for taking the time to look at this.
submitted by UnsungHero21 to Spanishhelp [link] [comments]


2017.02.26 04:01 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 37: Sapkowski, Borges, Cortázar, Kipling y Gaiman

Cada domingo elegimos al azar cinco textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo (tirada de números).
 
1) Ficción breve: “El mal menor” de Andrzej Sapkowski (PDF, pp. 50-73), sugerido por mdz1234.
Andrzej Sapkowski (1948) es un escritor, traductor y economista polaco. Es conocido por su saga de Geralt de Rivia, una serie de novelas y libros de relatos influenciados por la cultura y mitología eslava y los cuentos de hadas tradicionales.
 
2) No-ficción breve: Artículo “Definición de germanófilo” de Jorge Luis Borges, sugerido por NoSoyJorgeLBorges.
Jorge Luis Borges (1899-1986) fue un escritor y traductor argentino, autor de cuentos, ensayos breves y poemas, y una destacada figura literaria del siglo XX. En sus textos, que muchas veces trascienden géneros y engañan al lector con su juego entre lo ficticio y lo real, se interconectan temas como la filosofía, la mitología, la historia, lo onírico, la religión, el lenguaje y la intertextualidad.
 
3) Microrrelato: “Amor 77” de Julio Cortázar.
Julio Cortázar (1914-1984) fue un escritor y traductor argentino. Es uno de los fundadores del Boom latinoamericano. Debido a rasgos fantásticos en su obra, se lo relaciona a veces con el realismo mágico o el surrealismo. Su novela más conocida es la experimental Rayuela. Vivió la segunda mitad de su vida en Francia.
 
Amor 77
 
Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.
 
4) Poesía: “If—” de Rudyard Kipling, sugerido por SocotrocoVerde y por -DAO.
Rudyard Kipling (1865-1936) fue un escritor y periodista británico, nacido en la India colonial. Autor de relatos, cuentos infantiles, novelas y poesía. Se le recuerda por sus relatos y poemas sobre los soldados británicos en la India, por sus cuentos infantiles y por su defensa del imperialismo occidental.
 
If—
 
If you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you;
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or, being lied about, don't deal in lies,
Or, being hated, don't give way to hating,
And yet don't look too good, nor talk too wise;
 
If you can dream—and not make dreams your master;
If you can think—and not make thoughts your aim;
If you can meet with triumph and disaster
And treat those two imposters just the same;
If you can bear to hear the truth you've spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to broken,
And stoop and build 'em up with wornout tools;
 
If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: "Hold on";
 
If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with kings—nor lose the common touch;
If neither foes nor loving friends can hurt you;
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds' worth of distance run
Yours is the Earth and everything that's in it,
And—which is more—you'll be a Man my son!
 
 
Si...
 
Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando todos a tu alrededor
la han perdido y te culpan a ti.
Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti,
pero también aceptas que tengan dudas.
Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
o si, siendo engañado, no respondes con engaños,
o si, siendo odiado, no incurres en el odio.
Y aun así no te las das de bueno ni de sabio.
 
Si puedes soñar sin que los sueños te dominen;
Si puedes pensar y no hacer de tus pensamientos tu único objetivo;
Si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso,
y tratar a esos dos impostores de la misma manera.
Si puedes soportar oír la verdad que has dicho,
tergiversada por villanos para engañar a los necios.
O ver cómo se destruye todo aquello por lo que has dado la vida,
y remangarte para reconstruirlo con herramientas desgastadas.
 
Si puedes apilar todas tus ganancias
y arriesgarlas a una sola jugada;
y perder, y empezar de nuevo desde el principio
y nunca decir ni una palabra sobre tu pérdida.
Si puedes forzar tu corazón, y tus nervios y tendones,
a cumplir con tus objetivos mucho después de que estén agotados,
y así resistir cuando ya no te queda nada
salvo la Voluntad, que les dice: "¡Resistid!".
 
Si puedes hablar a las masas y conservar tu virtud.
O caminar junto a reyes, sin menospreciar por ello a la gente común.
Si ni amigos ni enemigos pueden herirte.
Si todos pueden contar contigo, pero ninguno demasiado.
Si puedes llenar el implacable minuto,
con sesenta segundos de diligente labor
Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y —lo que es más—: ¡serás un Hombre, hijo mío!
 
 
5) Historieta: The Sandman #19: Un sueño de una noche de verano de Neil Gaiman, Charles Vess, Steve Oliff y Todd Klein, sugerido por Fran.
Neil Gaiman (1960) es un autor inglés de historietas, novelas, cuentos y guiones para cine y televisión. Entre sus creaciones más conocidas están la serie de historietas The Sandman y las novelas Stardust, American Gods, Coraline y El libro del cementerio. Frecuenta los géneros de fantasía, terror y ciencia ficción.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2016.10.25 10:41 EDUARDOMOLINA Benjamín Prado: Cómo sobrevivir a fuerza de suicidarse. Susana Díaz, decía que apoyar al PP era “patético y de perdedores”, el portavoz de los del golpe de mano diga que “no va a pactar nunca con el PP ni con Rajoy" es normal que a la ciudadanía no le haga gracia que la tomen por estúpida.

http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2016/10/24/como_sobrevivir_fuerza_suicidarse_56672_1023.html
“No hay abismo más profundo que el que uno cava con sus propias manos".
“Primero cayó el vaso, después el hombre entero”, dice Jorge Luis Borges en uno de sus relatos, para explicar las tres mitades de un crimen: el disparo, la conmoción y el muerto. En la calle Ferraz, donde también hubo tiros, se abatió al secretario general y luego se le echó la culpa, por obligarles a malgastar las balas. “Al que se muere en domingo deberían meterlo en la cárcel”, se dice en El verdugo, del inigualable Luis García Berlanga, y eso explica de norte a sur la manera de razonar de alguna gente. Antes de ayer también era domingo y el PSOE de las lideresas, los barones y la gestora decidió quemar las velas de su barco y esperar a que llegasen los piratas. A la mitad de sus dirigentes y a la gran mayoría de sus militantes y votantes, les parece que lo que el aparato va a hacer en la sesión de investidura en la que entregarán en bandeja las llaves de la Moncloa al PP no es una abstención sino una abstinencia: Susana Díaz –la misma mujer que hace poco decía que apoyar al PP era “patético y de perdedores”– y los suyos se han puesto a régimen de socialismo y ya sólo consumen ideologías bajas en compromiso e izquierdismo desnatado. Quieren ganar tiempo para que los suyos olviden y tratan de sobrevivir a fuerza de suicidarse, pero no da la impresión de que ninguna de las dos cosas vaya a ocurrir, porque es difícil darle la razón a quien actúa contra toda lógica y se quiere abrir paso con argumentos tramposos. Que el portavoz de los que han dado el golpe de mano se atreva a afirmar que su partido “no va a pactar nunca con el PP ni con Rajoy" y que la decisión que han tomado no es para darle su aval a la derecha más corrupta e injusta de toda Europa “sino por España”, tendrá su precio y cuando se presente la oportunidad se les pasarán las facturas: a la ciudadanía no le hace gracia, como es natural, que la tomen por estúpida.
Tal vez el problema sea general y resulte que es la propia socialdemocracia la que cada vez está más lejos de las dos mitades de su nombre: lejos de la sociedad, porque los políticos que ondean su bandera en el mundo parece que sólo gobiernan para los bancos, las grandes corporaciones y la oligarquía del dinero; y lejos también de las urnas y el sistema participativo, ya que evitan en la medida de lo posible que tanto la voz de sus militantes como la de sus sectores críticos se oiga: se puede contar de mil maneras, pero lo cierto es que en todo este proceso, que unos consideran regenerador y otros autodestructivo, para empezar no se le ha dado a los militantes la posibilidad de que se expresaran, y para concluir se pretende que hasta los diputados que están en desacuerdo con la capitulación la apoyen en el Congreso. Los que hablan de una norma en los estatutos del partido que exige a sus miembros “el cumplimiento de las decisiones adoptadas por los órganos competentes del partido”, esconden otra que garantiza “el respeto a la libertad de conciencia y a la libertad de expresión, en el seno del partido, de cada militante.” ¿Alguien cree de verdad que esa cláusula se ha cumplido? Por si no bastara con el reglamento interno, la Constitución dice en su artículo 67 que “los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo", así que todo lo que no se atenga a eso, es una vulneración de los derechos de quienes no comparten el rumbo que va a tomar la formación. Mejor enfrentarse de pie a Podemos que rendirse al PP de rodillas, piensan los defensores del no es no.
Suena duro, pero es lo que, a día de hoy, se puede esperar de este PSOE que avanza de espaldas a su historia, porque el PP no aceptaría un ejecutivo que además de estar en minoría operase bajo vigilancia, si no fuera porque está seguro de que una vez reinstalado en el poder volverá a hacer lo que quiera. Es obvio que no lo podrá llevar a cabo con la misma impunidad que lo hizo cuando tenía una mayoría absoluta, pero su intención será la de siempre cuando está al mando: convertir el Congreso en un decorado, una cáscara vacía. Sus nuevos aliados juran que harán una oposición fuerte, pero ellos y sus socios de Ciudadanos, que también están de enhorabuena porque van a recuperar en los pasillos de las Cortes lo que ha perdido en los colegios electorales, saben que no van allí a hacerse oír sino a bajar la cabeza, ya que de lo contrario habría que ir en muy poco tiempo a otras elecciones, las mismas que ahora consideran un disparate, con la teoría de que convocarlas nos habría convertido en el hazmerreír de Europa. Eso sí, de ésta Europa que le cierra sus fronteras a los refugiados y los deja morir de frío a las puertas de sus aduanas; la que humilla y destroza a países como Grecia o Portugal; la que ha dejado escapar a Gran Bretaña; la se ha entregado a las fuerzas siniestras del neoliberalismo más feroz, el que divide la humanidad en solventes e ilegales, y construye los palacios de los millonarios con las ruinas de las casas de los desahuciados.
La diferencia entre un PSOE con o sin Pedro Sánchez es que uno iba hacia el abismo y el otro al precipicio, porque su paisaje después de la batalla está hecho de líderes en la sombra, gente que se maneja con más soltura en la emboscada que en el cuerpo a cuerpo, en el ataque por la espalda que en la discusión a cara descubierta y a la que hay que mirarle con lupa la letra pequeña de los discursos: sirva como ejemplo el que Susana Díaz ni siquiera pronunciase la palabra “abstención” en el Comité Federal del fin de semana y se limitase a pedirle “responsabilidad” a sus compañeros, o lo que es lo mismo, ha lanzado un bote de humo y se ha puesto una máscara anti-gas. Sobre ella y sobre otros, hay enormes dudas respecto a su posible tirón electoral fuera de sus regiones, y más ahora, cuando después de lo que han hecho y por el modo en que lo han hecho, llevan colgado el durísimo cartel de “golpistas” que muchos creen que se han ganado a pulso. Como un boxeador que se lleva la victoria a los puntos tras una pelea demoledora para los dos púgiles, que han intercambiado golpes terribles a lo largo de los doce asaltos del combate, la presidenta de Andalucía ha salido de esta lucha con las mismas heridas que ha hecho. Lo tiene muy complicado, sobre todo en un país que tiende a perdonárselo todo a la derecha y a no pasarle ni una a la izquierda, por muy de centro que sea. Y además tiene de postre la amenaza de Pedro Sánchez en las redes, lanzada nada más acabar la reunión de sus antiguos camaradas y por lo tanto enemigos: “Pronto llegará el momento en que la militancia recupere y reconstruya su PSOE.”
Hoy no haría falta concluir este artículo con ningún poema, como hacemos muchas semanas. Bastaría con citar otro fragmento de los estatutos del PSOE, el que lo define como “una organización política de la clase trabajadora y de los hombres y mujeres que luchan contra todo tipo de explotación, aspirando a transformar la sociedad para convertirla en una sociedad libre, igualitaria, solidaria y en paz que lucha por el progreso de los pueblos”, y preguntarse si de verdad hay quien cree que ese principio se puede mantener con el PP de la Gürtel, la Púnica, la Taula y demás como aliado, o más bien hay que deducir que, una de dos: o se engañan o nos mienten. Pero es un error perder las buenas costumbres, así que vamos a dejar aquí unos versos de la joven poeta Nerea Delgado y de su primer libro, La barba de Peter Pan, recién publicado por la editorial Frida, porque explica que el abrazo del oso que le va a dar el PP al PSOE se parece al beso del que ella habla, “el beso manjar caducado. / El beso aguijón, infectado e inevitable. / El beso avioneta contra el Lhotse. / El beso fracaso. / El que no se refleja en el espejo. / El beso leyenda, el beso del que nadie regresa para contarlo”. Ni una palabra más."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.10.01 21:26 podemosspb El Da Vinci español que dijo 'no' a Apple. Ideas evolutivas versus ideas revolucionarias.

Noticia original con fotos en: http://www.elmundo.es/papel/historias/2016/09/30/57ecfc92e5fdea17108b463a.html
Imagine que recibe un email de un cazatalentos internacional de Apple en el que se le pide una cita para tomar un café dentro de media hora. ¿Qué hace? ¿Acudir corriendo?
Mejor montar en bici. Eso hizo Rodrigo García un día después de haber triunfado en Londres con una exposición de sus inventos en el Royal College of Art. Imposible fiarse de un taxi en hora crítica de tráfico más aún cuando vives en la otra punta de la ciudad.
Pedaleó como si fuera un escapado que huye del pelotón en una etapa del Tour hasta que milagrosamente alcanzó la meta. Entonces le informaron que había un error y que el encuentro era al día siguiente. Daba igual: había llegado a tiempo. Apple, la empresa más valorada en bolsa del mundo por aquel entonces, quería ficharlo para su prestigioso equipo de diseño. Dos años después, Rodrigo García (Vitoria, 1984) reconoce no tener mucho dinero. Pero no se arrepiente de haber rechazado la oferta del imperio fundado por Steve Jobs. Quiere seguir su propio camino.
Tras varios meses de tanteos telefónicos, por fin hace una escala en Madrid, donde viven sus padres, y podemos encontrarnos. Desconocido en nuestro país, puede presumir de haber sido el primer europeo (pionero, así los llaman) invitado a participar en el programa We Solve for X, una comunidad creada por Google que reúne a inventores y pensadores para hablar de soluciones tecnológicas y medioambientales. De su imaginación han surgido artilugios tan curiosos como una maleta que te sigue como un perrito faldero gracias al bluetooth del móvil, una nube artificial que distribuye agua y una plantilla perforada con agujeros para ver más nítidamente, ideal para fabricar gafas de forma sencilla en países en vías de desarrollo. Aunque seguramente su creación más relevante sea la gotella, al menos la que ha generado más expectativas.
Un invento que ha puesto en alerta al lobby de la industria del plástico y cuya implantación podría suponer una revolución ecológica. Sin aventurar sobre el futuro de sus proyectos, sí se puede asegurar que este chico es una de las mentes más inquietas y creativas del siglo XXI español.García espera refugiado en un toldo, que hace de escudo frente al sol de verano, de la cafetería de Avenida de América donde hemos quedado. Al contrario que con Apple, se ha presentado a la cita con cinco minutos de adelanto. Pide un zumo de naranja y va armado con un ordenador portátil y un teléfono analógico que parece rescatado de finales del siglo pasado.
¿El hombre tecnológico no tiene un 'smartphone'? (Se ríe) Éste funciona bien. Hace cuatro años me vi obligado a comprarme un smartphone en Inglaterra, que todavía uso en el trabajo, porque iba de un lado a otro siempre con un callejero de bolsillo y varias veces me equivocaba de dirección. Orientarse en Londres es complicado, hay muchas calles con el mismo nombre y tuve que recurrir a los mapas por GPS.
Es alto, ordenado y cuando no encuentra la palabra exacta, se disculpa: dice que lleva mucho tiempo comunicándose en inglés. García ha fundado en la capital británica Skipping Rocks, una empresa con un reducido grupo de socios, la mayoría químicos, levantada con ayudas europeas y el dinero de los premios internacionales que García ha ganado con sus inventos.
¿Cómo nace una idea capaz de resolver una necesidad o incluso crearla? Mira (coge su zumo de naranja), se puede decir que hay dos tendencias básicas en diseño: la primera se podría llamar evolutiva, en la que podríamos coger este vaso que ya sabemos que cumple su función y pensar en un nuevo material o en lograr un diseño más ergonómico. Con la otra tendríamos la revolucionaria, que consiste en plantearse de cero el problema de cómo beber.
¿Podríamos lograr un mecanismo capaz de beber de la mano de forma higiénica? ¿Hacer que el líquido se contenga en sí mismo sin necesidad de vaso? Ése es el planteamiento. Esa reflexión debe ser complicada cuando tienes tantos en proyectos en marcha. En nuestro grupo somos muy buenos en empezar cosas y malos para terminarlas -se ríe-. Trabajamos hasta en 20 ideas. Últimamente nos hemos dedicado a investigar en unas dobles pieles fáciles de desprender que podrían emplearse en el tratamiento de quemaduras o para protegerte del sol si vas a la playa.
En el portátil me muestra la evolución de su gotella (gota+botella), un trabajo en el que ha invertido mucho tiempo. Esta alternativa a la botella de plástico nace a partir de un alga tratada con la técnica de esferificación, un proceso de coagulación empleado durante décadas en la industria alimentaria y que Ferran Adrià trasladó a la alta cocina. De ahí surge un envase de textura gelatinosa barato (dos céntimos cada unidad), resistente, biodegradable como una piel de fruta y hasta comestible (eso sí, totalmente insípido).
Su filosofía: "No quiero llenar el mundo de cosas nuevas. Tan sólo que las cosas sean más sencillas"
Las mayores empresas embotelladoras del mundo se han puesto en contacto con él, aunque su implantación industrial parece todavía lejana. El valor de este producto creado por García radica en su coste medioambiental, infinitamente inferior al del polietileno habitual en envases y botellas. Un asunto nada baladí si tenemos en cuenta que se estima que, en la era del plástico, el ser humano lleva producidos 5.000 millones de toneladas en los últimos 40 años y sus vertederos se extienden por tierras y mares.
La imaginación de este hombre más que precoz es preclara.
De adolescente estaba convencido en estudiar diseño industrial, pero al final se decantó por la arquitectura. Iba a sorprender con su heterodoxia desde su ingreso en la Escuela de la Politécnica de Madrid. Todas sus ideas constructivas iban dirigidas a reducir el impacto del urbanismo en el paisaje y no dudó en plantear proyectos tan originales como casas que se esconden, casas con patas o algo tan arriesgado como su multipremiado proyecto final de carrera: un edificio de 12 plantas con estructuras desplegables basadas en los fundamentos de la geometría. Lo impactante es que esa mole estaba diseñada para montarse en tan sólo tres horas.
De Madrid pasaría por Suecia, India y Chile, destinos académicos tan distintos como claves en su formación. Su entusiasmo pausado no anuncia la cantidad de cosas que es capaz de hacer a la vez. Compagina su vocación científica en distintos campos con la de actor. Sí, Rodrigo García es experto en el arte teatral de la improvisación, que cultiva desde sus años escolares, incluso ha ganado alguna competición y colaborado con distintas compañías. Algo muy útil ya que para él esta disciplina y la innovación tecnológica se rigen por normas similares: «En ambos mundos hay que estar abierto a todo y aprender que el error es un acierto», asegura.
Además de su labor como profesor en Kingston y en el Imperial College y la gestión de su empresa, García viaja por toda Europa contratado por empresas de muy diferente perfil con la misión de «solucionar problemas». Es como el Señor Lobo del I+D.Cuando uno piensa en un inventor español recuerda sus libros de texto de la EGB y las menciones a Isaac Peral y su submarino o a Juan de la Cierva, precursor del helicóptero. Quien ha disfrutado de un profesor de Ciencias estimulante quizás haya oído hablar del injustamente olvidado Torres Quevedo, considerado nuestro Leonardo Da Vinci.
Otra referencia coloquial a la innovación más loca se produce al oír a nuestros padres o abuelos identificar un disparate con la frase «esto es como un invento del TBO», alusión a aquellas ideas estrafalarias como el coche salta-vallas o los melones cuadrados que ilustraban esta revista infantil de posguerra.
Tampoco resultaba extraño que en la adolescencia, cuando el ocio discurría entre billares y recreativos, un amigo sentenciara con orgullo patrio: «El futbolín es un invento español». Sin olvidar el chupachups y el gran hito de la ingeniería doméstica nacional: la fregona. Esto conforma la biblia popular de la invención española. Nuestra escasa tradición tecnológica tiene diferentes justificaciones históricas, aunque siempre en artículos y libros se cita a don Miguel de Unamuno como paradigma insigne de este retraso.
El fragmento de su obra El pórtico del templo -tan sobado como tergiversado- pronto se convirtió en la asunción atávica de la pereza científica: «Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones. Pues confío y espero en que estarás convencido, como yo lo estoy, de que la luz eléctrica alumbra aquí tan bien como allí donde se inventó». Sea culpa o no de Unamuno (suponemos que no), lo cierto es que en España hemos inventado poco. Y el presente tampoco es optimista. Según el último informe de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, ocupamos el puesto 18 a nivel europeo en innovación. En el mundo, la posición 28. En cuanto a solicitudes de patentes estamos todavía más retrasados.
¿Por qué no hay más rodrigosgarcías en España?
Hay gente muy buena y mucha creatividad, de eso no hay duda, pero hay cosas que podrían funcionar mejor. Se abusa del estudio teórico y no se enseña a resolver problemas prácticos. Otra cosa que he visto es que en España la edad es un factor muy importante en el ámbito laboral. En otros países les da igual que tengas 20 ó 30 años a la hora de dirigir equipos con gente más mayor.
Planteo la misma pregunta a Carlos Elías, catedrático de Ciencia, Tecnología y Opinión pública de la universidad Carlos III de Madrid. Su diagnóstico es similar: «En nuestro sistema hay un culto a las publicaciones y un desprecio a la experiencia. Es mucho más fácil que hagan catedrático de Cine a alguien que ha hecho una tesis sobre Almodóvar que al propio Almodóvar». Gran parte de nuestras patentes nacen en el sector público. Eso genera muchas veces una falta de incentivos. El premio que reciben por su investigación los funcionarios se traduce, tras una compleja evaluación periódica, en unos pocos euros más de sueldo. Los centros donde trabajan, principalmente universidades, son los propietarios de sus patentes y los que negocian su explotación comercial.
Los inventores públicos al final se quedan con un porcentaje de los royalties que generan. «Para mí el gran problema estructural es la falta de inversión en los alumnos. En Harvard el 10% de su dinero va destinado a los profesores, mientras que en las universidades españolas es el 90%. Eso quiere decir que ellos destinan muchísimos más fondos a iniciativas de sus estudiantes, a abogados especializados en patentes, asesores empresariales, etc», explica el profesor Elías. Esto hace que nuestros rodrigosgarcías sean fruto de la generación espontánea y muchos se vayan a otros países en busca de estímulos y mayores recompensas.
"En España hay creatividad, pero se abusa de la teoría y no se enseña a resolver problemas prácticos"
En España, según los expertos consultados, lo más preocupante es la falta de inversión privada. No existe interés de fondos de capital riesgo por nuestros creadores. La mayoría de los estudiantes de Diseño del curso que imparte García en el Reino Unido colaboran en proyectos reales impulsados por empresas. Incluso muchos cobran ya royalties ganados por su trabajo sin haberse destetado aún del aula universitaria.
¿Te planteas regresar?
Si me llaman para trabajar en un proyecto interesante con buenas condiciones, estoy seguro de que sí. Dile que queda por inventar a alguien que cree que ya está todo inventado...
No quiero llenar el mundo de cosas nuevas. Tan sólo quiero que las cosas sean más sencillas. A pesar de dedicarme una hora larga, se niega a que pague el zumo (que ya no sé si es evolutivo o revolucionario) y me invita al café, algo que hay que decir no hacía nunca Unamuno, que tenía fama de tacaño entre sus contemporáneos. Pero dejemos ya de echarle la culpa a Unamuno de todo.
CINCO INVENTOS DE RODRIGO GARCÍA
Proyecto denominado Ooho! en los países anglosajones. Surge a partir de un extracto de algas Kelp y con un proceso basado en la técnica de la esferificación. Se consigue un envase sencillo, barato, ecológico e incluso comestible.
AER es un artefacto autónomo diseñado por García similar a un dirigible que purifica, transporta y distribuye el agua. Es capaz de obtener vapor a partir del agua salda del mar gracias a la energía del sol. El vapor de agua es más ligero que el aire, así que el invento puede volar y dotar de agua limpia a poblaciones que la necesitan
El sistema ZIPZIP surgió cuando el inventor estudiaba Arquitectura. Permite realizar edificaciones desplegables de gran altura. Está formado por una estructura de pares de barras, transportable, que una vez desplegada es completada con distintos elementos constructivos generando espacios habitables.
WOW es una colección de objetos funcionales basados en técnicas utilizadas por los ilusionistas. Una fregona que aparece y desaparece, una bicicleta que se dobla rápidamente gracias a un material bioestable (en la imagen), un balón que rueda solo...
El sistema HOP de García permite que tu maleta te siga. Contiene tres receptores que son capaces de recibir, identificar y triangular las distintas señales que llegan desde el teléfono móvil. Aparte de su comodidad, suprimiría todos los elementos destinados al movimiento de equipajes.
submitted by podemosspb to podemos [link] [comments]


2016.09.29 10:55 EDUARDOMOLINA Gloria Elizo: PSOE: entre el 'sorpasso' y la 'pasokización'. Poco va a quedar en pie tras el terremoto provocado por Felipe González. Tantas palabras dadas, a unos y a otros, a las bases, a los barones, a Prisa, a la CEOE, al Parlamento.

http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2016/09/29/psoe_entre_sorpasso_pasokizacion_55453_1023.html
"Poco va a quedar en pie tras el terremoto provocado por Felipe González al desvelar que Pedro Sánchez le prometió que se abstendría ante un Gobierno de Rajoy, que no cumplió la palabra dada, su palabra, qué palabra, tantas palabras dadas, a unos y a otros, a las bases, a los barones, a Prisa, a la CEOE, al Parlamento, a cada cual lo que quiere oír, que sí, que no, que caiga un chaparrón…
Es difícil ofrecer a unos votantes hartos de un espectáculo endogámico y sinceramente aburrido (¿de verdad alguien cree que a alguien le interesan los estatutos del PSOE?) algún tipo de explicación política de lo que está pasando, más allá de la improbable supervivencia de un secretario general al que eligieron sólo porque no le creían capaz de otra cosa que obedecer a Susana Díaz y que se ha revuelto amenazando el estatus patricio de unos dinosaurios que viven del tráfico de una cada vez más devaluada influencia en un PSOE que quizá nunca más vuelva a encabezar un Gobierno.
Quiero pensar, sin embargo, que pudiera haber una reflexión política, una alternativa estratégica en todo esto. Que, admitiendo que Sánchez miente por todos lados recabando apoyos que le permitan levantarse una mañana más como secretario general del PSOE, no sea menos cierto que desde la noche del 26J siempre tuvo un objetivo: ir a unas terceras elecciones.
Porque lo que estaría en juego aquí es que tipo de relación se pretende tener con el fenómeno Podemos, cómo sobrevivir (en suma) al fantasma del sorpasso y la pasokización.
Sánchez (como tantos) estaría revolviéndose aún en la fase de negación, repitiendo aquello de quién me ha robado mis votos, que los votos son suyos y se los tienen que devolver, que Podemos se hundirá al final (como llevan anunciando los titulares desde hace ya dos años) y volverá la alternancia bipartidista, que “no es no”, que sólo hay que aguantar una elección más para ver la recuperación del PSOE, que esta es la buena, que la gente volverá a confiar en el PSOE y Podemos se hundirá de verdad y él emergerá como el hombre de Estado que nadie le reconoce ser, el hombre de izquierdas que mantuvo su palabra, ungido para volver a hacer lo que realmente se le da bien al PSOE: traficar con los votos de izquierdas con las élites de este país y dejar a casi todos contentos: a Cebrián el silencio sobre sus cuentas en Panamá, a la CEOE su reforma laboral, a los exministros sus consejos de administración, a los dinosaurios del PSOE su pagada influencia... y la gente normal su no hay alternativa.
Pero no volverán los buenos tiempos del régimen y los barones lo saben. Cada elección es histórica, pero por sus malos resultados, un paquidérmico Partido Popular se erige sobre su propio fango como el único elemento de estabilidad que el miedo apuntala. Los barones saben bien que el miedo da muchos votos. Y no entienden por qué tienen que regalárselos todos a ese club cleptocrático en que se ha convertido el PP ¿acaso no son ellos capaces de administrar ese miedo, no son capaces de robar como como el que más, de vender influencias, fabricar dosieres, financiarse ilegalmente, manipular los medios, privatizar a comisión?
¿Por qué no dirigir los oxidados cañones del PSOE contra ese PP desgastado y corrupto, con la segura ayuda de Prisa, de Botín y de la CEOE para recuperar ese espacio de centro moderado por los préstamos bancarios, el cambio sensato para el Ibex que Albert Rivera no fue capaz de vender ni con todo el dinero del Banco de Sabadell?
Podría ser por tanto que esta batalla ideológica no fuera sólo fruto de la improvisación, que lo que Sánchez anhela en la soledad de su escaño es la improbable vuelta al bipartidismo, devolviendo a Podemos a la esquina del tablero político, obligado a pactar a cambio de unas volátiles migajas cada cierto tiempo. Podría ser por tanto que lo que los barones buscan es sobrevivir sin tener que disfrazarse, que existe la posibilidad de acabar con el PP sustituyéndolo en ese espacio menguante pero aún enorme del miedo al cambio, de la inercia moral, de la sumisión a los dictados de los medios, asaltando la reconfiguración del espacio político aprovechando la debilidad de un partido que ha decepcionado a todo el mundo, incapaz de regenerarse incluso para sus parámetros hipócritas, acosado en los medios y en los tribunales.
Y teniendo presente, siempre, que el régimen no paga traidores."
Gloria Elizo es diputada de Podemos en el Congreso
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.08.13 19:32 Volgrand [Spanish] Audiolibro: "El rescate de preciosilla"

¿Alguien interesado en dar voz a unos personajes de un fanfiction? Trabajo de fans para fans. Audiciones abiertas hasta el 15 de Septiembre.
MLP Audiobook: "El rescate de Preciosilla"
Please audition at Casting Call Club https://www.castingcall.club/projects/mlp-audiobook-el-rescate-de-preciosilla?ref=E450582 Deadline: Sep 15 12:00 AM Category: Audiobook
PROJECT IN SPANISH. If it works out, I may translate it to english too :).Este proyecto se empezó el año pasado pero, como fallaron muchos actores de voz, fue cancelado. He decidido relanzarlo usando las voces que fueron mandadas, y abriendo castings de nuevo para las que no.Este es un proyecto para una lectura dramática de un fanfiction de My Little Pony (MLP):"El Rescate de Preciosilla". Es un one-shot de 7400 palabras.La historia: Hace tiempo, una heroína Equestriana desapareció, y la guardia no logró dar con su paradero. Quince años después, un agente la encuentra y da la voz de alarma; la princesa Luna en persona envía a una de sus mejores agentes para rescatarla: la Cazadora Batpony Rise Love.Es una historia bastante oscura y con algo de violencia en la misma (no es gore) clasificada para mayores de 13. Quizá queráis leerla antes de leer todo este proyecto: https://www.fanfiction.net/s/10319999/1/El-rescate-de-PreciosillaTambién necesitarás conocer esta canción si quieres doblar a Rise Love: www.youtube.com/watch?v=jW5n3k2VgZE#t=49La fecha límite para mandar vuestros castings será el 15 de Septiembre.

Name: Rise Love Age: MiddleAge Gender: Female
Characteristics: Rise Love es una batpony, una asesina de élite: Sabe moverse sin llamar la atención e infiltrarse en cualquier ambiente. Adopta el papel que requiere para hacer el trabajo (en este caso, el de una compradora de esclavos). Pero cuando debe combatir se convierte en una cazadora de la noche: usa la oscuridad,el sigilo y su capacidad de usar ultrasonidos como los murciélagos para aterrorizar a sus enemigos y así atacarlos uno a uno.Sin embargo, una vez acaba el trabajo y vuelve a su vida "pública", es una yegua cálida, apasionada y una gran madre. Un personaje que lleva una doble vida muy marcada y que la actriz de voz debería lograr interpretar correctamente.ROL ADQUIRIDO POR UNADE. Audition Lines:
"En efecto no nos conocemos, señor Quilates, agradezco que me haya recibido tan de improviso. No se preocupe, sé que no ven muchos batponis por aquí, pero descuide: a pesar de lo que dicen los cuenta cuentos, no solemos beber la sangre de yeguas vírgenes. Y si así fuera, usted estaría fuera de todo peligro."
(risa suave y algo burlona) "Claro, entiendo. Un poni como tú no quiere mancharse las manos. Por lo que deduzco que tu primera opción será... envenenarme, ¿verdad?¿Y cómo pretendes hacerlo...si no he probado una sola gota de tu licor?"(Un tono que empieza con una suave risa burlona (un instante antes, ha sido amenazada por Quilates) y que acaba con la fría indiferencia de alguien que sabe que lo tiene todo bajo control)
(Canción "Come little children", en la descripción del casting call, arriba, tenéis el link)(Toda la canción cantada a capella, sin música, con una voz fría y enervante. Está cazando a varios guerreros, usando la oscuridad y la nana para que el terror de estos haga el trabajo por ella. Muy pausado, lento y enervante)."Come little children, I'll take thee awayinto a land of enchantment.Come little children,the time's come to play.Here in my garden..."(última linea susurrada al oído de un guardia antes de asesinarlo)"...of shadows."
Name: Mayordomo Esclavo Age: YoungAdult Gender: Male
Characteristics: Un joven esclavo que hace de mayordomo en la mansión de Quilates. Se sorprende al oír que llaman a su amo por el sobrenombre que usa cuando realiza actos criminales, pero luego hace pasar a Rise siguiendo intrucciones del mismo. Muy educado y servicial.ROL CERRADO, doblado por Yolocuica. Audition Lines:
—¿Qué desea?(le dicen que vienen a ver al señor Quilates. El mayordomo se sobresalta, ya que su amo no usa ese nombre públicamente)—Ah... este... ¿de parte de quién?(le dicen de parte de quién)—Espere un momento, por favor.
El señor Quilates la recibirá enseguida, señorita Rise Love. Sea usted bienvenida. ¿Me permite su capa?
"¿Desea beber algo, señorita Love? Como guste."
Name: Narrador Age: YoungAdult Gender: Male/Female
Characteristics: Esta historia utiliza el estilo del narrador omnisciente: Narra también los pensamientos y emociones de los personajes. El narrador debería ser capaz de narrar y describir con un tono acorde a la situación, y haciendo las inflexiones de voz necesarias para explicar que un personaje está aterrorizado, atento, o emocionado. Se aceptan tanto voces de hombre como de mujer.Casteado a Yolocuica Audition Lines:
El atardecer estaba llegando a su finsobre el reino de Isaura. Los habitantes del mismo iban abandonando las calles, mientras estas eran tomadas por guardias, mafiosos yalgunos comerciantes de la noche. Una figura oscura se dirigía con resolución y calma hacia un lugar concreto. Iba cubierta por una capa marrón, típica de un viajero."
"Una de las orejas de la poni se movió rápidamente, captando un sonido a su espalda. Era el caminar de unponi de tierra, pasando de largo junto a la residencia a varios metros de ella. Pero a pesar de su actitud distraída, Rise supo que el semental portaba un arma oculta bajo la capa. Era un guardia de Quilates. La estaban vigilando."
"El unicornio se levantó y se alejó de Rise, sudando frió ¡¿Quién era esayegua?! ¿Cómo podía tener esa confianza? Estaba loca, ¡loca sinduda! La batponi se alzó ligeramente sobre el diván, enterrando su pezuña bajo la capa. Sus ojos, que antes solo brillaban ligeramente,de pronto mostraron el resplandor de un cazador preparándose para devorar a su presa. La batponi hizo un ruido con la garganta, como elronroneo de un gato... y Quilates volvió a sentir esa extraña vibración en los oídos.((pequeños diálogo aquí, Quilates llama a los guardias))Antes de que el grito muriera, Rise Love sacó un cuchillo de entre los pliegues de su capa y lo lanzó con precisión milimétrica. El arma pasórozando la oreja de Quilates, se escuchó el ruido del metalclavándose en carne, y un quejido sanguinolento. Cuando el noble segiró, vio aparecer de la nada a su guardia: un mago unicornio que, invisible, aguardaba para atacar. El desgraciado se llevó una pezuña a la garganta, de donde sobresalía la daga, y se derrumbó con la expresión de sorpresa de aquel que no entiende cómo ha muerto."
Name: Un potrillo y una potrilla: los hijos de Rise Love Age: Child Gender: Male/Female
Characteristics: Los dos hijos de Rise Love y su marido, batponis, por supuesto. Alegres y enérgicos que se lanzan a abrazar a su madre en cuanto llega. Muy, muy felices y contentos. Probad de hacer cada frase una vez como potro y el otro como potra. Audition Lines:
"¡Mami, ya has vuelto! ¿Qué tal la tía Emma?"(Alegre, espitoso, hace un par de semanas que no veían a su madre)
"Joooo, ¡pero acabas de llegar!"(Un poco quejica porque la mandan a dormir cuando su madre acaba de llegar.)
2 "¡Cántanos una canción, mami!"
Name: Marido de Rise Love (batpony, semental) Age: MiddleAge Gender: Male
Characteristics: Solo tiene dos lineas: un pacífico batpony que cuida de sus hijos cuando su mujer debe partir a una misión. Casteado a Spirit 2677 Audition Lines:
"Solo cuando no estás"(En respuesta a la pregunta: "¿Siempre eres tan paranoico, cariño?". Debería mostrarse aliviado y sonriente al ver a su mujer volver de otro trabajo, sana y salva).
"Se acaban de acostar, todavía deben estar despiertos."(Se refiere a los niños)
Name: Princesa Luna Age: MiddleAge Gender: Female
Characteristics: Luna envía a su mejor agente tras Fluttershy, pero su deber con Equestria supera a la amistad que tuvo con la pegaso, por lo que sus órdenes fueron "recupera el elemento de la bondad para Equestria". Especialmente en la última frase, debería mostrarse profundamente arrepentida de lo ocurrido, quizá casi llorando. Audition Lines:
"Conocemos ese hecho. El elemento no podía escoger un nuevo portador, y por eso te enviamos abuscar a Fluttershy. ¿Por qué está muerta?"
¡¿Tú la mataste?!"
"Lo siento mucho, Fluttershy. No pudimos salvarte."
Name: Fluttershy (Preciosilla) Age: YoungAdult Gender: Female
Characteristics: Flutteshy fue secuestrada tras el mercado de Rainbow Falls (cuando aceptó irse con la poni coleccionista para adiestrar al orthros), en una versión de la historia en que la transacción se llevó a cabo y no fue detenida.Después de ello fue drogada y vendida como esclava. La guardia perdió la pista de ella.En los quince años de esclavitud que pasa le ocurre de lo peor que podía pasarle: Es forzada a convertirse en una esclava sexual, torturada cuando se negaba a hacer algo, y acaba aceptando su destino para evitar más sufrimiento. En ese proceso su personalidad amable va dando paso al odio y los deseos de venganza (¡Rainbow Dash me traicionó!). Sin embargo, acabará sabiendo que no todo ocurrió como ella había imaginado en su incomunicación con Equestria, y que quizá no hay nadie a quien culpar realmente.Este papel es, en mi opinión, el más complejo. No busco simplemente alguien capaz de imitar a la Fluttershy Cándida: Busco a alguien capaz de dar sentimiento a una Fluttershy que ha desarrollado unos pensamientos de venganza terribles y que los airea con toda la crueldad posible. Así que cuando gritéis en el casting, aseguráos de transmitir estos sentimientos. Audition Lines:
"¿Cómo... me has llamado?" (incrédula: llevan 15 años llamándola 'Preciosilla', y aparece una desconocida llamándola por su verdadero nombre).
(Ira y más ira. Lleva quince años creyendo que la habían abandonado a su suerte y sufriendo lo indecible y, ahora que ha sido liberada, se cuestiona por qué tardaron tanto y qué hicieron sus amigas al respecto)."¡Y dónde estaban el resto de mis amigas, para impedirlo! —siguió la pegaso—. ¡Dónde estaba la princesa Sparkle para declarar latransacción nula! “Mis pezuñas están atadas”... ¡Y ella seatrevía a hacerse llamar la alicornio de la amistad! ¡¡QUINCEMALDITOS AÑOS!!"(Ira, ofensa, gritando)"¡¿Y qué se supone que tengo que hacer ahora?! ¡¿Ir a darles las gracias?! ¡¡Estaban allí cuando me fui con esa poni y el Orthros, Rise Love!! ¡Ningunalo impidió, ninguna me siguió para saber que estaba bien! ¡Esa misma noche me envenenaron y comenzó mi esclavitud!"
(Muy sombrío y cruel, el tipo de pensamientos que desarrolla alguien para culpar a otra persona de su situación (¡que sufra lo que yo!))"¿Pero sabes lo bueno de ser una esclava, Rise? Que aprendes mucho.Quizá debería aplicar a cierta pegaso azul algunas de las técnicas de tortura que me enseñó Gold Stone. El resto de mis... “amigas”deberían pasar por lo mismo que pasé yo... ¡que sepan lo que he sufrido por su culpa!"
Name: Guardias Age: YoungAdult Gender: Male/Female
Characteristics: Todas las líneas ocurren en una situación terrorífica: intentan sobrevivir en medio de una casa sumida en la oscuridad al ataque de una asesina. Indiferente si son voces de hombres o mujeres. Audition Lines:
"¡Y yo que sé,seguid buscando! ¡Solo es una yegua!"
"Señor Quilates,debemos llegar a la calle y pedir ayuda a la guardia."
"Dioses... ¡vámonos,joder, salgamos de aquí!"
Name: Quilates (Gold Stone) Age: Senior Gender: Male
Characteristics: Gold Stone, cuyo sobrenombre es Quilates, es un burgués del reino de Isaura que ha hecho fortuna a base de actos criminales: Robo, chantaje, asesinato, tráfico de esclavos... Vive en un reino esclavista y es él quien posee a la heroína que Rise love ha venido a rescatar. Siempre elegante y respetuoso. Desde el principio cree tener la situación bajo control, pero no esperaba que una batpony pudiera enfrentarse a él y a sus hombres. Una sorpresa que debe dejarse notar en el terror de su voz.Este personaje será doblado por mi (Volgrand) si no se presenta un actor de voz mejor que yo (que, siendo francos, no debería ser difícil). Audition Lines:
"Dígame, señorita Love, ¿qué le trae a mi mansión? Reconozco que tengo curiosidad por su oferta, no parece usted una dama de alta alcurnia."(Educada y respetuosamente, elegante en todo momento)
"¿Me está chantajeando?" (incrédulo, ofendido. Sigue hablando con un tomo progresivamente más oscuro)"Verás, Rise, creo que eso no va serposible. Sí, es cierto que cinco mil piezas de oro me vendrían muy bien, pero hay algo que no has tenido en cuenta."(Rise pregunta "¿Y eso es?". Quilates responde sombríamente):"El precio que se podría sacar por la única esclava batponi de Isaura."
"¡Arriba, está arriba! ¡Segundo piso, cuarta puerta a la izquierda! ¡Llévatela, llévate a todos mis esclavos, pero no me hagas daño!"(Aterrorizado, gritando)
Please audition at Casting Call Club https://www.castingcall.club/projects/mlp-audiobook-el-rescate-de-preciosilla?ref=E450582
submitted by Volgrand to recordthis [link] [comments]


2016.06.21 09:17 EDUARDOMOLINA Un socialismo al servicio de la derecha llamado PSOE. Alguien que no molestase a las elites, que se dejase llevar por los poderes y las artimañas de quienes gobiernan en la sombra. Ese hombre se llama Pedro Sánchez y debería ser lo contrario de lo que es o por lo menos de lo que dice ser.

http://alcantarillasocial.com/socialismo-al-servicio-la-derecha-llamado-psoe/
"Me gustaría escuchar lo que el cuerpo de mucha gente le pide, que es un pacto de izquierdas a la valenciana. Un pacto con el inconformismo revolucionario de terminar con las políticas devastadoras del partido popular, con los pobres, con los deficientes, con los endebles, que son los niños, vamos, con todos los necesitados que algún día pueden ser quienes más te ayuden a resolver cualquier situación que para ti sea imposible de salvar, pero que para los que han sufrido, lo peor, en sus pieles, es muy fácil, porque tienen el cuerpo hecho a sufrimientos y maltratos de todo tipo.
Me gustaría sentir la tranquilidad de pensar que ningún niño va a pasar hambre, que ningún jubilado tiene que malvivir con su pensión. Que ningún joven en edad de estudiar, tenga que dejar de estudiar porque sus padres no le pueden pagar los estudios. Que ningún trabajador tenga que recurrir a comedores sociales porque con los 600€ que cobra por trabajar infinidad de horas, no le da ni para llenar la despensa, o tiene que elegir entre facturas o comer. Y muchas cosas más.
Y ante todo esto tenemos un partido dispuesto a llamar al orden en ese tipo de cosas, de forma social, humanitaria, sin despellejar a nadie, sin matar a curas, sin asaltar iglesias, sin quemar a homosexuales, sin hacer ninguna barbaridad que atender las necesidades y anteponerlas al pago de la deuda y al cumplimiento de nuestros deberes, pero de diferente forma. No pide más. Solo pide CUMPLIR LA CONSTITUCION. Ah, y sin hacer desaparecer a ningún partido de izquierdas, que quede claro.
Pero tenemos un problema, y se llama, PODER. Y lo representa, una oligarquía, llamada Partido Socialista Obrero Español, que tiene un secretario general, que siendo el menos de izquierdas de los 3 que se presentaban a ese puesto, fue el elegido, como por arte de magia. Alguien que no molestase mucho a las elites, que se dejase llevar a donde interesase que quisiesen los poderes y las artimañas de quienes gobiernan en la sombra. Ese hombre se llama Pedro Sánchez y debería ser lo contrario de lo que es o por lo menos de lo que dice ser.
Ahora vamos con detalles
Escuchar a Pedro Sánchez decir que PODEMOS es lo más parecido al PP es tan rastrero y vulgar como decir que la arena del desierto no está muy seca, solo un poco. Que se puede esperar de alguien que no tiene principios ni se le conocen, solo los que le marcan sus superiores, los seres extraterrestres que viven en palacios y en mansiones no ganadas como socialistas, sino como socialistos, que de eso entienden un poco. O que se pegan siestas millonarias a expensas de las puertas giratorias que nadie ha querido destruir con tan socialistas y obreros que os determináis.
Me parece bochornoso abalanzar la culpa de su no posible investidura fallida en la anterior posibilidad de gobierno hacia Pablo Iglesias y sus votantes. Tanto que produce una especie de rabia interna y una zozobra paradisiaca del típico niño que cuando las cosas no se hacen a su gusto, dice: “pues ahora me enfado y no te junto”. Y no te junto porque me has dicho cosas que, aunque son verdad, mis oídos no quieren oír, porque me llamo Pedro Sánchez y nadie me sopla el cuello.
Vamos Pedro que ya eres mayor para este tipo de chorradas y deja de hacer caso a los mayores, por no llamarles viejos de tu partido que os van a llevar a la ruina, porque a cada elección que os presentáis os vota menos gente y nunca tenéis la culpa vosotros. Mirarse el ombligo es necesario y tenéis que aprender a hacer esas cosas que hacen el social-demócrata de verdad para que la gente vuelva a votaros y os crea de verdad. En serio.
No os debéis tirar en brazos de los poderes, y decir que sois los que más mirareis hacia la izquierda de vuestras sillas, cuando firmáis con el PP los cambios más destructivos del estado de bienestar y después decís que cuando gobernéis lo desharéis, cosa que no cumplís nunca porque os falta palabra.
Mal vamos si os hacéis llamar la izquierda de verdad y no la populista, cuando me viene a la cabeza, las promesas de derogar la reforma educativas, en la totalidad, y después cuando viene el momento, dices que solo lo que afecte a un grupo de la educación, no sea que la clase alta de la oligarquía de tu partido os vaya a llamar a filas y os deje con la cara descubierta y os avergüence. Bueno que no so dejarían hacerlo por eso prometes y donde prometes, nos la metes.sfsd
Deberías de pensar, para terminar este artículo, en defender a las personas sin resistirte a tu verdadera ideología, si de verdad lo que quieres es aliarte con la derecha, porque así nos olvidamos de pensar que la izquierda real que necesita este país, no la representas tú y tu partido, ni se os espera.
He oído estos días a Pablo Iglesias decir que la línea roja de la autodeterminación no es infranqueable, que quiere escuchar otras ofertas que pueden ser mejores, pero tú sigues diciendo que no puedes pactar con los que quieren romper España. Pues nada, tú a lo tuyo que los demás ya sabemos a qué atenernos cuando no queremos seguir con lo mismo que has hecho durante los últimos meses, anteponer tu ego ante la necesidad de cambio real.
Tan fácil lo tenías como haber pactado con PODEMOS antes que con C’s como bien sabes que es lo que necesita España, aunque un comité federal dijo que con ESTOS DE LA IZQUIERDA RADICAL NI A TOMAR CERVEZAS, eso te delata en tu interés por romper el estado de bienestar, y no querer revertir las políticas del PP.
Bueno pues después no te quejes si ves que pierdes votos y escaños, como si llevases una tonelada de garbanzos en una red de pescar. Advertido quedas Pedro y sus votantes."
Artículo de @PilotoRojo73 para Alcantarilla Social
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.04.29 17:03 Falkain ¿Consejos (para mujeres) para que ni las agredan sexualemente y no las violen? Leed esto majos..

Hoy toca salir por la noche. Has quedado con tus amigas y vais a ir de bares y a bailar después. Antes, te vistes con la ropa con la que te ves guapa, te maquillas, te peinas y hasta es posible que decidas ponerte unos tacones y que llenes tu bolso de tiritas por si le hacen a tus pies aquello que los tacones hacen: destrozarlos. Te miras al espejo unas cuantas veces para confirmar que te gusta cómo te has vestido, te sientes guapa (sin pensar en si la imagen que tienes es realmente la que te gusta o la que le gusta al patriarcado, porque ese es otro tema) y contenta porque te apetece ver a tus amigas y pasártelo bien. La noche transcurre sin incidentes, aparte de los típicos moscones molestos, algún piropo que no te apetecía oír y un par de babosos que te han mirado de una forma que ha hecho que la piel se te erizara, pero vamos, lo normal (¿o no debería ser lo normal?). Se ha hecho tarde y te duelen los pies. Probablemente te hayas preguntado un par de veces por qué has tenido que ponerte esos zapatos o esa falda que no te deja sentarte con comodidad, pero tus amigas te han dicho lo guapa que estás y ese chico que te gusta también, así que te sientes atractiva y contenta e incluso es posible que un poco más contenta de la cuenta gracias al último chupito al que el camarero ha insistido en invitaros. Te despides de tus amigas que viven en otro barrio, pero, antes de irte, todas te dicen que tengas cuidado y que escribas al llegar o cosas así, porque las mujeres sabemos que cuando una va sola a esas horas siempre corre algún riesgo. Sales de la discoteca y piensas en coger un taxi, pero vives a 15 minutos y te has gastado más dinero del que debías esta noche, así que empiezas a caminar. De camino a tu casa hay zonas iluminadas y zonas que no lo están tanto, pero es un trayecto relativamente seguro que haces a menudo. A estas horas ya no queda mucha gente por la calle. Delante de ti, una pareja que camina de la mano se mete en un portal cercano y, de pronto, te ves sola. Sacas el móvil o lo llevas en el bolsillo del abrigo, jugueteas con las llaves y cosas así. Alguien dijo algo en un programa de la tele sobre llevar las llaves en la mano, para que parezca que estás a punto de llegar. Empiezas a sentir un poco de miedo, pero te dices que eres tonta, que no va a pasar nada. Que has visto demasiadas películas. Al cruzar el parque, un hombre se acerca y camina detrás de ti. No lo ves, aunque oyes sus pasos cerca. Ahora sí estás asustada, pero no quieres que se te note. Por un lado crees que estás siendo ridícula: «Solo es alguien que va a su casa», te dices. Por otro lado, otra vocecilla te pregunta: «¿Y si no?». Llegados a este punto y como correr sería absurdo porque, primero, no sabes si te persiguen y, segundo, llevas esos malditos tacones, sacas el móvil y finges que hablas con tu novio o con tu padre. Te aseguras de decir en alto que ahora mismo llegas o que os encontráis en la próxima esquina, pero al mismo tiempo te sientes algo ridícula, porque el hombre que va detrás puede no tener el más mínimo interés ni en ti ni en tu conversación. De pronto te sientes culpable por tu aspecto: «Si no me hubiera puesto esta falda tan corta, si me hubiera pintado menos…». Al poco llegas a tu casa. Respiras tranquila y sientes que te has asustado por nada. Aun así, mandas un mensaje a tus amigas para que sepan que estás bien. La vida de una mujer transcurre entre situaciones tan absurdas como estas. Y no absurdas por el miedo, sino por tener que vivirlo. Absurdo por esa normalización de la violencia a la que somos sometidas mediante el miedo. Sabes desde niña que eres una víctima potencial de desalmados que pueden usar tu cuerpo a placer en cualquier momento y, al mismo tiempo, la sociedad te obliga a enseñarlo y a embutirlo en una talla 36, aunque si finalmente ocurre lo peor, eso se usará para condenar tu conducta porque se entiende, supongo, que en toda relación sexual no consentida también participan dos, el que agrede y la que se ha buscado que la agredan por vestirse como una puta.
En España, de todos los delitos denunciados, menos del 1% es una agresión sexual y en las cárceles tan solo el 5% de presos cumplen condena por este tipo de delito. La incidencia de las agresiones sexuales es muy baja en comparación con otros hechos típicos y aun así, la alarma social que generan es altísima, aunque no me queda claro si esa alarma es, en ciertos casos, por verdadera empatía hacia el infierno que ha vivido (y vivirá) la víctima o por algo mucho más relacionado con la cosificación de la mujer y esa cultura del “machismo amable” que se empeña en tratarnos a las mujeres como objetos preciosos a los que proteger. No digo, desde luego, que se deba restar importancia a tales actos, nada podría estar más lejos de mi planteamiento viendo que la cultura de la violación se perpetúa en cada sociedad de nuestro planeta, pero sí creo que habría que ver el asunto desde una dimensión más realista atacando el problema desde su origen. Vamos a matizar: el índice de violaciones es bajo, pero el de agresiones y abusos, no. Cada una de nosotras ha sufrido a lo largo de su vida algún tipo de manifestación de esta forma de violencia machista, bien sea en el colegio, cuando los compañeros jugaban a tocar el culo o levantar la falda de las chicas, bien por algún profesor de gimnasia más sobón de la cuenta, cuando vamos en el metro y un tipo decide frotarse con nosotras, cuando por la noche alguien se pega demasiado mientras bailas, cuando un ligue no entiende la palabra no a la primera… Es una violencia constante que hemos sufrido y sufrimos a lo largo de nuestra vida todas y cada una de nosotras y, sin embargo, nadie se lleva las manos a la cabeza por ello incluso se frivoliza al respecto. Una mujer vive su vida como víctima desde que es una niña, porque sí, los hombres son los victimarios, pero tu obligación como mujer es no provocarlos, ya que al parecer la sociedad supone que el nacer varón te convierte en un ser desprovisto de voluntad, un violador nato, atávico, que al ver a una mujer atractiva pierde completamente la racionalidad y la ataca cual león hambriento tras gacela coja. Si nos ponemos a pensarlo fríamente, esta cultura, esta sobredimensión del fenómeno de la violación y la despenalización social de las conductas diarias que finalmente desembocan en la agresión, hacen que todas las mujeres seamos víctimas constantes y vivamos bajo un estado de paranoia absoluto. Cuando agreden a una nos agreden a todas, porque el miedo se contagia y se expande como las ondas en el agua. Vivimos así. Eso es lo más sangrante. Sabemos que no debemos ir solas, que no debemos hablar con extraños, hacer autostop, vestir de determinada manera, beber más de la cuenta… Sabemos que nos pueden dañar y vivimos suponiendo que puede pasarnos en cualquier momento, algo que es tan sumamente aberrante que no comprendo cómo no nos ha dado todavía por llevar un hacha en el bolso. Por el contrario, los hombres no saben qué deben hacer para cambiar esto y probablemente la mayoría de ellos ni siquiera se plantean cuál es nuestra situación y qué medidas podrían tomar para que nos sintamos más seguras y no vivamos con miedo. Y para rizar el rizo, el Gobierno crea una lista para prevenir las agresiones sexuales (por si aún no teníamos bastante miedo) en la que nos dice cosas como que corramos las cortinas de casa y dejemos luces de varias habitaciones encendidas para que no parezca que estamos solas, que no caminemos por zonas solitarias ni solas ni acompañadas, que no pongamos en el buzón más que las iniciales o mi favorita: «Antes de aparcar su vehículo mire a su alrededor, por si percibiera la presencia de personas sospechosas (¿perdona? ¿llevan algún tipo de estigma reconocible?, ¿un cartel luminoso acaso?). Haga lo mismo cuando se disponga a utilizar su coche. Antes de entrar, observe su interior. Podría encontrarse algún intruso agazapado en la parte trasera». Porque ya no se trata solo de culpabilizar a la mujer, no. Se trata de atemorizarla hasta extremos patológicos, pero claro, por su bien, no vaya a ser que un pobre chiquillo con las hormonas descontroladas vaya y la viole. ¡Por Dios! ¿En qué cabeza cabe? Ninguna de estas listas tan bien pensadas dice a los hombres qué pueden hacer para no agredir a una mujer y ni siquiera les dicen qué hacer para diferenciarse de un violador o cómo hacer para no asustarnos cuando vamos solas por la calle (algo tan simple como «no seas capullo y cámbiate de acera» no sería para tanto ¿no?). Es más, tampoco hay una lista de recomendaciones que les digan a los hombres qué hacer si ven que otro está agrediendo a una mujer. Pero, además, estas recomendaciones no son solamente injustas, machistas y poco realistas, es que encima son contraproducentes, porque en la mayoría de las agresiones sexuales, agresor y víctima se conocían, es decir, que tú le pides a Pepe, tu amigo del alma, que te acompañe a casa porque el Gobierno te ha dicho que no vayas sola por la noche y llega Pepe y te viola. Es más, igual Pepe no te hace nada, pero cuando llegas a casa resulta que tu padrastro ha bebido más de la cuenta y va y te viola. O puede que estés casada y que al llegar a casa tu marido decida que hoy le apetece mambo quieras tú o no, porque para eso eres SU mujer. Finalmente, parece que el mayor riesgo que tenemos de sufrir abusos o agresiones sexuales es teniendo cualquier tipo de relación con hombres, pero de eso no dicen nada las fantásticas recomendaciones gubernamentales, porque ya sería lo más. ¿Y de quién es la culpa de que te violen? Pues dependiendo del juez o jueza que te toque, será tuya o del violador, o generalmente de los dos (eso si te atreves a denunciar), porque se valorará si pusiste o no resistencia, si habías bebido o no, si llevabas vaqueros o falda, etc. Se verá cuál es tu parte en todo este asunto, porque sí, la victimodogmática se expande a estos delitos nos parezca correcto o no. Y la sociedad tomará cartas en el asunto y opinará sobre ti, sobre si la denuncia es falsa o sobre si en el fondo lo querías, ¡la carnaza está en la mesa, vamos a darnos un festín! ¿Y qué hacemos entonces? Resulta que una forma de prevención es concienciar a la víctima de un delito de qué cosas debe o no debe hacer para protegerse. Y eso es eficaz. La eficacia es un concepto que nos gusta mucho en esta sociedad capitalista, claro, pero ¿qué pasa si la eficacia está reñida con la ética, con la justicia? Pues que no sirve para nada. Por ejemplo, eficaz podría ser el toque de queda para todos los varones a partir de las 8 de la tarde. Eficaz también sería la amputación de piernas, brazos y miembro a los agresores sexuales. Eficaz para evitar la reincidencia es matar a todo delincuente condenado por cualquier delito o eficaz es que pongan una cámara en cada hogar y un chip rastreador a cada uno de nosotros. Pero si la eficacia daña, si colisiona con los derechos fundamentales del individuo, estas políticas no sirven para nada. Son socialmente dañinas y no deberían considerarse. Personalmente creo que no hay justificación alguna en una lista de recomendaciones que suponen atemorizar a las mujeres y limitar nuestra libertad. No hay excusa razonable para que el Gobierno me diga por dónde puedo andar o qué debo poner en mi buzón y, por supuesto, las luces que debo encender cuando, además, no me pagan la factura de la luz. Las recomendaciones culpabilizan sí o sí a las mujeres porque nos hacen parte activa del delito (vaya, me han violado porque olvidé mi silbato). Se debe invertir, por tanto, en concienciación y educación del victimario y, si cabe alguna lista, que sea para ellos no para nosotras.
Por Milena García.
submitted by Falkain to Feminism [link] [comments]


2016.04.23 17:16 EDUARDOMOLINA Pablo Iglesias y el secreto inconfesable de la crisis de la prensa.Los medios oficiales tratan “bien” a Ciudadanos y mantienen una campaña contra Podemos, innegable, que opera como gota malaya y ya surte efectos, aunque el país empieza a descubrir el lodazal.- Rosa María Artal. ctxt

http://ctxt.es/es/20160420/Firmas/5564/Pablo-Iglesias-periodismo-corporacion-empresas-corrupcion-Tribunas-y-Debates.htm
"El jueves 21 tenía una cita con Pablo Iglesias para grabar una entrevista en su programa Otra vuelta de Tuerka. A la vista de las que hizo a Rosa María Calaf e Iñaki Gabilondo, acudí encantada. Cuando él llegó, comentó lo ocurrido en la Universidad. Se mostraba un tanto sorprendido de la repercusión de sus palabras. Instantánea. Porque apenas en el camino de vuelta al centro de Madrid ya había saltado en Twitter el hashtag #IglesiasContraLaPrensa que no dejó de crecer hasta llegar al paroxismo habitual. Fue como si se hubiera desencadenado la Tercera Guerra Mundial, el problema más grave de este país llamado España. Entrevistas a Rosa María Calaf, a Iñaki Gabilondo, a otros periodistas, a mí… Para odiar a la prensa, disimula bien su inquina.
El contexto es esencial, como dice en su lema este medio, ctxt.es. Veamos. Se presentaba en la Universidad Complutense un libro de Carlos Fernández Liria editado por La Catarata. Rara vez esta modesta y esforzada editorial habrá contado con tal afluencia y tal presencia de medios. Sería por Pablo Iglesias. Sería. Fernández Liria es profesor de Filosofía. Asistir a una charla suya es una inyección de ideas. Brillante y provocador, sus palabras son un estímulo constante a la reflexión, al espíritu crítico, a ir más allá. Escucharle invita a huir de la mediocridad. Palabras mayores para momentos de acusada literalidad del pensamiento. Es el contexto. En la Universidad, no en una rueda de prensa. Por lo demás, lo que Iglesias dijo -–y hay que oír la intervención-- es la verdad. Corren tiempos muy duros para el periodismo y ése es el auténtico problema a resolver. De enorme gravedad.
La prensa oficial mantiene una campaña contra Podemos, innegable, que opera, sin embargo, como gota malaya que ya surte efectos. A veces llega a resultar hasta jocosa, en su empecinamiento y desmesura. Portadas encabezadas por dos o tres noticias contra la formación, a diario, editoriales que ruborizan… .
"Tras ejecutar a Nikolái Yezhov, jefe de su policía secreta, Stalin ordenó que fuera borrado de las fotografías en las que aparecían juntos. Mao hizo lo mismo con Bo Gu, con el que había compartido la Larga Marcha y que desapareció de una vieja imagen en la que se les veía posando sonrientes. Kim Jong-un aprendió de su padre que no hay nada como un pelotón de fusilamiento para afianzarse en el poder: ejecutó a su tío Jang Song-thaek y después lo eliminó del álbum familiar. La consigna en los regímenes comunistas, a la hora de purgar al camarada descarriado, es que no quede nada de él. Ni su recuerdo".
Así comenzaba, para asimilarlo a Pablo Iglesias, una columna escrita hace un mes por David Jiménez, director de El Mundo, el diario en el que trabaja el periodista aludido por el secretario general de Podemos. El mismo que esta semana anunciaba un ERE para 185 de sus trabajadores y otros 39 más de otros medios de la empresa Unidad Editorial.
Una campaña cierta. Nos consta. "Me consta cómo algunos comités editoriales de algunos medios pusieron una línea roja por la que solo valía que apareciera Podemos para informar negativamente sobre la formación política y sus líderes", escribe José Sanclemente en eldiario.es. Añadiré, en inciso, que consta también que “a Ciudadanos hay que tratarlo bien”. Ayer, todos volvieron a la carga rasgándose las vestiduras:
"Debería saber Iglesias que la regla de juego básica de la prensa en una democracia es la veracidad, y que su labor fundamental es el control del poder para evitar abusos, corrupciones o agresiones gratuitas como la suya", tronaba el editorial de El País. Paradójicas sentencias, cuando no han publicado ni media palabra de la relación de Blesa o la actual mujer de Felipe González en los #PapelesdePanamá, por poner solo un ejemplo. Ni El País ni sus colegas de la mañana. Hurtar noticias es grave. Es como si en una carretera en obras no se advirtiera al conductor de un socavón profundo.
Cada palabra de lo dicho o escrito por Caño, Herrera, Jiménez, Prego… se les vuelve en contra por sus hechos. Lo más grave es, sin embargo, que la verdad la conocen hasta quienes critican “el ataque al periodista y al periodismo en sí”. Entre el aluvión de artículos publicados en apenas 48 horas, hemos sabido que la dirección de El País se plantó en la redacción para decir "que confía en que Ciudadanos entre en el Gobierno y juegue un papel fundamental en la política española, y no sólo eso, sino que espera que el periódico contribuya a eso", según contó Íñigo Sáenz de Ugarte. Y esto va mucho más allá de lo que suele denominarse “de tendencia” (progresista, conservadora…). Esto es participar en política sin avisar a los lectores. Es hacer política más que información. Otros medios no precisan ni advertir de sus intenciones.
Leímos todos que la nueva Comisión de Interior del Congreso constató la existencia de una policía política al servicio del PP. Que así se elaboró un delirante informe contra Pablo Iglesias (PISA, por Pablo Iglesias. S.A) que la justicia ha rechazado casi con rubor, como otros que les antecedieron y que han sido desestimados también. Pero que no por eso dejaron de difundir y amplificar los medios y hasta toda una vicepresidenta del Gobierno. Al margen de la identidad de la víctima –Iglesias, Podemos-- esto hubiera tenido consecuencias en un país serio. Eso sí, los afectados casi siempre son los mismos, y los ejecutores siempre, siempre los mismos. Da la sensación de que, aquí, a quien le toca ha de aguantarse.
Es cierto que otros políticos en todas las épocas han sufrido los rigores de una prensa política que sale de su función de informar para ejecutar a quien le molesta. Adolfo Suárez, por ejemplo, Felipe González, Julio Anguita y, ahora, todo el que asome la cabeza en Podemos. Lo del concejal Guillermo Zapata es para crear un trauma. Ahora arrecian contra Ada Colau; levantada la veda, no se para en medios para atacarla. Actualmente la Caverna ha ampliado sus instalaciones, apenas se ve la luz salvo en los digitales, en algunos digitales. Y saberlo no es excusa para callarse y admitirlo como irremediable. Aunque, ¡ay del que caiga en las fauces de esta jauría!
La crisis de la prensa termina siendo un secreto a voces del que está prohibido hablar. Demasiadas cartas marcadas para que el juego sea limpio, o medianamente decente y al servicio de los intereses de la sociedad. Está muy claro cuáles son los suyos, y quién los obstaculiza.
Imprescindible hablar de los pobres periodistas que sufren las políticas de sus empresas. Las que, en bancarrota por su mala cabeza, han tenido que sentar en su accionariado a los principales bancos acreedores. O las que subsisten con la eufemísticamente llamada publicidad institucional, esa medida de gracia del gobierno. No suelen “Morder la mano que les da de comer”. O las que, en TVE, por ejemplo, han de plegarse a las redacciones paralelas al servicio del PP. O, en otras televisiones públicas, para quien sea que ostente el gobierno. O, en televisiones privadas, a intereses comerciales y empresariales que son su razón de ser.
“Con Pablo Iglesias sí nos atrevemos”, firma Antonio Maestre en La Marea. Y así es. Periodistas que se comieron varias veces el Plasma con Rajoy en una de las imágenes más patéticas para la profesión que se hayan dado se ponen ahora estupendos, porque el periodismo es, al parecer, la única profesión exenta de esa práctica.
Los que se han comido también los soliloquios de políticos en lo que llamaron “ruedas de prensa sin preguntas”. Los que admiten como inevitable la manipulación, exclusión de noticias, y desmesuras de sus medios. Los que llegan a suscribirlos con su trabajo. Los que contemplan expulsiones y purgas, mirando para otro lado, mientras sus jefes mantienen impresionantes sueldos y bonus. Los que solo hacen piña corporativa cuando el presunto infractor es contrario a los intereses de su empresa. La comprensión confirma que las cosas no se hacen como debieran. Son tiempos difíciles, sí, pero si algo se puede aprender de la trayectoria seguida es que ceder nunca es una solución, ceder es siempre la antesala para ceder más. O tragar.
Está sucediendo aquella desproporción de la que hablaba Thomas de Quincey en el siglo XIX y que cita el científico Javier López Facal en un artículo que casualmente habla de mandamientos, sexo y pornografía: “Si un hombre se deja tentar por un asesinato, poco después piensa que el robo no tiene importancia, y del robo pasa a la bebida y a no respetar los sábados, y de esto pasa a la negligencia de los modales y al abandono de sus deberes”.
Pablo Iglesias volvió a centrar la atención mediática de forma desmedida en un país que empieza a descubrir el lodazal en el que vive. Estamos conociendo, menos mal, las tácticas mafiosas de Ausbanc y Manos Limpias, a las que durante años sucumbieron o en las que participaron estamentos esenciales del Estado. Bancos, jueces… ¿Qué está pasando aquí? ¿Por qué no dijeron nada los afectados por los chantajes y extorsiones? ¿Los medios lo ignoraron durante décadas? ¿Es todo o la punta de otro iceberg? El PP ha sido judicialmente acusado de ser una organización criminal, aunque los medios tengan mala memoria para recordarlo. Y hasta de homicidio, recientemente en Galicia.
La ley del embudo rige en el pago de impuestos, mientras lideramos las desigualdades en Europa. Nos están envenenando con las emisiones tóxicas de los automóviles trucados, y la decisión que adopta la UE (con España dentro y en cabeza) es aumentar el nivel permitido de gases nocivos. Todo por el lucro. O la codicia. La prensa española parece haber habilitado una corresponsalía en Caracas. No en Panamá. Tampoco en Arabia Saudí, por poner un caso, que es cliente principal en armas, con su querencia por el islamismo radical.
Y, así, El Mundo precisamente nos cuenta, este sábado 23 de abril, que “en Venezuela el 12% de la población no come tres veces al día”. Ellos mismos publicaron que 2,2 millones de personas sobreviven en España alimentándose en comedores sociales. Y no dan tres comidas al día. O sin encender la calefacción. O sin cocinar, comiendo latas o prefabricados. La pobreza energética ha aumentado en esta legislatura un 69%, en datos oficiales, como negó a Jordi Évole José Manuel Soria, el exministro hoy aclamado por los suyos como víctima caída de los Paraísos Fiscales. Afrontando, pese a los duros recortes de servicios, el pago de una Deuda Pública que Rajoy ha llevado a niveles históricos e impagables. Más de un billón de euros. El 100% del PIB, cuando la cogió en el 70%.
Callar es secundar todo esto, sin más eufemismos. Éste es el sistema que se quiere preservar. El que torpedea los cambios por el método que sea. Y hay pocas cosas que paguen esa adormidera para la conciencia.
¿Y el problema es Pablo Iglesias ironizando sobre el periodismo actual?"
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]